Santoral 27 de noviembre | San Máximo, San Severino y San Virgilio

San Máximo

Nació y murió en Riez, FRANCIA. Contra su voluntad, pues inclusive se ocultaba en el bosque, fue erigido obispo de Fréjus, y después de Riez. Ahí sirvió a sus diócesis por veintisiete años, edificando a todos con su ejemplo, pues era humilde, caritativo y piadoso, de mirada serena.

San Severino (siglo VI)

Vivía en una ermita donde hoy se eleva, en París, la actual iglesia de San Severino. Cuando san Clodoaldo, el nieto de Clodoveo, decidió renunciar al trono y hacerse monje, fue a Severino a pedirle que le cortase los cabellos.

San Virgilio (+784)

Había sido monje en Irlanda antes de ser obispo de Estrasburgo.  Su nombre original era Fergal, que se convirtió después en Virgilio al latinizarse.  

* No hagas las cosas por lucirte, sino porque te lo dicta el amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *