Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Oración de Santo Tomás Moro


16 junio 2009
Sección: Santos clásicos

Dame, Señor, un poco de sol,

algo de trabajo y un poco de alegría.

Dame el pan de cada día, un poco de mantequilla, una buena

digestión y algo para digerir.

Dame una manera de ser que ignore el aburrimiento, los lamentos y

los suspiros.

No permitas que me preocupe demasiado

por esta cosa embarazosa que soy yo.

Dame, Señor, la dosis de humor suficiente como para encontrar la

felicidad en esta vida y ser provechoso para los demás.

Que siempre haya en mis labios una canción, una poesía o una

historia para distraerme.

Enséñame a comprender los sufrimientos

y a no ver en ellos una maldición.

Concédeme tener buen sentido,

pues tengo mucha necesidad de él.

Señor, concédeme la gracia,

en este momento supremo de miedo y angustia, de recurrir al gran

miedo

y a la asombrosa angustia que tú experimentaste en el Monte de los

Olivos

antes de tu pasión.

Haz que a fuerza de meditar tu agonía,

reciba el consuelo espiritual necesario

para provecho de mi alma.

Concédeme, Señor, un espíritu abandonado, sosegado, apacible,

caritativo, benévolo, dulce y compasivo.

Que en todas mis acciones, palabras y pensamientos experimente el

gusto de tu Espíritu santo y bendito.

Dame, Señor, una fe plena, una esperanza firme y una ardiente

caridad.

Que yo no ame a nadie contra tu voluntad, sino a todas las cosas en

función de tu querer.

Rodéame de tu amor y de tu favor.

"Ten, pues, buen ánimo, hija mia, y

no te preocupes por mí, sea lo que

sea que me pase en este mundo.

Nada puede pasarme que Dios no

quiera. Y todo lo que él quiere, por

muy malo que nos parezca, es en

realidad lo mejor".

*****

"Aunque estoy convencido, mi

querida Margarita, de que la maldad

de mi vida pasada es tal que

merecería que Dios me abandonase

del todo, ni por un momento dejaré

de confiar en su inmensa bondad.

Hasta ahora, su gracia santísima me

ha dado fuerzas para postergarlo

todo: las riquezas, las ganancias y la

misma vida, antes de prestar

juramento en contra de mi

conciencia".

Santo Tomás Moro

Carta escrita en la cárcel a su hija Margarita


1. Santo Tomás Moro nació en Londres en 1477. De vasta cultura clásica se graduó en leyes. Contrajo matrimonio dos veces. Su brillante carrera culminó en 1529 cuando fue nombrado Canciller por Enrique VIII. Pero su oposición al divorcio del rey le obligó a renunciar al mismo tres años más tarde. Su firme rechazo a reconocer la supremacia espiritual del rey sobre el papa le condujo finalmente a la prisión en la Torre de Londres. Finalmente el 6 de julio de 1535 fue decapitado. Su fiesta se celebra el 22 de junio. Su ejemplo de político insobornable mereció que el 31 de octubre de 2000 fuera proclamado por Juan Pablo II, patrón de los gobernantes y políticos.

www.mercaba.org

Comentarios
5 Comentarios en “Oración de Santo Tomás Moro”
  1. LUPE Dijo:

    ME ARECE UNA ORACIÓN PRECIOSA ,SENCILLA ,SINCERA Y… COMPLETA .PIDE
    A DIOS POR EL CUERPO, EL ÁNIMO, EL ALMA, LA FELICIDAD PERSONAL ACCIÓN ,EL TRABAJO Y EL BENEFICIO QUE SE LE PUEDE HACER A LOS DEMÁS…

    ME LLENA DE TERNURA EL QUE PIDA UN POCO DE SOL …YO TAMBIÉN LO NECESITO PARA VIVIR . A PARTIR DE AHORA ME ACORDARÉ DE ÉL EN MIS ORACIONES

  2. Maria Isidra Dijo:

    Me parece una persona excepcional, profundamente confiado a la Santa Voluntad de Dios. Entregado, valiente y consecuente con su Fe y sus principios inamovibles.
    Ademas de humilde, pide a nuestro Señor, sus gracias, y su asistencia en las pruebas.
    Un Santo, que gran Padre para sus Hijas e hijos y esposa.

  3. Julio Dijo:

    Verdaderamente un Tipazo, en lo humano y un Santazo en lo espiritual

  4. Rett Dijo:

    Lo recordé porque me acordé de la santidad diaria.

  5. C. de Paz Dijo:

    Me ha gustado recordar esta oración tan humana y tan alegre… a pesar de saber lo que le esperaba, Tomas Moro conociendo -como conocía- el temperamento de su asesino Enrique VIII….

    Me encantan los santos alegres. Siempre he pensado que es un error retratarlos con caras tristes y los ojos en blanco. No. La santidad es alegre, porque nos hace v er las pequeñas alegrías de cada día.

    Y su “Utopía” sería la nueva Civitas Dei. !!!Ojalá!!!




Untitled Document
 

css.php