Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Las personas no somos imagen, somos dignidad

SheilaMorataya
15 diciembre 2015
Sección: Blog, Sheila Morataya

SOMOSDIGNIDADLa que escribe sabe muy bien que no es la ropa, ni los zapatos, ni la bolsa, ni el maquillaje, ni la bisutería o las joyas, y menos andar a la última moda el elemento principal de la imagen. Es más, las personas no tenemos imagen, lo que tenemos es dignidad. Aquilino Polaino-Lorente lo expresa así: “Es cierto que las personas se manifiestan y que esas manifestaciones constituyen, en un cierto sentido, algo que las representan. Pero la persona ni “tiene” una imagen, ni “es” una imagen. El ser de la persona trasciende la imagen en que se representa. La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la comunión con Dios. El hombre es invitado al diálogo con Dios desde su nacimiento; pues no existe sino porque, creado por Dios por amor, es conservado siempre por amor; y no vive plenamente según la verdad si no reconoce libremente aquel amor y se entrega a su Creador” (Catecismo, 27). Desde mi experiencia, la mayoría de personas que acuden a mi práctica como coach y orientadora familiar, ignora esto último. No relacionamos que vestirse para los cristianos implica pensar primero en que si las vestiduras que llevamos tienen alguna conexión que como creyente tengo con Dios a lo largo de mi vida. Hasta a nosotros los cristianos nos atrapa este mundo de la publicidad con sus anuncios espectaculares que se nos meten a través de los ojos con musas modernas y Adonis perfectos invitándote: “mira si no te luces esta capa para esta temporada, estarás totalmente out. ¿Ya viste la última colección de Urban Decay? Casi quedo en bancarrota! Y para navidad por favor, quiero la paleta #1y #2 de Naked o el Nuevo brazalete de David Yurman” ¿No te parece que una persona que vive pensando en lo que va a comprar para sentirse bien con ella misma, para que los demás le admiren o incluso le quieran, ha caído completamente en ésta trampa consumista que imponen la moda? Entonces, piensa, ¿me visto para los demás o me visto y me cuido parque estoy consciente de mi dignidad y con ello busco agradar a Dios y agradecerle por mi belleza? Fui modelo, maestra de modelos y experta en desfiles de modas. Sigo siendo tan apasionada de la belleza, el arreglo personal, como el día en que descubrir mi vocación al llamado mundo de la imagen. Siempre que surge la oportunidad, disfruto de enseñar las reglas de un guardarropa básico, caminar sobre una pasarela con elegancia y aprender a maquillarse y a comer con refinamiento como el primer día en que hice mi incursión en el mundo de la imagen personal. Claro, ahora conozco en qué consiste la estructura de la persona y estoy consciente de la profunda dignidad que cada uno tiene como ser humano.

La Miss Universo entro a través de mis ojos a la tierna edad de 8 años y ya lo sabes, los seres humanos grabamos imágenes, por eso es muy importante que cuidemos lo que nuestros niños ven y leen. Pues a mí a esa tierna edad, me quedo grabada en la memoria esa imagen espectacular de la forma de caminar sobre la imponente y luminosa pasarela de las Misses, sus trajes de baño, sus vestidos largos de noche, sus peinados, su seguridad al hablar, su belleza. Fue allí donde nació mi vocación a ser modelo, era lo único que quería y lo logré: estudié en los Estados Unidos y abrí una escuela en mi país. Luego de haber tenido una escuela y agencia de modelos por años y vivir metida en el mundo de los concursos de belleza y los desfiles de moda, puedo asegurarte que la imagen, o esto que llamamos imagen, no es más que el adoctrinamiento de los medios de comunicación, que apuntaban casi siempre a la mujer pero que ahora son igualmente agresivos con sus campañas hacia los hombres para que cada uno crea que valer y ser amado y aceptado radica en la forma en la que uno se mira físicamente y proyecta su imagen personal.

En realidad, al escribir éstas líneas recuerdo dos tipos de clientes que venían a mi escuela de modelaje: hombres o mujeres cuya belleza era extraordinaria al tipo de Penelope Cruz y Brad Pitt, y hombres o mujeres que se sentían pequeños, tímidos y poca cosa, personas que querían superarse o querían ayudar a sus hijos a superarse. Estudie modelaje siendo parte del Segundo grupo. Pensaba que si aprendía a caminar bien, me ponía delgada y esculpía mi cuerpo, aprendía a maquillarme a la perfección, me compraba la ropa más costosa que pudiera y que mostrara el nombre de la marca, me convertiría en una mujer de carácter, en una mujer segura de sí misma, al estilo de Santa Teresa de Jesús y Juana de Arco o Juan Pablo II. De ésta forma no tenía en cuenta que tener carácter implica tener virtudes humanas: disciplina, orden, aprovechamiento del tiempo, responsabilidad, templanza. Ellas son fundamentales para permitir que la gracia se derrame y empape la humanidad de forma óptima. La dignidad de la persona humana se eleva, se perfecciona por medio de la correcta formación de sus potencialidades humanas, voluntad e inteligencia. Por razones que no voy a explicar aquí, no tuve los mejores referentes en mi infancia de virtudes humanas y donde estas no existen, no puede haber verdadera autotrascendencia[1]. Mis padres eran muy buenos y nos amaban, sin embargo ellos tampoco habían sido formados en estas virtudes por sus padres.

Seguramente te estarás preguntando ¿qué tienen que ver las virtudes humanas y la forma en que se proyecta uno a los demás (imagen)? Si no todo, tiene mucho que ver. La forma en que realizamos las cosas, como nos entregamos a la tarea o al trabajo profesional, como nos comportamos y tratamos a los demás habla de nosotros pero no de nuestra imagen, sino de nuestra dignidad. De un caballo, por ejemplo, no se dice que de buena imagen sino que tiene una buena estampa. Evidentemente en los animales, la imagen se transforma en estampa (Polaino-Lorente) y yo pienso, “y los caballos no tienen un ser, no son un ser”. Ahora que soy madura y miro desde mis ojos de juventud aquellos sueños que fabrique en mi imaginación, comprendo que también fui de esas personas que “sacrifican su ser a la imagen, que sustituyen el ser a la imagen que desean representar, que ofrendan como un holocausto en el altar de la popularidad, él éxito o el dinero o el poder – el ser a la imagen” (Polaino-Lorente). ¡Qué mal vivimos cuando ignoramos que no somos imagen, las personas somos dignidad! La manera en que nos presentamos ante los demás es nuestra tarjeta de presentación, esto es cierto,   pero como hijos de Dios que dice “así luce un hijo de Dios, una hija de Dios”. De manera que no es empeñarse con hacer ejercicio para parecerse a Beyonce o Belescoso (el modelo español), ni vestirse para impactar por la marca o el corte del traje que se ha elegido. Es simplemente armonizar desde el interior que es rico en vida interior: “la oración es la hazaña más sublime del espíritu humano” como escribe Edith Stein.

Dignidad y carácter forman un binomio

Yo digo que estar consciente de la dignidad de uno, es vivir con carácter. ¿Y qué es tener carácter?

1- Tener carácter es ser fiel a un conjunto de principios que rigen nuestra vida. Estos principios quedan plasmados en la forma en que nos comportamos, trabajamos, somos responsables, vestimos, maquillamos y peinamos. Y hasta bailamos y sonreímos.

2- Tener carácter es el arte de aprender a controlar nuestros estados emocionales y mantener la estabilidad de temperamento no de acuerdo a las circunstancias, sino a una forma de vida que yo misma cultivo día a día desde mi interior. A su vez, nuestro temperamento se ve manifestado en nuestras actitudes, los gustos que tengamos al vestirnos, peinarnos y maquillarnos.

3- Tener carácter es ejercitar nuestra propia voluntad. La que nos dice que soy una persona que puede aprender a ser dueña y señora de sí misma. Por lo tanto, poseo la libertad interior de escoger una forma habitual de comportamiento y no me convierto en esclava o esclavo de la moda llevando mis años con alegría y dignidad.

4- Tener carácter es no dejarse llevar por sentimentalismos, así como estar decidida a ser una mujer fuerte y completa sin dejar por eso de ser femeninas. Por tanto me controlo ante eventos fuertes y tengo la opción de ser versátil y creativas con lo que me pongo. Lo mismo aplica a los hombres.

5- Es dar a las cosas la importancia que tienen (carácter). No es la ropa la que me hace parecer importante (imagen). Es sólo el complemento y la extensión de mí misma/o. La ropa es la que sella con broche de oro mis habilidades en relaciones humanas ya que manifiesta el respeto que siento por los otros. De esta manera podemos ver la relación tan cercana que hay entre carácter e imagen.

Vivimos en una época en donde la imagen es muy importante. ¿Se te olvida que hoy nos valoran por el número de seguidores que tenemos en las redes sociales? Vivimos en un mundo más visual que nunca, cuya característica principal es el consumismo, pero el carácter (dignidad) cuenta y trasciende mucho más allá que la imagen. Además, el carácter aunque no lo parezca, también es visual ya que constantemente estamos hablando con nuestro cuerpo. La forma en que miramos a los demás, sonreímos, saludamos, caminamos, nos paramos, responden a la manifestación pura de nuestra forma de ser, sin importar a que te dediques: ama de casa, profesionista, religiosa, enfermera, secretaria, estudiante, odontólogo, ingeniero o contador.

Mi recomendación final es que antes de preocuparte por tu imagen, la ropa que te pones, el peso, el cabello, las uñas y el maquillaje, ocúpate en conocer y re-conocer que eres dignidad, alguien que posee una categoría superior y único ser en la creación que tiene capacidad para adquirir un carácter estable y armonioso de manera que el arreglo personal sirva únicamente para embellecer el magnetismo y aplomo que proviene de tu interior. Te vas a ir haciendo mayor y la belleza será sustituida por la dignidad de tu presencia, alguien con un nombre, un ser único e irrepetible. Ahora sabes que no eres imagen, las personas somos dignidad, la que te da ser hijo de Dios.

Recuerda que la primera formadora es la madre,

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
sheilamorataya.co

[1] La facultad de ir más allá de las emociones, dimensión espiritual de la persona.

Comentarios
7 Comentarios en “Las personas no somos imagen, somos dignidad”
  1. Hilda de Morataya Dijo:

    Gracias por esta información de tanta ayuda para nosotros , Dios te siga ilumando.

  2. MARTHA H. GURROLA ZAMORA Dijo:

    Gracias es bellisimo el articulo paso por momentos muy dificiles con mi familia reelere para gravar en mi mente y corazon quien soy.

  3. maria Dijo:

    Has escrito un excelente articulo. Se que de aplicarlo a nuestra vida diaria ayudara a muchas personas. Exito siempre y adelante. GRACIAS

  4. Sheila Morataya Dijo:

    Mucho animo amiga. Rezare por ti.

  5. Luis Dijo:

    Brillante artículo, Sheila! Ojalá llegue a mucha gente.

  6. Maru de Morataya Dijo:

    Siempre me has dicho: te ves como te sientes…y yo trato de cultivar cada virtud en mi ser para que mi reflejo sea siempre el mejor. Tambien me has dicho: tu hijo, tu espejo… y mi Amado Esposo y yo queremos que nuestras hijas sean reflejo de Amor…del Amor de Dios y de nuestro amor. Gracias por compartir escritos tan hermosos!!

  7. Sheila Morataya Dijo:

    Gracias por sus comentarios




Untitled Document
 

css.php