Ejercicios humildes

Jesucristo:

1. Hijo, no puedes permanecer siempre en el deseo fervoroso de las virtudes, ni perseverar en el más alto grado de la contemplación; sino que es necesario por el vicio original, que desciendas alguna vez a cosas bajas, y también a llevar la carga de esta vida corruptible, aunque te pese y fastidie. Mientras lleves el cuerpo mortal, sentirás tedio e inquietud de corazón. Es preciso, pues, mientras vives en carne, gemir muchas veces por el peso de la carne, porque no puedes ocuparte perfectamente en los ejercicios espirituales en la divina contemplación.

2. Entonces conviene que te emplees en ejercicios humildes y exteriores, consolándote con hacer buenas obras; y espera mi venida y la visita del cielo con firme confianza; sufre con paciencia tu destierro, y la sequedad del espíritu, hasta que otra vez yo te visite, y seas libre de toda congoja. Porque te haré olvidar las penas, y que goces de gran serenidad interior. Yo extenderé delante de ti los prados de las Escrituras, para que, dilatado tu corazón, corras la carrera de mis mandamientos. Entonces dirás: No son comparables las penas de este tiempo con la gloria que se nos descubrirá.

19 pensamientos sobre “Ejercicios humildes

  1. Excelente estos artículos es verdad a veces me persiguen pensamientos desalentadores desalentadores pero jesus me hace olvidar mis penas y me hace gozar de serenidad como si no las tuviera me ha llegado hondo esta verdad a todos nos pasa en algun momento. Muchas gracias esta lindo.

  2. Excelente estos artículos es verdad a veces me persiguen pensamientos desalentadores desalentadores pero jesus me hace olvidar mis penas y me hace gozar de serenidad como si no las tuviera me ha llegado hondo esta verdad a todos nos pasa en algun momento. Muchas gracias esta lindo.

  3. Excelente estos artículos es verdad a veces me persiguen pensamientos desalentadores desalentadores pero jesus me hace olvidar mis penas y me hace gozar de serenidad como si no las tuviera me ha llegado hondo esta verdad a todos nos pasa en algun momento. Muchas gracias esta lindo.

  4. Gracias por este espacio pues a veces m e cuesta aceptar que soy humana y no poseo perfeccion como tal.

  5. Gracias por este espacio pues a veces m e cuesta aceptar que soy humana y no poseo perfeccion como tal.

  6. Gracias por este espacio pues a veces m e cuesta aceptar que soy humana y no poseo perfeccion como tal.

  7. no estoy de acuerdo con el mensaje, siempre debemos de estar alejados y al tanto de no caer en la tentación, porque ahi se encuentra Satanás al acecho de toda alma que flaqueé

  8. Ven Señor mío, sácame de mi desierto y sequedad de espíritu; dame fortaleza para aguantar mi aridez espiritual con la esperanza de que pronto, muy pronto, estarás conmigo y yo contigo…Quédate con nosotros y parte para nosotros el pan; que tu presencia sea la luz que ilumina mi camino, amén…

  9. Yo, como Santa Teresa de Ávila…

    Nada te turbe,
    Nada te espante,
    Todo se pasa,
    Dios no se muda,

    La paciencia
    Todo lo alcanza;
    Quien a Dios tiene
    Nada le falta:
    Sólo Dios basta.

    Gloria a Dios…

  10. Cuanta razón hay en este escrito; los momentos de espiritualidad son simplemente maravillosos, más lamentablemente escasos y de corta duración, mientras transcurre nuestra vida terrenal.

    Es preciso hacer ejercicios espirituales frecuentemente y a partir de lo más simple para entrar en armonía con Dios a través de su Espíritu, dominar nuestra naturaleza humana cuya sensualidad demanda constantemente nuestras distracciones y sentimientos terrenales, alejándonos de nuestros orígenes de seres hechos a la imagen y semejanza de Dios.

    Pongámonos en sus manos que Él, si así lo quiere, nos transformará en sus vasos comunicantes, a través de su Hijo Jesucristo por medio de su Espíritu Santo… Amén…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *