Reflexión – Ascensión del Señor

Enhorabuena, Señor, por tu triunfo.

Has ascendido y eres

lo más alto que existe.

Has batido el record absoluto

de amor a la humanidad.

También a mí me gusta el triunfo,

el hacer carrera y el éxito,

pero soy muy diferente a Ti.

Cuando yo gano, otros pierden.

Cuando ganas Tú, ganamos todos.

Lo mío suele ser un éxito

frente a otros hombres.

Lo tuyo es una victoria

para todos los hombres.

Enséñame, Señor, a no subir

a costa de los demás.

Enséñame a servir a todos

deportivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *