La oración de los hijos de Dios

Dios nos pide interioridad a la hora de rezar.

Pero la enseñanza de Jesús va más al interior, y llega a la misma oración. "Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que son amigos de orar puestos de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para exhibirse delante de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa. Tú, por el contrario, cuando te pongas a orar, entra en tu aposento y, cerrada la puerta, ora a tu Padre, que está en lo oculto; y tu Padre que ve en lo oculto, te recompensará. Y al orar no empleéis muchas palabras como los gentiles, que se figuran que por su locuacidad van a ser escuchados. No seáis, pues, como ellos; porque bien sabe vuestro Padre de qué tenéis necesidad antes de que se lo pidáis"(Mt).

La oración que enseña Jesús es un diálogo personal, sencillo, de corazón a corazón, amoroso. Lejos de las grandes palabras, de las manifestaciones en las plazas. Es más, sabe que el Padre celestial conoce todo lo que necesita; pero que quiere que se lo pidamos por el bien que produce al que pide dirigirse a Dios. La oración pasa a ser diálogo con Dios, la conversación del hijo con su Padre, consciente de la distancia, pero también del cariño.

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a [email protected]

4 pensamientos sobre “La oración de los hijos de Dios

  1. Bendiciones del cielo a todos ustedes que hacen posible que estas palabras de vida lleguen hasta nosotros. Al orar cada persona permite cede a Dios el territorio de su corazón; qué bueno es pertenecer a Cristo por entero y en el amor.
    Les amo mucho.
    Deus Providebit!

    Constanza, Rep. Dom.

  2. Si agradezco a Nuestro Señor, por amarnos taaaanto. y saber lo que necesitamos. por eso debemos estar totalmente confiados a su amor siempre.

  3. estar en conexion con DIOS todos los dias es mejor que todas las cosas del mundo la oracion y el ayuno son muy importantes en nuestras vidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *