Las miserias temporales

Jesucristo:

1. Hijo, yo bajé del Cielo por tu salvación; abracé tus miserias, no por necesidad, sino por la caridad que me movía, para que aprendieses paciencia, y sufrieses sin enojo las miserias temporales. Porque desde la hora en que nací, hasta la muerte en la cruz, no me faltaron dolores que sufrir. Tuve mucha falta de las cosas temporales; oí muchas veces grandes quejas de Mí, sufrí benignamente sinrazones y afrentas. Por beneficios recibí ingratitudes, por milagros, y por la doctrina reprensiones.

El Alma:

2. Señor, si Tú fuiste paciente en tu vida, principalmente cumpliendo en esto el mandato de tu padre, justo es que yo, miserable pecador, sufra con paciencia según tu voluntad, y mientras Tú quisieres, lleve por mi salvación la carga de una vida corruptible. Pues aunque la vida presente se siente ser pesada, ya ésta se ha hecho por tu gracia muy meritoria, y más tolerable y esclarecida para los flacos por tu ejemplo y el de tus Santos. Y aun de mucho más consuelo de lo que fue en tiempo pasado, bajo la ley antigua, cuando estaba cerrada la puerta del cielo, y el camino parecía tan obscuro, que eran raros los que tenían cuidado de buscar el reino de los cielos. Pero aun los que entonces eran justos y se habían de salvar, no podían entrar en el reino celestial hasta que llegase tu pasión, y la satisfacción de tu sagrada muerte.

3. ¡Oh! ¡Cuántas gracias debo darte, porque te dignaste demostrarme a mí y a todos los fieles, el camino derecho y bueno de tu eterno reino! Porque tu vida es nuestro camino, y por la santa paciencia vamos a Ti, que eres nuestra corona. Si Tú no nos hubieras precedido y enseñado, ¿quién cuidaría de seguirte? ¡Ay! ¡Cuántos quedarían lejos y muy atrás, si no mirasen tus heroicos ejemplos! Si con todo eso aún estamos tibios, después de haber oído tantas maravillas y lecciones tuyas, ¿qué haríamos si no tuviésemos tanta luz para seguirte?

3 pensamientos sobre “Las miserias temporales

  1. Señor mío y Dios mío… Cuanta razón tienes en tus palabras, nuestros sufrimientos terrenos son nada en comparación con lo que tú sufriste por amor a nosotros. Hoy más que nunca, te doy las gracias por los dolores y sufrimientos que padezco, los que te ofrezco por la salvación de las benditas ánimas del purgatorio, la expiación de nuestros pecados y de los del mundo eterno…
    Te ruego que, por tu gran misericordia, tu gracia perdure en mí y tu presencia gloriosa me infunda ánimos para salir adelante… y como tú dijiste: «Padre, aparta de mí este cáliz, pero hágase tu voluntad y no la mía…»
    Bendito seas… Alabado seas… Gloria a Ti Señor… por los siglos de los siglos, Amén…

  2. Mi Señor, soy obra de tus manos, tu me creaste. Con el libre albedrío que me diste, he cometido acciones para bien y para mal de mi cuerpo, muy aleccionadoras.

    Hoy, en el ocaso de mi vida, mi cuerpo sufre las consecuencias físicas de mi comportamiento. Te pido paciencia y humildad para sobrellevarlas, a la vez que las ofrezco por las benditas ánimas de purgatorio, por los enfermos y agonizantes, por los que no tienen trabajo, por los discapacitados, en fin, por los que sufren en esta vida, para que Tu paciencia nos alcance y salgamos adelante para alabanza y gloria de tu nombre y para alcanzar contigo la dicha eterna, Amén…

  3. Mi Señor, soy obra de tus manos, tu me creaste. Con el libre albedrío que me diste, he cometido acciones para bien y para mal de mi cuerpo, muy aleccionadoras.

    Hoy, en el ocaso de mi vida, mi cuerpo sufre las consecuencias físicas de mi comportamiento. Te pido paciencia y humildad para sobrellevarlas, a la vez que las ofrezco por las benditas ánimas de purgatorio, por los enfermos y agonizantes, por los que no tienen trabajo, por los discapacitados, en fin, por los que sufren en esta vida, para que Tu paciencia nos alcance y salgamos adelante para alabanza y gloria de tu nombre y para alcanzar contigo la dicha eterna, Amén….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *