Un día el demonio habló a la Virgen María

En la instrucción de la beatificación de San Francisco de Sales, declaró como testigo una de las religiosas que le conoció en el primer monasterio de la Visitación de Annecy. Refirió que en una ocasión llevaron ante el obispo de Ginebra (Monseñor Carlos Augusto de Sales, sobrino y sucesor de San Francisco en la sede episcopal) a un hombre joven que, desde hacía cinco años, estaba poseído por el demonio, con el fin de practicarle un exorcismo.

Los interrogatorios al poseso se hicieron junto a los restos mortales de San Francisco. Durante una de las sesiones, el demonio exclamó lleno de furia: «¿Por qué he de salir?». Estaba presente una religiosa de las Madres de la Visitación, que al oírle, asustada quizá por el furor demoníaco de la exclamación, invocó a la Virgen: «¡Santa Madre de Dios, rogad por nosotros…». Al oír esas palabras –prosiguió la monja en su declaración– el demonio gritó más fuerte: «¡María, María! ¡Para mí no hay María! ¡No pronunciéis ese nombre, que me hace estremecer! ¡Si hubiera una María para mí, como la que hay para vosotros, yo no sería lo que soy! Pero para mí no hay María».

Sobrecogidos por la escena, algunos de los que estaban presentes rompieron a llorar. El demonio continuó: «¡Si yo tuviese un instante de los muchos que vosotros perdéis…! ¡Un sólo instante y una María, y yo no sería un demonio!».

(Tomado de Federico Suárez, “La pasión de Nuestro Señor Jesucristo”, pág. 219-221).

0 pensamientos sobre “Un día el demonio habló a la Virgen María

  1. LO encuentro que es como para pensar y reflexionar es fuerte pero no se si creerle al demonio si no seria asi o no le creo que seria mejor *-*

  2. LO encuentro que es como para pensar y reflexionar es fuerte pero no se si creerle al demonio si no seria asi o no le creo que seria mejor *-*

  3. LO encuentro que es como para pensar y reflexionar es fuerte pero no se si creerle al demonio si no seria asi o no le creo que seria mejor *-*

  4. Primero hay que reflexionar y saber que hay quie decir si tenemos fe estaremos en el ente3ndimiento el pasado son lor recuerdos el presente es hoy y el futuro son los sueños

  5. Primero hay que reflexionar y saber que hay quie decir si tenemos fe estaremos en el ente3ndimiento el pasado son lor recuerdos el presente es hoy y el futuro son los sueños

  6. Primero hay que reflexionar y saber que hay quie decir si tenemos fe estaremos en el ente3ndimiento el pasado son lor recuerdos el presente es hoy y el futuro son los sueños

  7. La verdad, es que el padre de la mentira como es conocido el demonio siempre intentarà engañarnos, pero tambien es cierto que nosotros teniendo a nuestra Madre la Virgen Marìa a veces la olvidamos por hacer otras cosas que nos pierden y destruyen nuestra alma, la juventud de hoy en dìa a perdido la fe, por eso vivimos como vivimos en todo el mundo, oremos siempre como lo hizo Jesùs para no caer en tentaciòn.

  8. La verdad, es que el padre de la mentira como es conocido el demonio siempre intentarà engañarnos, pero tambien es cierto que nosotros teniendo a nuestra Madre la Virgen Marìa a veces la olvidamos por hacer otras cosas que nos pierden y destruyen nuestra alma, la juventud de hoy en dìa a perdido la fe, por eso vivimos como vivimos en todo el mundo, oremos siempre como lo hizo Jesùs para no caer en tentaciòn.

  9. La verdad, es que el padre de la mentira como es conocido el demonio siempre intentarà engañarnos, pero tambien es cierto que nosotros teniendo a nuestra Madre la Virgen Marìa a veces la olvidamos por hacer otras cosas que nos pierden y destruyen nuestra alma, la juventud de hoy en dìa a perdido la fe, por eso vivimos como vivimos en todo el mundo, oremos siempre como lo hizo Jesùs para no caer en tentaciòn.

  10. Maria nuestra madre preciosa, nos ama tanto que lo único que nos pide es oración y ayuno, son mandatos divinos, tomemoslos mu en cuenta

  11. Maria nuestra madre preciosa, nos ama tanto que lo único que nos pide es oración y ayuno, son mandatos divinos, tomemoslos mu en cuenta

  12. Maria nuestra madre preciosa, nos ama tanto que lo único que nos pide es oración y ayuno, son mandatos divinos, tomemoslos mu en cuenta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *