Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Las 7 palabras


14 abril 2017
Sección: El Calendario litúrgico

Meditacionsobrelas7palabrasUna guía para la meditación personal, basada en las 7 palabras que pronunció Jesús en la Cruz

LAS SIETE PALABRAS DE JESÚS

Proponemos una guía para la meditación personal

Oración Inicial

En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo….

Señor, qué extraño mensaje el tuyo:

“Cuando ayunes, perfúmate, para que nadie lo note; y el Padre, que todo lo ve, te recompensará”.

No es la tristeza, ni las largas caras lo que a Ti te gusta.

Tú eres Dios de corazones.

Tú estás acostumbrado a leer en secreto.

Tú no quieres apariencias, a Ti te gusta la conversión verdadera.

Mi corazón quiere repetir sin tardar:

“Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
Aquí estoy, Señor”.

PRIMERA PALABRA

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34)

Somos hombres, Señor, perdónanos:
por no saber decirte nada,
por ser avaros de nuestro tiempo
y no tenerlo para encontrarnos contigo.

Somos hombres, Señor, perdónanos:
por esconder la claridad del Evangelio,
por nuestras cobardías
y nuestros compromisos con el pecado.

Perdónanos, Señor, por nuestras faltas de amor,
nuestros arrebatos, nuestros prejuicios,
nuestra indiferencia, y todo lo que mata el amor.

Perdónanos, Señor,
por no saber perdonar,
por no saber reconciliarnos
con nosotros mismos,
y, menos aún, con los otros.

¿Cuándo será que sabremos amar como Tú amas?
¿Cuándo será que sabremos amar al otro por él y por Ti?

Perdona la fealdad de nuestra mirada.
Somos hombres, Señor, perdónanos.

SEGUNDA PALABRA

“Hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23, 43)

Ayúdame, oh Señor, a que mis ojos sean misericordiosos, para que yo
jamás recele o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello
en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarle.

Ayúdame, oh Señor, a que mis oídos sean misericordiosos, para que
tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a
sus penas y gemidos.

Ayúdame, oh Señor, a que mi lengua sea misericordiosa, para que jamás hable negativamente de mi prójimo, sino que tenga una palabra de consuelo y de perdón para todos.

Ayúdame, oh Señor, a que mis manos sean misericordiosas y llenas de buenas obras, para que sepa hacer sólo el bien a mi prójimo y cargar sobre mí las tareas más difíciles y penosas.

Ayúdame, oh Señor, a que mis pies sean misericordiosos, para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio. Mi reposo verdadero está en el servicio a mi prójimo.

Ayúdame, oh Señor, a que mi corazón sea misericordioso, para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo. A nadie le rehusaré mi corazón. Seré sincero incluso con aquellos de los cuales sé que abusarán de mi bondad. Y yo mismo me encerraré en el misericordiosísimo Corazón de Jesús. Soportaré mis propios sufrimientos en silencio. Que tu misericordia, oh Señor, repose dentro de mí. Amen.

Fuente: Grupo de Oración Santo Cura de Ars

TERCERA PALABRA

“He aquí a tu hijo: he aquí a tu Madre” (Jn 19, 26)

Préstame, Madre, tus ojos
para con ellos mirar,
porque si por ellos miro
nunca volveré a pecar

Préstame, Madre, tus labios
para con ellos rezar,
porque si con ellos rezo
Jesús me podrá escuchar

Préstame, Madre, tu lengua
para poder comulgar
pues es tu lengua patena
de amor y de santidad

Préstame, Madre, tus brazos
para poder trabajar,
que así rendirá el trabajo
una y mil veces más

Préstame, Madre, tu manto
para cubrir mi maldad
pues cubierto con tu manto
al Cielo he de llegar

Préstame, Madre a tu Hijo
para poderlo yo amar,
si Tu me das a Jesús,
¿Que mas puedo yo desear?

Y esa será mi dicha
por toda la eternidad.

CUARTA PALABRA

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mt 27, 46)

“Tengo mil dificultades:
ayúdame.

De los enemigos del alma:
sálvame.

En mis desaciertos:
ilumíname.

En mis dudas y penas:
confórtame.

En mis enfermedades:
fortaléceme.

Cuando me desprecien:
anímame.

En las tentaciones:
defiéndeme.

En horas difíciles:
consuélame.

Con tu corazón maternal:
ámame.

Con tu inmenso poder:
protégeme.

Y en tus brazos al expirar:
recíbeme.

QUINTA PALABRA

“Tengo sed” (Jn 19, 28)

Nos haces falta tú, Señor,
pues tenemos sed, Señor, mucha sed,
por tantas y tantas necesidades,
que no logramos satisfacer.

Nos hacen falta muchas cosas
pero más que nada nos hace falta
tu gracia, tu amor y tu paz.

Nos haces falta tú, Señor,
en nuestra vida;
tu ausencia es peor
que la sed inapagable
que está quemando nuestro ser.

Nos hace falta el agua viva
que nos da la certeza
de un futuro de vida.

Nos hace falta sobre todo
sentirnos unidos a Ti,
para saber compartir
y saciar nuestra sed.

Amén.

SEXTA PALABRA

“Todo está consumado” (Jn 19,30)

Cuantas veces, Señor, no hemos sido fieles,
no hemos sido realistas frente a las cosas!

Cuantas veces hemos creído poco en la inagotable
fuerza de vida que deriva de la cruz!

Concédenos Señor, que, al contemplarla,
nos sintamos amados por Ti,
amados por Dios, hasta el fondo,
tal como somos;
y creamos que por la fuerza de la cruz
existe en nosotros una capacidad nueva
de dedicarnos a los hermanos,
según aquel estilo y aquel modo
que nos enseña y comunica la cruz.

Danos, Señor, descubrir que la cruz
hace nacer de verdad
un hombre nuevo dentro de nosotros,
suscita nuevas formas de vida entre los hombres,
conviértete en el preludio,
la promesa y la anticipación de aquélla vida plena
que explotará en el misterio de la resurrección.

Nos arrodillamos ante la Cruz con María
y pedimos que comprendamos,
como ella comprendió,
el misterio que transforma el corazón del hombre
y que transforma al mundo.

Jesús cuando seas levantado en tu cruz
atráeme hacia Ti.

Amén.

SÉPTIMA PALABRA

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46)

En tus manos Padre Santo y Misericordioso,
ponemos nuestra vida,
Tú nos la diste,
Guíala y llénala de tus dones.

Tú estás a nuestro lado,
como roca sólida y amigo fiel,
aún cuando nos olvidamos de tí.

Pero ahora volvemos a tí.

Queremos agarrarnos a la guía
segura de tus manos,
que nos conducen a la Cruz.

Sentimos la necesidad de meditar
y de callar mucho,
sentimos también la necesidad
de hablar para darte gracias.

Y para dar a conocer a todos los hombres
las maravillas de tu amor.

Nos separamos de ti, fuente de la vida,
y encontramos la muerte.

Tu Hijo sin embargo no se paró
ante el pecado y la muerte,
sino que con la fuerza del amor,
destruyó el pecado,
redimió el dolor, venció la muerte.

La Cruz de Cristo nos revela que tu amor,
es más fuerte que todo,
el don misterioso y fecundo,
que mana de la cruz.

Es el Espíritu Santo,
que nos hace partícipes,
de la obediencia filial de Jesús,
Nos comunica tu voluntad,
de atraer a todo hombre a
la alegría de una vida
reconciliada y renovada por
el AMOR.

Amén. ¡En Tus manos!

ORACIÓN FINAL

Oh Jesús, cuánto sufriste en la Cruz
al ofrecer tu vida al Padre, para salvarnos!

Nos has trazado así el camino del Amor
que nos lleva a la felicidad eterna.

Te ofrezco mi vida como oración,
con sus dolores y alegrías
y con mi esfuerzo de vivir mejor tu evangelio.

Te lo ofrezco para que todos seamos buenos
y encontremos salvación por Ti.

Perdona nuestros pecados.

Que sepamos seguir sirviéndote
y amándote en nuestros hermanos que sufren hoy.

Gracias Señor por querernos tanto!

Amén.

Comentarios
15 Comentarios en “Las 7 palabras”
  1. marlene coto calvo Dijo:

    me interesa mucho lo de las siete palabras ,pero me gustaria sabre como deben ir vestidas en la prosecion.gracias

  2. marlene coto calvo Dijo:

    me interesa mucho lo de las siete palabras ,pero me gustaria sabre como deben ir vestidas en la prosecion.gracias

  3. marlene coto calvo Dijo:

    me interesa mucho lo de las siete palabras ,pero me gustaria sabre como deben ir vestidas en la prosecion.gracias

  4. manuela Dijo:

    dios es hermoso y nos ama mucho y el lucho por nosotros y por el planeta con cariño manuela Velez

  5. manuela Dijo:

    dios es hermoso y nos ama mucho y el lucho por nosotros y por el planeta con cariño manuela Velez

  6. manuela Dijo:

    dios es hermoso y nos ama mucho y el lucho por nosotros y por el planeta con cariño manuela Velez

  7. Gildardo Mendoza Rojas Dijo:

    Como católico siento mucha alegria al encontrar meditaciones especiales sobre las siete palabras gracias por regalarnos estos mensajes de meditación

  8. Gildardo Mendoza Rojas Dijo:

    Como católico siento mucha alegria al encontrar meditaciones especiales sobre las siete palabras gracias por regalarnos estos mensajes de meditación

  9. Gildardo Mendoza Rojas Dijo:

    Como católico siento mucha alegria al encontrar meditaciones especiales sobre las siete palabras gracias por regalarnos estos mensajes de meditación

  10. JOSE FRANCISCO TAPIA Dijo:

    Gracias por darnos a conocer tan hermosas oraciones. Despues de orar con ellas me siento mejor. Gracias.

  11. Freddy Espinoza Dijo:

    maravilloso saver que somo la uniica iglesia que recuerda con amor y cariño las ultimas 7 palabras que dijo Jesus antes de morir

  12. valeria milagros Dijo:

    que dios tiene mucho fe a todos nosotros y amor y cariño que nosotros lo tenemos a el

  13. Jorge Enedino Ramírez Salas Dijo:

    Que oración tan hermosa, gracias a quienes las ponen a nuestro alcance y que Dios nos bendiga y habite dentro de nuestros corazones para guiarnos en todas las acciones de nuestra vida.

  14. martha alicia Dijo:

    Gracias mi Dios por tus palabras. necesitaba escucharte y saber la gran misericordia que debemos tener para con aquellos que nos rodean puesto que tu diste la vida por mi, lo menos que puedo hacer es compadecerme de mi hermano en los momentos de tribulación, ansiedad y miedo que impide ver tu rostro Señor y confiar plenamente en ti puesto que dijiste que la hoja del árbol no se mueve sin tu voluntad. como no amarte después de conocerte? Bendito y alabado seas por siempre, mi Dios.

  15. Edwin Joubert Dijo:

    Gracias SEÑOR POR salvarnos. Nos enseñas a ser miseri ordiosos con nuestros semejantes. PADRE he perdido a mi querida Madre, y el estar agarrado a Tu manto glorioso he tomaso la muerte de mano con mucha tranquilidad no deja de doler, pero me due to muy bien porque sé que Ella esta con el SEÑOR!!!! Gracias PADRE, glorificado eres DIOS. GRCIAS, GRACIAS




Untitled Document
 

css.php