Atención sacerdotal durante el Coronavirus: medidas de prudencia

 Aunque la situación concreta de cada lugar es diversa, ofrecemos algunas posibles medidas de prudencia durante el periodo de alerta sanitaria, especialmente en aquellos sitios donde las autoridades civiles y eclesiásticas han establecido normas para frenar la expansión de la pandemia.

Como la situación es incierta y cambiante, es bueno extremar la prudencia al proponer algunas soluciones prácticas, pues la sensibilidad de las personas es distinta y el modo de interpretarlas también varía en cada zona.

Aquello que determinen las autoridades para cada lugar será lo más prudente.

Aquí se recogen experiencias de algunos países con un grado de confinamiento elevado:

Desplazamientos

En algunos sitios la experiencia ha sido que el sacerdote acude a los lugares de atención sacerdotal en coche, por evitar contagio.

Salud del sacerdote

Si el sacerdote tiene alguna enfermedad o síntomas leves, como tos o congestión nasal, debe evitar celebrar o confesar a un lugar; también por dar tranquilidad a las personas que residen ahí.

Celebración de la Misa

  1. Lavarse las manos antes de celebrar, con jabón y/o desinfectante.
  2. Distribuir la Comunión en la mano cuando haga falta.
  3. Si lo ve oportuno, usar desinfectante antes de distribuir la Comunión, después de haberse purificado los dedos.

Confesión

  1. En lo posible confesar en un lugar donde que esté bien ventilado.
  2. Establecer una razonable distancia entre confesor y penitente.
  3. Si se usa el confesionarios, disponerlo para que tenga una membrana sintética que impida pasen los agentes patógenos.
  4. Para reducir desplazamientos, se puede prever de modo que se tengan confesiones inmediatamente unos minutos antes y después de Misa.

Dificultad para acceder a la confesión

Para los que se confiesan con frecuencia y no pueden salir de casa, les puede servir tener en cuenta los últimos documentos que ha publicado la Penitenciaría Apostólica, en los que, entre otras cosas, recuerda el valor de la contrición perfecta en orden al perdón de los pecados.

Link a: (Nota de la Penitenciaría Apostólica sobre el Sacramento de la Reconciliación en la actual situación de pandemia) y se concede indulgencias por ciertos actos de piedad ofrecidos por el fin de la epidemia, con la voluntad de cumplir las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del Santo Padre), apenas sea posible Link a: (Decreto relativo a la concesión de indulgencias especiales a los fieles en la actual situación de pandemia).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *