Después de la muerte

Inmediatamente después de la muerte se puede rezar:

V. Venid en su ayuda, santos de Dios;

salid a su encuentro, ángeles del Señor.

R. Reciban su alma y preséntenla ante el Altísimo.

V. Que te reciba Cristo, el mismo que te llamó;

y que el coro de los ángeles te introduzca en el cielo.

R. Reciban su alma y preséntenla ante el Altísimo.

Oremos.

Te encomendamos, Señor, a tu hijo(a) N.,

a fin de que, muerto ya para el mundo, viva para ti.

Con tu infinita misericordia

perdona los pecados que la fragilidad humana

le haya hecho cometer.

Por Cristo, nuestro Señor.

R. Amén.

0 pensamientos sobre “Después de la muerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *