TikTok: 3 reglas que padres e hijos deben conocer y aplicar

Las nuevas aplicaciones de medios sociales pueden ser muy divertidas, pero no olvidemos enseñar a nuestros hijos a mantener la seguridad y la precaución en línea

TikTok es una red social que últimamente está cobrando mucho protagonismo entre los adolescentes y jóvenes. Es un espacio virtual donde sus usuarios cantan, actúan, bailan y comparten vídeos.

Esta red social de propiedad china se estrenó en septiembre de 2016 y es en la actualidad una de las más populares. En agosto, su aplicación superó los 2 mil millones de descargas globales e informó de casi 700 millones de usuarios activos solamente en julio. Son números vertiginosos.

Los que crean vídeos y los cuelgan en la plataforma son llamados tiktokers y algunos tienen millones de seguidores. Por lo general, su premisa es bastante sencilla, ya que parecen decir: “Nuestra imaginación nos hace libres y lo pasamos muy bien”.

Para ayudar a nuestros niños a usar esta red social correctamente, tenemos que aprender sus elementos básicos.

Cómo funciona y quién la usa

Es muy fácil de usar. Una vez te descargas la aplicación en tu móvil, puedes crear y compartir videoclips musicales de entre 15 y 60 segundos de duración y luego esperas a los ‘me gusta’ o los comentarios.

En general, los usuarios de esta plataforma son jóvenes –algunos muy jóvenes, entre 6 y 16 años– y muchos son totalmente inconscientes de los riesgos que corren al exponerse tan ingenuamente en Internet.

Aquí hay 3 normas que considerar aplicar para que nuestros hijos usen esta plataforma de forma segura e inteligente:

1 – NO PUBLIQUES INFORMACIÓN SENSIBLE

Quizás parezca contradictorio, porque TikTok va precisamente de eso, de mostrarte al mundo, pero nunca deberías revelar dónde vives o dar información detallada sobre tus hábitos, estilo de vida, información de contacto y demás. Mantener privada la información personal es la primera norma que hay que aprender antes de usar cualquier medio social. No sabemos quién nos está viendo o cómo podría usar nuestra información sensible.

Si permitimos a nuestros hijos usar TikTok, está bien hacerlo de forma original y creativa, pero con precaución. Sobre todo en el caso de los niños pequeños, que deberían usarla bajo la atenta supervisión de su padre o madre.

2 – RECUERDA QUE, UNA VEZ PUBLICADO, YA NO NOS PERTENECE

Cada vez que subimos un vídeo, hacemos un comentario o realizamos cualquier acción en los medios sociales, ese contenido básicamente se vuelve propiedad del medio. Incluso cuando lo borramos, quizás no lo hayan suprimido totalmente de la plataforma.

Incluso si el medio social elimina realmente el contenido o la información, no podemos saber o controlar cuántas personas verán o habrán visto nuestro vídeo, comentario, etc. Es facilísimo copiar contenido digital, tan sencillo como hacer una captura de pantalla o emplear otro dispositivo para hacer una foto o vídeo. Una vez está publicado, nunca sabemos dónde puede terminar.

3 – TEN CUIDADO CON LO QUE PUBLICAS

Teniendo en cuenta lo dicho antes, nunca deberíamos, ni siquiera en salas de chat privadas, hacer circular contenido que pudiera avergonzarnos a nosotros o a terceras partes de cualquier modo. Además de las posibles consecuencias legales, debemos recordar que cuando publicamos algo en Internet, perdemos el control sobre ello. Individuos, empresas, gobiernos, etc., están intentando constantemente meter sus manos en nuestra información privada, a menudo por motivos que, en el mejor de los casos, son desagradables y, en el peor, definitivos para nuestra vida. No hace falta que seamos paranoicos, pero sí precavidos.

Aunque mencionamos estas normas en el contexto de TikTok, lo cierto es que se aplican de igual modo a cualquiera de los demás medios sociales, además de correos electrónicos y otras formas de comunicación digital. Internet nos ofrece nuevas y vastas oportunidades de comunicación, creatividad y productividad, pero también nos expone a riesgos importantes.

Tenemos que ser conscientes de estos riesgos y criar a nuestros hijos para que sean cautelosos también, para que podamos disfrutar de los beneficios del mundo digital con la debida seguridad.

Es prudente ser precavidos, teniendo también en mente que los medios y las aplicaciones sociales no son malos del todo, ¡sino que pueden ser también una fuerza para el bien!

Por Umberto Macchi
es.aleteia.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *