Cómo la verdad habla dentro del alma sin sonido de

El Alma:

1. Habla, Señor, porque tu siervo escucha. Yo soy tu siervo, dame entendimiento, para que sepa tus verdades.

Inclina mi corazón a las palabras de tu boca: descienda tu habla así como rocío.

Decían en otro tiempo los hijos de Israel a Moisés: Háblanos tú y oiremos: no nos hable el Señor, porque quizá moriremos.

No así, Señor, no así te ruego: sino más bien como el Profeta Samuel, con humildad y deseo te suplico: Habla, Señor, pues tu siervo oye.

No me hable Moisés, ni alguno de los Profetas; sino bien háblame Tú, Señor Dios, inspirador y alumbrador de todos los Profetas: pues Tú solo sin ellos me puedes enseñar perfectamente; pero ellos sin Ti ninguna cosa aprovecharán.

2. Es verdad que pueden pronunciar palabras; mas no dan espíritu.

Elegantemente hablan; mas callando Tú no encienden el corazón.

Dicen la letra; mas Tú abres el sentido.

Predican misterios; mas Tú ayudas a cumplirlos.

Muestran el camino; pero Tú das esfuerzo para andarlo.

Ellos obran por de fuera solamente; pero Tú instruyes y alumbras los corazones.

Ellos riegan la superficie; mas Tú das la fertilidad.

Ellos dan voces; pero Tú haces que el oído las perciba.

3. No me hable, pues, Moisés, sino Tú, Señor Dios mío, eterna verdad, para que por desgracia no muera y quede sin fruto, si solamente fuere enseñado de fuera y no encendido por adentro.

No me sea para condenación la palabra oída y no obrada, conocida y no amada, creída y no guardada.

Habla, pues, Tú, Señor; pues tu siervo oye, ya que tienes palabras de vida eterna.

Háblame para dar algún consuelo a mi alma, para la enmienda de toda mi vida, y para eterna alabanza, honra y gloria tuya.

4 pensamientos sobre “Cómo la verdad habla dentro del alma sin sonido de

  1. BELLISIMO TEXTO!sobre todo para quièn no entiende las miles de formas que el SEÑOR HABLA AL ALMA ENAMORADA,ENTREGADA,a la oraciòn, realmente INIGUALABLE,para enviarlo a TODAS LAS PAGINAS DE INTERNET A TODOS LOS CORREOS DEL MUNDOOOO!

  2. Para oír al Señor hay que aquietar los ruidos interiores,dejando que su paz nos invada.
    Entonces, y solo entonces, podremos escuchar la voz de Aquel que nos ama…

  3. Habla Señor, que tu siervo escucha…
    Por la mañana hazme oír tu voz…
    Quédate con nosotros y parte para nosotros el pan…
    Amen…

  4. Tus palabras son palabras de Vida Eterna…
    Habla Señor, que tu siervo escucha…
    Por la mañana hazme oír tu voz…
    Quédate con nosotros y parte para nosotros el pan…
    Amen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *