¿Cómo ayudar a tu pareja que está con depresión?

Ante todo, es necesario comprender si el otro está en un periodo de tristeza profunda o si está sufriendo realmente una depresión

De repente te das cuenta de que tu cónyuge está pasando por periodos largos de profunda tristeza. Pero no siempre logras atribuir ese comportamiento a algo que haya sucedido o esté sucediendo cerca de ustedes. Ante eso, muy probablemente te bloquees y no sepas cómo hacer, ni tampoco puedas distinguir si esta situación es un caso de depresión. Entonces, ¿cómo ayudar?

El primer paso es comprender el comportamiento de tu pareja, verificar los síntomas y, junto a toda la familia, mostrarle que no está solo o sola en estos momentos. La psicóloga Adriana Potexki, explica que el que está sufriendo con una tristeza profunda o una depresión, necesita “empezar a vivir el sentido de la vida, amar a sus seres queridos, volver a jugar con sus hijos, visitar a los viejos amigos y practicar deportes”. Según ella, ese estímulo dado por el cónyuge ayudará a la persona a redescubrirse.

A ti te toca también estimular a toda la familia a mostrarle a tu pareja que no está solo. El marido o la mujer se convierten en aliados del otro, al fortalecer y mantener la relación de tu pareja con los demás miembros de la familia.

Es importante, además, que los familiares abandonen ciertos estereotipos alrededor de la depresión, pues el refuerzo de éstos puede afectar al proceso de tratamiento. ”No es exageración, no es cosa de gente débil y no es pereza”, alerta ella. “La depresión no depende de la fuerza de la personalidad de esa persona, porque es una cuestión neuroquímica del cerebro”, explica la especialista.

Por eso, cuando un cónyuge se da cuenta de que su pareja ya no está en un nivel de tristeza profunda, sino más abajo aún, y que sus esfuerzos para sacarle de ese hundimiento, de incentivar a la familia a que le acoja y le apoye, no funcionan, tiene que recurrir a los especialistas.

“Cuando se trata de una cuestión neuroquímica, o sea, cuando la persona tiene depresión, su cuerpo necesita la ayuda de la medicina”, aconseja. “Y es muy delicado, porque a veces el cónyuge continua intentando ayudarle dando consejos”, con la consiguiente frustración por no obtener mejoría, lo cual repercute en un deterioro de la relación de la pareja. “El problema es neuroquímico, y por eso, la mayor ayuda es llevarle a que le trate un psiquiatra”, explica.

Atención a las señales

Adriana sugiere algunos puntos que observar en el cónyuge para comprender si está solamente pasando por un periodo de tristeza o si tiene depresión. Ella explica que la tristeza está siempre motivada por algo, como la pérdida de un ser querido o de un empleo, y la depresión no.

  • Observa si hay alteración en la alimentación, o si tu pareja está comiendo más o menos de lo normal, llegando al extremo de la anorexia o de la obesidad;
  • Observa si está durmiendo más o menos de lo normal, o si tiene dificultades para conciliar el sueño;
  • Las crisis de ansiedad y la pérdida de memoria también son señales de alerta, porque muestran que hay un colapso en el organismo,
  • En los hombres, el aislamiento y la irritabilidad son bastante comunes, y la especialista advierte: “Observa si tu marido está más agresivo”.

Síndrome de Burnout

La especialista alerta, además, de que es habitual que haya personas que desarrollen el síndrome de Burnout (agotamiento físico o mental), que tiene, en una de sus fases iniciales, síntomas de la depresión. Este síndrome puede llevar incluso al suicidio.

“Una de las etapas del Síndrome de Burnout es la depresión. En este caso, la persona no se levanta de la cama, se vuelve más agresiva. Es la fase del puerco espín”, comenta Adriana. En esta etapa, el enfermo no permite que le cuiden, no tiene la lucidez de reconocer que necesita ayuda. Ante este panorama, la pareja puede marcar la diferencia siendo un apoyo para su cónyuge.

(Del sitio Sempre Família)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *