De los deseos desordenados

3 pensamientos sobre “De los deseos desordenados

  1. Sacudamosnos todo pensamiento desordenado que nos perturbe, haciendo oración y diciéndo… «Alejate Enemigo, que el Señor está conmigo» … La satisfacción de lograrlo nos dará una gran paz en el Señor…

  2. Señor, ayúdame a resistir las tentaciones que constantemente se me presentan; permite que mi amor por Tí las venza y pueda yo dedicarme por completo a alabarte y bendecirte mortificando con ello los malos deseos y hacer tu Santa Voluntad….amén.

  3. Cuando me llegue la tentación, habla Señor que tu siervo escucha. Cuando el maligno se acerque a mí, habla Señor que tu siervo escucha. Cuando mi debilidad crezca y esté a punto de caer en la tentación, habla Señor que tu siervo escucha…

    Mis oídos están prontos a Tu Voz…

    No me dejes caer en tentación y líbranos de todo mal, Amén…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *