El pasaporte de vacunación es un certificado voluntario y no incluirá datos bancarios

Photo by Markus Winkler on Unsplash

Un artículo del medio católico Church Militant asegura que los pasaportes de vacunación son en realidad un “mecanismo de control totalitario”, que van a servir para que los ciudadanos puedan realizar operaciones bancarias a través del móvil, y que solo se permitirán transacciones monetarias a quien tenga esta identificación única, quedando expulsado del sistema todo aquel que no la tenga. Se trata de una información FALSA. Los pasaportes de vacunación no son un mecanismo de control totalitario, ni contienen información bancaria, sino que son, más bien, una forma de agilizar la movilidad entre países y facilitar el acceso a ciertos servicios. 

“Los pasaportes de vacunación son en realidad un mecanismo de control totalitario y van a servir para que los ciudadanos puedan realizar operaciones bancarias a través del móvil; solo se permitirán transacciones monetarias a quien tenga esta identificación única, quedando expulsado del sistema todo aquel que no la tenga”

El artículo está basado en una entrevista a Mike Yeadon, ex-trabajador de Pfizer, quien ya ha sido desmentido por sus imprecisiones sobre la vacuna contra la covid-19. Es cierto que diversos países, organizaciones, empresas y aerolíneas están trabajando para desarrollar sus propias plataformas de control de vacunación, pero en ningún caso prevén introducir datos bancarios.

En la Unión Europea, por ejemplo, se está diseñando el Pasaporte Digital Verde, con el que se pretende “facilitar la libre circulación segura dentro de la Unión Europea (UE) durante la pandemia de la Covid-19”. Está planteado como un documento voluntario. Estas aseveraciones van en la misma línea que las esgrimidas por Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, quien en una rueda de prensa aseguró que el gobierno estadounidense no prevé que los ciudadanos tengan que llevar una credencial para demostrar que están vacunados y que se trata de una iniciativa del sector privado limitado a eventos promocionados por empresas concretas.

En ese mismo encuentro, Psaki negó que el pasaporte de vacunas fuera a usarse como un método de control: “No habrá una base de datos federal de vacunas ni un mandato federal que requiera que todos obtengan una única credencial de vacunación”.

Los certificados de vacunación existían antes de la pandemia

Lo cierto es que ya desde antes de la pandemia es habitual exigir o recomendar certificados de vacunación contra determinadas enfermedades como requisito para entrar a ciertos países. Otro asunto es el debate sobre las implicaciones éticas de imponer un documento de certificación en un momento en el que el acceso a las vacunas sigue estando limitado: “Si bien un pasaporte de vacunación podría ser parte de la solución, no solo para reactivar viajes, sino también para reabrir algunos sectores de la cultura o permitir el regreso presencial al trabajo, debe ser lo suficientemente flexible como para asegurar la máxima equidad dentro y entre países, así como garantizar en todo momento la protección de datos personales”, indica a Verificat Denise Naniche, directora científica de ISGlobal.

Los pasaportes van a “forzar a la gente que no se ha vacunado a ser incluida en la plataforma [de control totalitario]”

Durante la entrevista, Yeadon también aseguró que los pasaportes van a forzar a la gente a vacunarse: es FALSO. Algunos de estos pasaportes, como el que está diseñando la UE, no solo están pensados para la gente que ha recibido una inyección, sino también para aquellos que han sido recientemente sometidos a una prueba PCR y para los que han superado la infección. Es decir, que no será necesario haber recibido la vacuna para obtener dicha identificación y, por tanto, no será un documento exclusivo para ciudadanos vacunados. En la mayoría de países, la vacunación, aunque está recomendada, es voluntaria.

encuentra.com forma parte del Consortium Católico para contribuir a ofrecer una información verificada y útil para la comunidad católica sobre la vacuna de la COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *