Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El encanto de la Vejez

Francisco Lucas Mateo Seco
17 octubre 2016
Sección: Tercera edad

vejezinter

«Al atardecer se levantará para ti una especie de luz meridiana, y cuando creyeres que estás acabado, te levantarás cual estrella matinal. Estará lleno de confianza por la esperanza que te aguarda»(Job 11, 17-18)

SER ANCIANO implica haber vivido una prolongada existencia, encontrarse al final de un largo viaje, quizá demasiado cansado. La ancianidad es también tiempo de despedidas. Las cosas y los afanes le van dejando a uno. También la gente querida que ha partido antes que nosotros. Con frecuencia, como recuerda Ovidio, se siente el abandono de quienes más nos debían. La ancianidad es antesala natural de la muerte y del juicio divino; antesala, según el plan de Dios, del gozo y descanso eternos. Pero no se puede olvidar que la ancianidad pertenece todavía al tiempo del peregrinaje terreno. Es, por tanto, tiempo de prueba, tiempo de hacer el bien, tiempo de labrar nuestro destino eterno, tiempo de siembra. No puede concebirse la vejez como una época fácil de nuestra vida. A los trabajos propios del peregrinaje sobre la tierra —eso es la vida humana— se suman la progresiva pérdida de fuerzas, la inercia de cuanto se ha obrado anteriormente, los característicos defectos de la vejez contra los que es necesario luchar, los inconvenientes que plantea este siglo nuestro tan inhumano.

Es inevitable envejecer; pero no se puede ser buen anciano —y son tan necesarios— sin mucha gracia de Dios y sin una continua lucha personal. Por ello, la vejez, que es tiempo de serena recogida de frutos, puede ser también tiempo de naufragios. Se atribuye al general De Gaulle esta descripción amarga de la ancianidad: «La vejez es un naufragio.» La frase debe calificarse en ocasiones como de muy justa. No es sólo un naufragio de las fuerzas físicas o una disminución paulatina de las mismas fuerzas morales: inteligencia y voluntad. Es un naufragio de todo el hombre. Digamos que en la vejez puede revelarse con todas sus fuerzas —y sin piadosas vendas que lo oculten—el naufragio de toda una vida. Tantas veces el estrepitoso derrumbamiento moral de la vejez muestra que se naufragó en la adolescencia, en la juventud, en la madurez. Metido en la corriente de la vida, se intentó almacenar, como el cocodrilo, las pequeñas piezas cobradas en sórdidas cacerías, y el paso del tiempo lo único que hace es difundir su olor a podrido.

En oposición a la adolescencia —que es tiempo de promesas y de esperanzas, tiempo en que el ensueño desdibuja los perfiles de las cosas y de las acciones—, la ancianidad es tiempo de recuento, de verdad desnuda, de examen de conciencia. Y aquí radica no poco de su utilidad y de su grandeza. Digamos que la misma debilidad de la vejez es su mayor fuerza y, a una mirada cristiana, uno de sus principales encantos.

Y no es que sea aceptable la concepción heideggeriana del hombre como un ser-para-la-muerte, un ser que alcanzase su realización en la propia destrucción. Quédese esto para quienes conciben al hombre como un ser vomitado con la amargura de quien se cree hijo del azar y no de una omnipotente y amable sabiduría creadora. E1 hombre no es fruto del azar. Su misma estructura material ha sido delineada por la sabiduría amorosa del Creador; infundióle Dios un alma inmortal, capaz de conocer y de amar trascendiendo lo efímero, capaz de desear una vida y un amor eternos. El hombre fue creado para vivir, y no para envejecer o morir.

Y sin embargo, la misma debilidad de la vejez —que es un mal, en cuanto que es carencia de vida— es su mayor fuerza. Lejanos ya los sueños de la adolescencia y los delirios de la juventud, el anciano puede enfrentarse a la verdad con una sobriedad y con un realismo superiores a los de las demás épocas de la vida. Se hace así más fácil descubrir con una nueva nitidez lo que es importante y lo que es intrascendente, distinguir lo fugaz de lo que permanece. La ancianidad pertenece al ciclo vital humano. Antesala de la muerte, la vejez prepara para el encuentro definitivo con Dios, para ese juicio divino que va a recaer sobre toda nuestra existencia.

La debilidad inherente a la vejez ayuda a despojarse de todo vano afán, de toda estúpida soberbia. Si a lo largo de la existencia el hombre superficial ha podido olvidarse de su humilde origen, de que ha sido hecho, de que es una débil criatura, la vejez le otorga una oportunidad inmejorable para volver al sentido común, a la contemplación de las realidades elementales. La ancianidad facilita el cumplimiento de aquella primera regla del ideal apolíneo —conócete a ti mismo—, expresión que en su sentido inicial quería decir: conoce tus limitaciones, tu condición mortal respecto a los inmortales, para que no te rebeles contra ellos. En definitiva, es buena época la ancianidad para que Dios siga colmando aquel deseo suplicante que formulaba San Agustín: Domine, noverim me, noverim te; que me conozca a mí, que te conozca a Ti, Señor.

La ancianidad es tiempo de recoger frutos y tiempo de siembra. Siendo un mal, Dios la ha permitido, porque de ella pueden surgir bienes superiores. E1 dolor, la soledad, la sensación de impotencia, se convierten —tantas veces— en imprescindible colirio para curar los ojos del alma y abrirlos a las realidades trascendentes. También la ancianidad está bajo la mano providente y amorosa de nuestro Padre Dios.

La medicina divina es enérgica, pero el hombre sigue siendo hombre y libre: puede no aprovecharla. Es posible que quien naufragó a lo largo de toda su vida naufrague también en esta última época, ya cercana la última batalla entre el pecado y Dios, en que se juega la suerte eterna. El proceso de involución, que se inició con el primer pecado y que ha podido irse acelerando —generalmente por la pereza y la soberbia—, puede seguir avanzando, y la egolatría terminar en un lamento estéril por el ídolo caído. Se avanzaría así, casi inexorablemente, hacia el endurecimiento total del corazón, precursor del infierno. Y es que la ancianidad, como toda época de la vida, puede ser bien vivida o mal vivida; pero es una época quizá fatigosa —¿cuál no lo es?—, en la que Dios nos espera, nos asiste, llama a la puerta de nuestro corazón, y en la que tiene más importancia de lo que a veces sospechamos la respuesta de nuestras libres decisiones.

No es la vejez una época vacía o inútil. Es época de lucha ascética, de heroísmo, de santidad. A pesar de la decadencia física, la gracia de Dios rejuvenece el alma con fuerzas sobrenaturales, hacienda la santidad tan asequible como en la adolescencia.

Pero decíamos que, a una mirada cristiana, la ancianidad tiene un encanto especial, como la niñez, la enfermedad o la pobreza. En efecto, si cada hombre es Cristo, los débiles lo son especialmente. Dios, que es misericordioso con todas sus criaturas, siente una ternura especial por las más desamparadas. Los enfermos, los niños, los ancianos son de una forma especial el mismo Cristo que nos sale al encuentro. Resuenan con fuerza eterna aquellas palabras del Maestro en la descripción del juicio final: «Venid, benditos de mi Padre, entrad a poseer el reino que os está preparado desde el principio del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber (…); estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; (…) En verdad os digo, cuantas veces se lo habéis hecho a uno de los más pequeños de estos mis hermanos, a mí me lo habéis hecho» (Mt. 25, 34-40)

Los ancianos constituyen en realidad una parte importante del tesoro humano y sobrenatural de la humanidad entera. La picaresca de un mundo deshumanizado —precio inherente al ateísmo— se esfuerza en poner de relieve que los ancianos son una carga, subrayando sus defectos. A este triste materialismo hedonista sólo hay un yugo que no le parece insoportable: la esclavitud a placeres desnaturalizados en un frenesí cada vez más insaciable.

No es verdad que los ancianos sean inútiles o constituyan una carga difícil de soportar, aunque a veces su misma debilidad material les convierta en ocasión de que los hombres y la sociedad entera practiquen con ellos la virtud de la caridad en cumplimiento de unas dulces obligaciones que, casi siempre, dimanan de estricta justicia. ¡Ellos, en cambio, aportan tantas cosas con su presencia! Nos dieron mucho, cuando se encontraban en plena fuerza; nos lo dan ahora, en el ocaso de su vida, con su presencia venerable, con su sufrimiento silencioso, con su palabra acogedora. Privar a la humanidad de los ancianos sería tan bárbaro como privarle de los niños. Dios cuenta con los ancianos para el bien de todos nosotros. Ellos son útiles en tantas cosas humanas; son útiles, sobre todo, en el aspecto sobrenatural. Forman parte del Cuerpo Místico de Cristo, que es la Iglesia, y lo enriquecen con su santidad, con su oración, con sus sacrificios. Si ninguna vida es inútil a los ojos de Dios, mucho menos puede serlo la de aquellos que sufren física o moralmente. Estas vidas, en las que se refleja con especial vigor la Cruz de Cristo, adquieren a la mirada divina un relieve y un valor inexpresables.

Los ancianos, vivificados par la gracia de Dios, pueden ejercer ese «sacerdocio real» de que habla San Pedro (1 Pedr 2, 5 ), ofreciendo su vida —unidos a Cristo— como acción de gracias, como impetración, como reparación. La vida, entonces, se ennoblece, y el alma descubre horizontes de universalidad insospechados. Se puede palpar lo certero de esta afirmación de monseñor Escrivá de Balaguer: «Si sientes la Comunión de los Santos —si la vives— serás gustosamente hombre penitente. Y entenderás que la penitencia es gaudium etsi laboriosum —alegría, aunque trabajosa—, y te sentirás aliado de todas las almas penitentes que han sido, y son y serán» (Camino, n. 548~.

Es la vejez tiempo de sufrimiento, tiempo de santidad, tiempo de hacer el bien. Es la vejez, también, tiempo de despedida; y en las despedidas se suelen decir las cosas más importantes. No es la vejez —no puede ser— tiempo de jubilación en lo que se refiere a la ayuda humana y sobrenatural a los demás. Aunque las circunstancias han cambiado, permanecen en su sustancia las mismas obligaciones y los mismos lazos entrañables que fuimos adquiriendo durante la vida. Ningún bien nacido puede recordar a sus padres, ya ancianos, sin conmoverse. Cuando la muerte nos los arrebata, sentimos una irreparable pérdida, nos duele la orfandad, aunque les sabemos en el cielo. No es sólo la sensación lógica de haber perdido la tierra donde hundíamos nuestras raíces; es, por encima de eso, el claro convencimiento de que con ellos se nos ha ido el cariño más desinteresado, de que hemos perdido nuestra mejor custodia. Nos damos cuenta, quizá demasiado tarde, de que, a pesar de su invalidez, eran nuestro mejor tesoro, de que con su presencia nos hacían mucho bien. Nos conforta la seguridad de que, ahora de una forma invisible, nos siguen custodiando desde el cielo, de que conservamos los mismos vínculos, ahora más queridos y beneficiosos. Y nos queda el orgullo de que en ningún momento, ni siquiera en los de su mayor postración, nos fueron inútiles. Su rostro deseado, surcado por las arrugas de tantos sufrimientos, es ahora una de esas pequeñas luces que iluminan indeficientemente la noche de nuestra vida. De su mano —que antaño nos enseñó a andar— y de la mano de Santa María, que es Madre del Amor Hermoso, del temor, de la ciencia y de la santa esperanza (cfr Eccli. 24, 24), podemos aprender —aún en nuestra misma ancianidad— esas lecciones que son las que más importan, las que orientan toda la vida hacia su verdadero centro: hacia esa Hermosura, esa Bondad y ese Poder indeficientes de nuestro Padre-Dios; hacia esa fecundidad del espíritu que no mengua cuando el vigor de la carne muere.

Comentarios
30 Comentarios en “El encanto de la Vejez”
  1. Eliana Paredes Dijo:

    Me encanto el articulo sobre los ancianos, tengo 87 años, y como que me trasmitio optimismo, confianza, gracias.

  2. Eliana Paredes Dijo:

    Me encanto el articulo sobre los ancianos, tengo 87 años, y como que me trasmitio optimismo, confianza, gracias.

  3. Eliana Paredes Dijo:

    Me encanto el articulo sobre los ancianos, tengo 87 años, y como que me trasmitio optimismo, confianza, gracias.

  4. Luz Marina Dijo:

    Lindisimo esto y de mucha reflecion,para estos dias,ojala nuestros hijos,analizaran la importancia,de sus viejos y asi no habria tanta indiferencia. GRACIAS

  5. juan pablo valdiviezo castro Dijo:

    lindisimo ese comentario yo tengo 93 años y estoy como si nada, yo creo que voy a llegar mas lejos

  6. juan pablo valdiviezo castro Dijo:

    lindisimo ese comentario yo tengo 93 años y estoy como si nada, yo creo que voy a llegar mas lejos

  7. juan pablo valdiviezo castro Dijo:

    lindisimo ese comentario yo tengo 93 años y estoy como si nada, yo creo que voy a llegar mas lejos

  8. evelyn sofia Dijo:

    esta reflexion sobre la vejes. para que si es posible lo distribuyas a los demas.. diacono tomas.

  9. Maritza I. Ortega Dijo:

    Extraordinario articulo,tanta enseñanza también para nosotros los hijos, para entender a nuestros padres y los que gozan de sus abuelos,realmente ellos son parte de la sabiduria de Dios.

  10. Maritza I. Ortega Dijo:

    Extraordinario articulo,tanta enseñanza también para nosotros los hijos, para entender a nuestros padres y los que gozan de sus abuelos,realmente ellos son parte de la sabiduria de Dios.

  11. Maritza I. Ortega Dijo:

    Extraordinario articulo,tanta enseñanza también para nosotros los hijos, para entender a nuestros padres y los que gozan de sus abuelos,realmente ellos son parte de la sabiduria de Dios.

  12. Teresa Livoti Dijo:

    ¡Verdaderamente precioso! Tenemos que vivirlo y asimilarlo para transmitirlo a aquellos ancianos que queremos mucho, pero que no pueden comunicarse con nosotros por internet. Este mensaje les llenará de alegria sabiéndose valorados y comprendidos en lo que justamente son.

  13. leticia navarro Dijo:

    Gracias por este artículo, es buneo para reflexionar sobre los abuelitos que tenemos en casa, lo que todavía no entiendo por qué en muchas ocasiones me a tocado ver la indiferencia de los jóvenes hacia los ancianos, entiendo que se llegan a molestar con sus padres, pero los ancianos son muy apapachadores y hasta en cierto momento alcahuetes de los nietos pero en su mayoría sufren de indiferencia no solo por los nietos sino también por sus hijos, voy a difundir esto con mis amistades y en casa para que ya la piensen mejor. Muchas gracias y suerte.

  14. Angelica Morales de Chavez Dijo:

    Esta reflexion me hizo darme cuenta que a mis 70 años me estas pasando algo así y que con la ayusa de Dios lo vivire cin alegria

  15. Mariella Koechlin Dijo:

    Para compartir…

  16. dori camus Dijo:

    tengo muuchos interrogantes y al leer esto me ha relajado mi hija tiene cancer con 41 años y dos hijas,todo lo dejo en manos de Dios.

  17. karla Dijo:

    hola, soy karla tengo 27 años, he llorado leyendo, este artículo, muchos recuerdos llegaron a mi mente las conversaciones en las que no se sentia el tiempo, en aquellas vigilias compartidas con mi abuela…su espiritualidad marcó mi vida… ella me enseñó a orar… desde aqui le pido a DIOS les conceda miles de BENDICIONES para todos los abuelitos y las abuelitas con y sin nietos o con nietos postizos… y a mi abuelita que en algun lugar ella me mira y me escucha… GRACIAS SEÑOR TODO PODEROSO por concedernos la GRACIA de que estos seres maravillosos nos acogen amorosamente…. por compartir nuestras vidas con ellos….

  18. Evangelina Dijo:

    Es cierto la ancianidad pertenece al ciclo vital humano.No solo es tiempo de recoger frutos y de siembra.Es tiempo de reflexión, autocrítica, arrepentimientos y aceptación.
    También hay que reconocer que es tiempo de jubilación de algunos aspectos de la vida , pero no de LA VIDA.
    Obervo que con la edad o en la ancianidad , las características personales se acentúan ,llamensé fortalezas o debilidades. Lo que viene a desmistificar aquello que “todos los abuelitos son buenos “.

  19. Alicia de la Torre Dijo:

    El encanto de la velez

  20. Anel Serrano Dijo:

    Me ha llegado el mensaje, tengo unos padres que Gracias a Dios me quieren mucho y con su trabajo y dedicación a la familia me han enseñado a vivir dignamente mi vida, ahora ha llegado la etapa de su vejez, sin embargo, como tienen a Dios de guía, hace que su vida sea más sencilla de vivirse. QUE DIOS LES CONSERVE SU SALUD Y LES SIGA DANDO LA SABIDURÍA Y EL AMOR CON EL QUE SIEMPRE NOS HAN EDUCADO. GRACIAS POR LOS PADRES QUE ME HAS REGALADO, SEÑOR!!!!

  21. Maria Elena Gonzalez Dijo:

    QUÉ LINDO! HE TENIDO UNA MADRINA QUE ME HA AYUDADO A VER A LA VEJEZ COMO UN TIEMPO LLENO DE ALEGRÍA, NO COMO “UN NAUFRAGIO”, SINO COMO UN TIEMPO DE DONACION, DE SERVICIO A LOS DEMÁS. A MI TIA CHELA: GRACIAS!!!

  22. Enrique Dijo:

    Felicitaciones por el excelente Artículo sobre la vejez. Ojala todos todos lo puedan leer, porque a ese nivel de vida todos, naturalmente llegaremos. Pero la vejez,entendida como parte del ciclo de la vida humana. Esta etapa, no siempre es de debilidad o decadencia de las fuerzas físicas, al contrario es la etapa de la libertad, de la fuerza vital para orientar mucho mejor nuestras facultades mentales y espirituales, más que las físicas. En esta etapa tenemos más cercanía a Dios y a todas las fuerzas espirituales, que durante nuestra vida las tenemos olvidadas o las rechazamos, tal como lo manifiesta Jesús en Jn.15,20-21 NO HICIERO CASO DE MIS ENSEÑANZAS, TAMPOCO HARAN CASO DE LA DE UDS. En esta etapa de la vejez, se reconoce la autenticidad de las enseñanzas de Cristo. Lamentablemente esta situación no se produce en todos los ancianos, por su actitud soberbia y no existencia de humildad.
    Dios los bendiga.

  23. Nelly Dijo:

    Me gusto el tema sobre la ancianidad, trabajo en una casa de ancianos y realmente es muy triste y conmovedor por lo que ellos están casi abandonados por sus familiares
    Sólo pido a Dios que tambien abra los corazones , los entiendan y den mucho paciencia y amor a las personas que trabajan en los asilos del mundo entero.

  24. ana maria romero Dijo:

    Me encantò y me animò. Es tan real el hecho de que ya han partido quienes nos han amado desinteresadamente y que siguen custodiàsndonos desde el Cielo. Y que nos han dado la oportunidad de estar màs cerca del rostro de Cristo. Sinceramente, todo el srtìculo es genial.
    Gracias!!!!!

  25. Eva Sánchez Dijo:

    Ayer cumplí 60 años, me miré al espejo y me dije: Eva llegaste, dale gracias a Dios y se las dí. Ofrecí lo que soy y como soy al Autor de mi vida. Hoy encuentro este excelente artículo como regalo. Es tan cierto lo que dice aquí. Tengo a mi Madre de 95 años, ciega, Alzheimer, diabética…ella es un ejemplo de”te ceñiran y te llevarán a donde no quieres” pero…ella es tan especial…y les digo NO HAGAMOS QUE NOS TENGAN LÁSTIMA SI NO RESPETO”

  26. Carmen Veliz Dijo:

    Tengo 71 años y escribo esto llorando xq siento que estas palabras llegaron como un bálsamo a mi corazón. Gracias por este artículo. Amo esta etapa de mi vida xq pude descubrir la sabiduria y el amor de Dios, que te da fuerzas para soportar las limitaciones y los dolores que las enfermedades te provocan.

  27. rafael inciarte bracho Dijo:

    Muchas frases u oraciones contiene este largo artículo que tiene el mérito de no cansar en su lectura. Como persona de la Tercera Edad he tomado muchas notas para hacerlas rodar.Es verdad que la Vejez es tiempo de dolor, de sufrimientos, de soledades, de quienes se olvidan de la deuda de amor para con quienes dieron todo de manera desinteresada por los demás cuando estaban en plena fuerza. Es tiempo también para hacer de la ancianidad un tiempo de reflexión profunda, de introspección, para hacer un recuento de la vida y conocerse a sí mismo. Es tiempo para cultivar la santidad haciendo el bien a los demás; en esto no ser un jubilado. La Vejez tiene utilidad. La Vejez nunca es para sentirnos inútiles. Pobre de una humanidad que aplique la cultura del descarte a los ancianos por considerarlos una carga. Bárbara es la humanidad, si se priva de sus ancianos y de sus niños. Un excelente artículo.

  1. Personas mayores: Una etapa única para rendirse a la verdad | Aleteia – Spanish
  2. El encanto de la Vejez - Estilo de vida - Aleteia.org | Español
  3. El encanto de la Vejez | Noticias de Aleteia



Untitled Document
 

css.php