Cursos

El alma:

1. Oiré lo que habla el Señor Dios en mí.

Bienaventurada el alma que oye al Señor que le habla, y de su boca recibe palabras de consolación.

Bienaventurados los oídos que perciben los raudales de las inspiraciones divinas, y no cuidan de las murmuraciones mundanas.

Bienaventurados los oídos que no escuchan la voz que oyen de fuera, sino la verdad que enseña de dentro.

Bienaventurados los ojos que están cerrados a las cosas exteriores, y muy atentos a las interiores.

Bienaventurados los que penetran las cosas interiores, y estudian con ejercicios continuos en prepararse cada día más y más a recibir los secretos celestiales.

Bienaventurados los que se alegran de entregarse a Dios, y se desembarazan de todo impedimento del mundo.

¡Oh alma mía! Considera bien esto, y cierra las puertas de tu sensualidad, para que puedas oír lo que te habla el Señor tu Dios.

2. Esto dice tu amado:

Jesucristo: Yo soy tu salud, tu paz y tu vida.

Consérvate cerca de mí, y hallarás paz.

Deja todas las cosas transitorias, y busca las eternas.

¿Qué es todo lo temporal sino engañoso? Y ?qué te valdrán todas las criaturas, si fueres desamparado del Criador?

Por esto, dejadas todas las cosas, hazte fiel y grata a tu Criador, para que puedas alcanzar la verdadera bienaventuranza.

1 2

3 comentarios

  1. Luis Armando on

    Habla Señor, que tu siervo escucha (1 S 3,3b-10.19)

    Estate Señor conmigo, siempre, sin jamás partirte,
    Y cuando decidas irte, llévame Señor Contigo,
    Porque el pensar que te irás, me causa un terrible miedo,
    De si yo sin Tí me quedo, de si Tú sin mi te vas….

  2. Luis Armando on

    Como dice un coro que aprendí de niño:
    “Ven a mí, Dulce Pan de la vida,
    Ven consuela mi amargo dolor,
    Soy la oveja que andaba perdida…
    Lejos,lejos de Tí, mi Señor…”

    Por la mañana, hazme oír Tu Voz…
    Retira de mí el mundanal ruido que impide que tu voz dulce y suave llegue a mi conciencia; soy tuyo yo Señor y de nadie más…
    No permitas que las distracciones me impidan escucharte…
    Habla Señor, que tu siervo escucha…
    Amén…

  3. Luis Armando on

    Señor… yo como Samuel te pido…. “Habla Señor, que tu siervo escucha”… No hagas oídos sordos a tu voz…. permíteme aislarme del ruido del mundo y así darle entrada al suave murmullo de tu voz, que me indique el camino a seguir para alabanza y gloria de tu nombre… Amén…

Leave A Reply

Copyright © 2022 Encuentra by Juan Diego Network. Created by Arquetypo. Todos los derechos reservados. | AVISO DE PRIVACIDAD