Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote


16 mayo 2016
Sección: Ciclo B, Evangelio, Festividades

Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote
Lucas 22, 7-20

«Llegó el día de los Ázimos, en el cual había que sacrificar la Pascua. Envió a Pedro y a Juan, diciéndoles: Id y preparadnos la Pascua para comerla. Ellos le dijeron: ¿dónde quieres que la preparemos? Y les respondió: Mirad, cuando entréis en la ciudad, os saldrá al encuentro un hombre llevando una vasija de agua; seguidle hasta la casa en que entre, y decidle al dueño de la casa: el maestro te dice: ¿dónde está la estancia en que he de comer la Pascua con mis discípulos? El os mostrará una habitación superior, grande, aderezada. Preparadla allí. Marcharon y encontraron todo como les había dicho y prepararon la Pascua. Cuando llegó la hora, se puso a la mesa y los doce Apóstoles con él. Y les dijo: Ardientemente he deseado comer esta pascua con vosotros, antes de padecer, porque os digo que no la volveré a comer hasta que tenga su cumplimiento en el Reino de Dios. Y tomando el cáliz, dio gracias y dijo: Tomadlo y distribuidlo entre vosotros; pues os digo que a partir de ahora no beberé del fruto de la vid hasta que venga el Reino de Dios. Y tomando pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Esto es mi cuerpo, que es entregado por vosotros. Haced esto en memoria mía. Y del mismo modo el cáliz después de haber cenado, diciendo: Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que será derramada por vosotros». (Lucas 22, 7-20)

1. La preparación

«El primer día de los Ázimos, cuando se sacrificaba el Cordero pascual, dijeron a Jesús los discípulos: ¿Dónde quieres que preparemos la Pascua?

Y Jesús les dijo:

-Id a la ciudad y encontraréis a un hombre que lleva un cántaro de agua. Le decís: El Maestro pregunta:

¿Dónde está la sala en que voy a comer la Pascua con mis discípulos? Y él os enseñará, en el piso superior, una sala grande y bien dispuesta. Preparad allí.

Y ellos fueron y lo hicieron así.»

2. Institución dela Eucaristía

El evangelio continúa: «Llegó la hora y Cristo se puso a la mesa con los suyos».

¡Llegó la hora!

Llegó el momento.

No podemos dar largas a Dios, ni decirle: «Mañana».

Ésta es la hora en que Cristo quiere entrar en la intimidad de nuestro corazón.

Hay que tener todo preparado.

Hay que recibirle.

«Si alguno me abre y me recibe, yo cenaré con él y él conmigo» (Apocalipsis 3, 20).

¡Llegó la hora!

Y Cristo mismo inicio un diálogo lleno de énfasis y de emoción: «Con deseo he deseado…  

Es la inclinación amorosa del corazón de Cristo: es un corazón que arde, un alma en ebullición, inclinada amorosamente hacia el objeto de su amor.

Así es Cristo en este momento para cada uno de nosotros, pues a todos nos dice ahora: «Con deseo he deseado comer esta Pascua contigo antes de padecer».

Y con ese amor del corazón, Cristo celebra la primera Santa Misa, instituyendo el Sacramento del Amor.

San Lucas lo relata así: «En un momento concreto de la Cena, Jesús tomó un pan».

No era el pan para mojar en la salsa, el pan para acompañar la comida.

Tomó pan e hizo una oración de acción de gracias llamando de ese modo la atención de los comensales hacia su gesto.

Terminada la acción de gracias, partió el pan.

Después de partirlo lo pasó a sus discípulos diciendo:

«-Esto es mi Cuerpo, que se da por vosotros».

¡Mi Cuerpo!

Mi cuerpo que se da.

Cristo se da, se da sin medida, se entrega sin límites.

Pues bien, la correspondencia a este dar es recibir.

No recibir la Eucaristía, no recibir a Cristo, no recibir ese Cuerpo, no recibirlo en la fe y en el amor, no recibirlo en el corazón y en los labios, es ingratitud inmensa, desamor, indiferencia… ¡pecado!

Pero ¡cuidado!, recibirlo sin el debido discernimiento, comerlo sin distinguirlo del alimento ordinario, como quien come una comida cualquiera, es comer la propia condenación.

La advertencia viene de san Pablo (1 Corintios 11, 27 ss.).

Hay que tenerla en cuenta.

«-Haced esto, en conmemoración mía.»

«Haced esto.»

Es un imperativo, un mandato imperativo de Cristo.

Haced esto, todo esto, que yo he hecho: coger el pan, dar gracias, partirlo, repartirlo…

Haced todo esto.

Y hacedlo, es recordar.

Después hizo lo mismo con el cáliz lleno de vino.

«Y dijo: -Este cáliz es el Nuevo Testamento en mi Sangre que por vosotros es derramada.»

Hay aquí, en el lenguaje del Señor, un tropo de dicción, una metonimia, por la cual se toma el continente por el contenido.

Este cáliz… esta Sangre…

Y esta Sangre de Cristo es «derramada»

 ¡Derramada!

Leyendo el Nuevo Testamento encontramos las dos cosas más preciosas que han sido derramadas para la salvación de los hombres: la Sangre de Cristo y el Espíritu Santo.

La Sangre de Cristo derramada en la Cruz, la Sangre de la Eucaristía.

Y también el Espíritu Santo: «Dios derramó el Espíritu Santo sobre nosotros» (Tito 3, 5-6).

«Derramó la gracia del Espíritu Santo sobre los gentiles» (Hechos 10, 45).

En estos dos derramamientos, en esta doble efusión, cobran sentido todas las demás: «La sangre inocente derramada en la tierra desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías derramada entre el Santuario y el altar» (Mateo 23, 35), «la sangre de Esteban derramada por el odio de los fariseos» (Hechos 22, 20), la sangre derramada hasta la última gota, cada día, por aquellos que mueren -exprimidos como un limón- por amor de Dios.

Pablo Cardona

Comentarios
No hay comentarios en “Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote”


Untitled Document
 

css.php