Santoral 21 de enero | Santa Inés, virgen y mártir

Santa Inés, virgen y mártir (+304)

Santa Inés es una de las santas más populares del calendario.  Una de las figuras más graciosas, una de las heroínas más cantadas por los poetas y los Santos Padres.  Su devoción se ha mantenido viva a través de los tiempos.  La Iglesia introdujo su nombre en el canon de la Misa.  Es el prototipo de la virgen fiel consagrada a Cristo, desde su más tierna edad.  Su mismo nombre, pura en griego y cordera en latín, es ya un presagio.

La tierna corderita tiñó su candor virginal con la sangre del martirio a principios del siglo IV, en la persecución de Diocleciano.  Inés, patricia romana, niña tan pura como su nombre, frisaba en los trece años.  «Su devoción,  -dice San Ambrosio-  era superior a su edad.  Su energía superaba a su

naturaleza».  Rehusó la mano del hijo del Prefecto de Roma, por lo que fue acusada de cristiana y juzgada.  Caldeada ya en el amor a Cristo, resistía firmemente las seducciones de los impíos para que abandonase la fe, y ofrecía de buen grado su cuerpo a la tortura.

«¡Cuantos terrores, insiste San Ambrosio, ensayo el verdugo para asustarla! ¡Cuantos halagos y promesas para rendirla!»  Pero ella respondió con firmeza superior a su edad:  «¡Injuria sería para mi esposo el pretender agradar a otro.  Me entregare solo a aquel que primero me eligió!».

Anuncia luego el juez un lugar más terrible para una virgen.  «Haz lo que quieras, responde Inés, impávida y confiada.  Cristo no olvida a los suyos.  Teñirás, si quieres, la espada con mi sangre.  Pero no mancillaras mis miembros con la lujuria».  Despechados los jueces, fue conducida a un lupanar público, expuesta al fuego criminal de la lujuria.  Pero le crece milagrosamente la cabellera, que se derrama sobre el lirio desnudo de su cuerpo, para que ningún rostro humano profanara el templo del Señor.  Para recordar este hecho, en aquel mismo lugar, en la actual plaza Navona, en Roma, se alza hasta nuestros días la Iglesia de Santa Inés.  Se venera aún allí una reliquia insigne de la virgen de Cristo.

Aún pasó Inés el tormento del fuego.  Pero el fuego respetó el cuerpo virginal.  Llegó entonces el verdugo armado con la espada.  La corderita la recibió gozosa, oró brevemente, inclinó la cabeza y quedó consumado el martirio.  Sus restos virginales fueron enterrados en la Vía Nomentana, en las llamadas catacumbas de Santa Inés.  Todavía hoy, el 21 de enero de cada año, se bendicen en este lugar dos corderillos con cuya lana se teje el PALLIUM del Papa y de los Arzobispos.  Santa Inés sigue siendo hoy ejemplo de las jóvenes cristianas.

*  Sin duda es un modelo y una intercesora para vivir y conservar la santa pureza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *