Santoral 19 de octubre | San Juan de Brébeuf, San Isaac Jogues , San Lucas del Espíritu Santo, San Pablo de la Cruz…

San Juan de Brébeuf y San Isaac Jogues, presbíteros y compañeros mártires

Juan e Isaac son los abanderados de los ocho jesuitas que fueron sacrificados por Cristo en los actuales territorios del Canadá y de los Estados Unidos, allá por los años 1642-1649. Isaac Jogues fue martirizado por los indios iroqueses cerca de Auriesville (Estado de Nueva York). Juan de Brébeuf murió a manos de los indios hurones, en territorio canadiense.

San Lucas del Espíritu Santo

Lucas Alonso Gordo nació en Carracedo de Vidriales, Diócesis de Astorga y provincia de Zamora (España), el 18 de octubre de 1594. Sus padres, Domingo Alonso y Leonor Gordo, le pusieron el nombre del santo del día y fue bautizado en la misma fecha. 

El 31 de junio de 1610 tomó el hábito dominicano en el convento de Santo Domingo de Benavente y el 2 de Junio de 1611 hizo su profesión en el mismo. Estudió en Tríanos (León) y en el colegio de San Gregorio (Valladolid). 

El 25 de abril de 1617, fiesta de San Marcos, sale para Sevilla, rumbo a México voluntario para ir a misiones. Ahí se ordenó de sacerdote a finales de 1617 y en 1618 llegó a Filipinas donde trabajó en el colegio Santo Tomás de Manila como Lector de Artes. 

En 1623 partió para Japón, donde durante diez años asistió a los perseguidos, reconcilió a los apostatas y llevó a todos el consuelo. 

El 8 de septiembre de 1633 fue encarcelado en Osaka y llevado a Nagasaki, le pusieron en el tormento de horca y hoya el 18 de octubre, día de su 39 cumpleaños y entregó su alma al Señor al día siguiente. Su cuerpo fue reducido a cenizas. 

El 18 de noviembre de 1981 fue beatificado en Manila y canonizado en Roma el 18 de octubre de 1987 por el papa Juan Pablo II. 

San Pablo de la Cruz, presbítero (1694-1775)

Experimentaba un atractivo especial en contemplar la pasión de nuestro Señor y en evangelizar las zonas rurales. Junto con sus compañeros, de la Congregación de los Pasionistas, por él fundada, se dedicó a sus anhelos. En 1765 se estableció en Roma, cerca de la basílica de los santos Juan y Pablo.

San Pedro de Alcántara (1499-1562)

Nació en Alcántara, España, de origen noble.  Ingresó a un monasterio franciscano desde los dieciséis años.  Más tarde fundó una nueva rama de esta congregación- “los descalzos”- muy austeros y pobres, y animó a Santa Teresa de Ávila a hacer lo mismo en el Carmelo.

Caía San Pedro con frecuencia en éxtasis, y en esos momentos se le oía gritar de alegría, por lo que algunos lo consideraban loco.

Era sumamente austero y penitente consigo mismo, pero alegre y amigable con los demás.  Santa Teresa dejó escrito acerca de él lo siguiente: “Al afecto que me tenía le debo las confidencias que me hizo.  Me contaba que durante cuarenta años no comió más que una vez cada tres días; que no dormía más que una hora y media por la noche, tumbado en el suelo, con la cabeza apoyada en el muro.  No se le veía más que piel sobre los huesos, cuando lo conocí; se podría decir que tenía un cuerpo formado por raíces de árbol.  Llevaba siempre los ojos bajos.  Era tan afable y de tan sabrosa conversación que no hablaba más que cuando le preguntaban.”.  Sin duda fue un alma privilegiada, y la gracia de Dios y su correspondencia a ella obraron maravillas.

San Renato Goupil (+1642)

Misionero jesuita, originario de la región francesa del Maine y Loira, a quien los indios iroqueses de Quebec asesinaron, convirtiéndolo en uno de los primeros mártires canadienses.

* Procura cuando menos los viernes meditar sobre la Pasión de nuestro Señor Jesucristo.  Te ayudará a amar más a Jesús y a crecer en vida interior. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *