Santoral 14 de enero | San Félix de Nola y San Juan de Ribera

San Félix de Nola (260) 

Hijo de un soldado sirio, Félix era sacerdote en Nola, cerca de Nápoles, Italia. En la persecución de Decio fue encarcelado hasta que un ángel rompió sus cadenas para que fuera a salvar al anciano obispo. En otra persecución, Félix perdió todos sus bienes. Cuando lo quiseron hacer obispo, Félix se negó al igual que cuando pudo haber recuperado sus bienes.  Prefirió seguir siendo un sacerdote más y pasar inadvertido en el servicio de su parroquia.

San Juan de Ribera (+1611) 

Fue un hombre totalmente desprendido de sus bienes, los que repartía entre los pobres.  Cuando fue nombrado Arzobispo de Valencia, se levantaba a las 4 A.M., y toda la mañana la dedicaba a rezar, meditar, decir pausada y devotamente la Santa Misa, a leer el Evangelio y a preparar sus sermones.  Desde el mediodía, hasta entrada la noche, atendía  sus asuntos del arzobispado,  y la gente hallaba siempre abierta su puerta para lo que se les ofreciera.  Le gustaba confesar fieles y enseñar el catecismo a los niños él mismo.

* Haz hoy un propósito de mejorar tu espíritu de servicio, empezando con algún favor oculto a quien convive contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *