“Mi nuera no me soporta”, ¿no sé qué hacer?

¿Tienes problemas con tu nuera? ¿Sientes que no te aprecia? Aquí tienes algunos consejos para hacer prosperar tu relación con ella.

“Una de mis nueras no me soporta, pero yo vigilo bien no entrometerme en su relación de pareja. Ella pone contra mí a mis otros hijos e incluso a mi marido. Nunca me confía a su hija…”, lamentaba una mujer.

En el conflicto clásico suegra/nuera, hay tendencia a buscar los errores por parte de la primera, que a menudo es considerada invasora y dominante. Pero existen casos en los que la realidad es más compleja.

Aunque es loable que la suegra reflexione sinceramente sobre su comportamiento y lo replantee de ser necesario, es deseable que su nuera haga lo mismo.

¿Qué oculta esta hostilidad?

Si este no es el caso, ¿qué puede hacer una suegra para evitar la culpa cuando siente crecer sentimientos hostiles hacia la esposa de su hijo?

Quizás pueda intentar comprender los motivos de esa animosidad, sobre todo si va dirigida únicamente hacia ella. No podemos sino trazar hipótesis explicativas.

¿Quizás esta nuera experimenta un sentimiento de celos cuando siente a la madre de su marido muy presente en las palabras de este último (que elogia, por ejemplo, su buena cocina)?

¿Quizás tiene la impresión de que manifiesta preferencias por los demás yernos y nueras, a los que dedica más detalles generosos?

¿Quizás pueda sentirse también de otro entorno social o temer una influencia sobre sus hijos o guardar algún tipo de rencor o animosidad si no se siente aceptada en la formación de la pareja?

Tampoco hay que olvidar que una pareja que se ama pero que atraviesa conflictos puede verse tentada de buscar un chivo expiatorio para no tener que atribuirse a sí mismos la causa de las tensiones.

Desentrañar el motivo exacto de la hostilidad de tu nuera te permitirá encontrar el comportamiento más oportuno.

Una discreción llena de dulzura

Es importante que el suegro entienda el sufrimiento de su mujer y dé prioridad a sus palabras, sin decirlo muy alto, con una preocupación real por tranquilizarla: “Estás exagerando, ella es estupenda”.

Quizás pueda hacer comprender a su nuera que negarse a confiar a su hijo a su abuela les priva a ambos de unos momentos deliciosos y enriquecedores y que eso genera sufrimiento.

Ante una nuera complicada , es importante emplear una discreción llena de dulzura: “Dichosos los mansos… ellos desconciertan a los violentos y a los injustos”.

Si ella te desestabiliza, es que le das sobre ti cierto poder; es momento de recuperarlo.

Por Denis Sonet
es.aleteia.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *