El abandono en la Providencia

Todo lo anterior llega a su cima en el abandono en la Providencia de Dios, donde Jesús nos habla de una actitud de superar todas las preocupaciones y los desvelos buscando a Dios en todo. Las palabras de Jesús alcanzan niveles de gran expresividad.

"Por eso os digo: No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿Acaso no vale más la vida que el alimento y el cuerpo que el vestido? Fijaos en las aves del Cielo, que no siembran, ni siegan, ni almacenan en graneros, y vuestro Padre Celestial las alimenta. ¿Es que no valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Quién de vosotros por mucho que cavile puede añadir un solo codo a su edad? Y acerca del vestir, ¿por qué preocuparos? Contemplad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan ni hilan, y yo os digo que ni Salomón en toda su gloria pudo vestirse como uno de ellos. Si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios la viste así, ¡cuánto más a vosotros, hombres de poca fe! No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer, qué vamos a beber, con qué nos vamos a vestir? Por todas esas cosas se afanan los paganos. Bien sabe vuestro Padre Celestial que de todo eso estáis necesitados.

Buscad, pues, primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os preocupéis por el mañana, porque el mañana traerá su propia preocupación. A cada día le basta su contrariedad"(Mt).

Los que creen verdaderamente en la paternidad de Dios deben superar la preocupación por las cosas terrestres y mundanas. Así llegan a poseer la añadidura de sentirse con paz en cualquier situación.

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a [email protected]

11 pensamientos sobre “El abandono en la Providencia

  1. Es así, muchas veces perdemos tanto preocupandonos por el mañana y las cosas materiales sin entender que la vida se vuelve plena cuando dejamos todo a manos de Dios y de su divina providencia. Ella existe; soy una convencida.

  2. Es así, muchas veces perdemos tanto preocupandonos por el mañana y las cosas materiales sin entender que la vida se vuelve plena cuando dejamos todo a manos de Dios y de su divina providencia. Ella existe; soy una convencida.

  3. Es así, muchas veces perdemos tanto preocupandonos por el mañana y las cosas materiales sin entender que la vida se vuelve plena cuando dejamos todo a manos de Dios y de su divina providencia. Ella existe; soy una convencida.

  4. La poca confianza que tenemos a Dios nos hace dudar del poder de El,por eso siempredebemos pedirle al Espiritu Santo que este con nosotros.

  5. La poca confianza que tenemos a Dios nos hace dudar del poder de El,por eso siempredebemos pedirle al Espiritu Santo que este con nosotros.

  6. La poca confianza que tenemos a Dios nos hace dudar del poder de El,por eso siempredebemos pedirle al Espiritu Santo que este con nosotros.

  7. Cuando mi esposo se enfermó me agobiaba por la falta de dinero para los estudios de mis hijas, los remedios de mi esposo; pero un buen día gracias a una Hna. de la Congregación Siervas del Evangelio leí este capitulo y comprendí cuan grande es el Amor de Dios y desde ese día deje que el Señor actuara en mí y pude encontrar la tranquilidad y doy testimonio de la Providencia de Dios ya que durante los días años que duró la enfermedad de mi esposo y hasta ahora nunca me faltó el dinero para cubrir mis necesidades básicas. Hoy mis hijas son profesionales gracias a la Bendición de Dios.

  8. Cuando mi esposo se enfermó me agobiaba por la falta de dinero para los estudios de mis hijas, los remedios de mi esposo; pero un buen día gracias a una Hna. de la Congregación Siervas del Evangelio leí este capitulo y comprendí cuan grande es el Amor de Dios y desde ese día deje que el Señor actuara en mí y pude encontrar la tranquilidad y doy testimonio de la Providencia de Dios ya que durante los días años que duró la enfermedad de mi esposo y hasta ahora nunca me faltó el dinero para cubrir mis necesidades básicas. Hoy mis hijas son profesionales gracias a la Bendición de Dios.

  9. Cuando mi esposo se enfermó me agobiaba por la falta de dinero para los estudios de mis hijas, los remedios de mi esposo; pero un buen día gracias a una Hna. de la Congregación Siervas del Evangelio leí este capitulo y comprendí cuan grande es el Amor de Dios y desde ese día deje que el Señor actuara en mí y pude encontrar la tranquilidad y doy testimonio de la Providencia de Dios ya que durante los días años que duró la enfermedad de mi esposo y hasta ahora nunca me faltó el dinero para cubrir mis necesidades básicas. Hoy mis hijas son profesionales gracias a la Bendición de Dios.

  10. soy una convencida del poder de dios en mi vida y en la de cada uno de los que aceptamos que el vive,sana y fortalece nuestra fe a pésar de la adversidad y la dificultad.que solo el da la felicidad;pero no la felicidad basada en la alegria que nos ofrece el mundo. he tenido bastantes dificultades,enfermedades falta de solvencia economica, pero a pesar de todo eso logro ser feliz y disfruto cada instante de mi vida con los que mas amo como si fuera el ultimo.

  11. uno cuando dejas todos en mano de la divina providencia, llega a su plinitud con Dios Padre Todopoderoso. Amen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *