Padres de la Iglesia: Vida ascética

LA VIDA ASCÉTICA

1. ¿Qué es la vida ascética?

2. Vida ascética en los primeros siglos

Desde los orígenes de la Iglesia, hubo cristianos que abrazaron una vida de plena imitación de Jesucristo. Más tarde, el ascetismo cristiano revistió formas características de huida del mundo y vida en común: así nació el monacato, que floreció desde el siglo IV, tanto en el Oriente cristiano como en el mundo latino occidental.


1. ¿Qué es la vida ascética?

San jerónimo

 

San Jerónimo

La vida ascética cristiana es tan antigua como la Iglesia de Jesucristo. Desde los mismos orígenes, hubo fieles de uno y otro sexo que abrazaban una vida de plena imitación del Maes­tro: permanecían vírgenes o guardaban continencia, practicaban la oración y la mortificación cristiana y se ejercitaban en las obras de misericordia. Durante los tres primeros siglos, ascetas y vírgenes no abandonaban el mundo ni se reunían, de ordinario, a vivir en común. Sin solemnidades públicas, como las que luego se introdujeron, se comprometían a guardar la castidad «por el Reino de los Cielos» (Mt XIX, 12) y permanecían entre los demás miembros de su comunidad cristiana, habitando en sus casas y administrando sus bienes.

 

2. Vida ascética en los primeros siglos

En la sociedad romano-cristiana de los siglos IV y V, el fenómeno ascético tuvo resonantes manifestaciones en los propios círculos de la aristocracia. Matrimonios de la nobleza senatorial, como Paulino de Ñola y Terasia o Piniano y Melania, se desprendieron de inmensos patrimonios y asumieron una existencia de fieles discípulos de Jesucristo, según las enseñanzas del Evangelio. San Jerónimo dirigió espíritualmente a los círculos ascéticos de nobles señoras romanas, primero en la propia Urbe y luego en Palestina: les explicaba los Libros Sagrados y les alentaba en el ejercicio de la ascesis cristiana. La práctica de la castidad entre las mujeres se incrementó a lo largo del siglo IV y, a veces, viudas y doncellas vírgenes comenzaron a vivir en común, como sucedió en Roma, en torno a las nobles damas Paula y Marcela.

Fuente: José Orlandis (Historia de la Iglesia, 2001)

Texto y formato tomado con permiso de www.primeroscristianos.com

5 pensamientos sobre “Padres de la Iglesia: Vida ascética

  1. Doy gracias a Dios por la transmision de estas enseñanzas, que nos ayudan a mantener nuestro cuerpo en concordancia con el espiritu, y ayudarnos con los bienes materiales necesarios, para llegar a ser mas espirituales, a ejemplo de Cristo nuestro hermano, que vivió con solo lo mas necesario para subsistir, unido a su Padre Celestial, nos dió ese testimonio de humildad, sencilléz y disposición a hacer la voluntad solo de Dios, para su gloria y bien del prójimo.. Bendiciones.

  2. POR FAVOR PONGAN MAS EJEMPLOS DE SANTOS DE VIDA ASCETICA Y TAMBIEN
    QUE CONSISTE EN LA MORTIFICACION, AYUNO, SACRIFICIO DESPRENDIMIENTO DEL MUNDO MATERIAL.

  3. Deseo llevar una vida ascética.¿ A mis setenta años,existe alguna comunidad religiosa católica que me pueda recibir? ¿Un monasterio? soy médico especialista y puedo autofinanciarme…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *