San Martín de Porres

Fray Martín de Porres, el mulato «santo de la escoba».

San Martín de Porres fue un fraile dominico peruano mulato. De origen humilde y de dificil condición por su color pudo ingresar al convento. Dedicó su vida al cuidado de los enfermos de la ciudad de Lima y a experimentar con remedios herbolarios nativos de Perú que curaron a muchas personas. Es un santo muy popular entre los Latinoamericanos.

 

El santo mulato nació en Lima en 1579 de padre español y madre panameña. De caballero y mulata nació el santo. Tardó su padre en reconocerlo pero al final asintió, teniendo de todas formas que partir dejando al pequeño al cuidado de su madre. Son misteriosos los caminos del Señor: no fue sino un santo quien lo confirmó en la fe de sus padres. Fue Santo Toribio Mogrovejo, segundo arzobispo de Lima y actual patrono del Episcopado Latinoamericano, quien hizo descender el Espíritu sobre su moreno corazón, corazón que el Señor fue haciendo manso y humilde como el de su Madre. Martín aprendió el oficio de barbero y también algo de medicina. El muchacho era inteligente, y fue tal su amor por los hermanos que no tardó en aprender para poderlos servir mejor. Desde niño sentía predilección por los enfermos y los pobres en quienes reconocía sin duda el rostro sufriente de su Señor. A los quince años la gracia recibida y el ardor por vivir más cerca de Dios en servicio completo a sus hermanos humanos lo impulsó a pedir ser admitido como donado en el convento de los dominicos que había en Lima.

Pronto la virtud del moreno dejó de ser un secreto. Su servicio como enfermero se extendía desde sus hermanos dominicos hasta las personas más abandonadas que podía encontrar en la calle. Su humildad fue probada en el dolor de la injuria, incluso de parte de algunos religiosos dominicos. Incomprensión y envidias: camino de contradicciones que fue asemejando al mulato a su Reconciliador. En 1603 le fue concedida la profesión religiosa y pronunció los votos de pobreza, obediencia y castidad. Hombre de gran caridad, unía a su incesante oración las penitencias más duras. Era mucho el amor, eran poco el sueño y la comida, lo sostenía la oración, la infinita misericordia de Dios. Es muy probable que haya conocido a Santa Rosa de Lima. El Señor tiene sus caminos, y los tuvo de dolor y alegría para nuestro mulato. Así nos ama el Señor, como a su Madre.

La virtud del santo, su intensa vida espiritual, sostenían su entrega, pero sin duda alguna, aquello que más recuerda el pueblo de Lima son sus numerosos milagros. A veces se trataba de curaciones instantáneas, en otras bastaba tan sólo su presencia para que el enfermo desahuciado iniciara un sorprendente y firme proceso de recuperación. Muchos lo vieron entrar y salir de recintos estando las puertas cerradas. Otros lo vieron en dos lugares distintos a un mismo tiempo. Todos, grandes señores y hombres sencillos, no tardaban en recurrir al socorro del santo mulato: «yo te curo, Dios te sana» decía Martín con grande conciencia del inmenso amor del Señor que ha gustado siempre de tocar el corazón de los hombres con manos humanas.

Enfermero y hortelano herbolario, Fray Martín cultivaba las plantas medicinales que aliviaban a sus enfermos. Su amor humilde y generoso lo abarcaba todo: su amabilidad con los animales era fruto de su inmenso amor por el Creador de todas las cosas. El pueblo de Lima venera hoy su dulce y sencilla imagen, con su escoba en la mano dando de comer, de un mismo plato, a perro, ratón y gato.

Tras una vida de honda respuesta a la gracia de Dios, de intensa y perseverante entrega vividas al calor de la caridad y el sacrificio, ya a los sesenta años de edad, Fray Martín cayó enfermo y supo de inmediato que había llegado la hora de encontrarse con el Señor. El pueblo se conmovió, y mientras en la calle toda Lima lloraba, el mismo virrey fue a verlo a su lecho de muerte para besar la mano de quien decía de sí mismo ser un perro mulato, tal era la veneración que todos le tenían. Poco después, mientras se le rezaba el credo, besando el crucifijo con profunda alegría, el santo partió. Pero esta partida no lo alejó de su pueblo quien esperanzado le reza a diario aguardando su tierna intercesión y agradeciendo sus milagros. Fray Martín de Porres, el mulato «santo de la escoba» fue canonizado el 6 de mayo de 1962 por el Papa Juan XXIII.

28 pensamientos sobre “San Martín de Porres

  1. Deseo la oracion de intersecion por mi salud.Estoy pronta a recibir Tratamiento para la tiroide y me siento nerviosa.Le pido oracion para que la obra maravillosa de santo mas precioso siga propagandose.Primero Dios despues San Martin.Gracias

  2. desearia me informaran donde poder visitar la imagen de san martin de porres en barcelona ciudad es muy importante para mi

  3. bueno yo estoy haciendo un tabajo que me mandaron sobre san martin de porres y me encanto saber sobre el y quisiera saber de mas santos

  4. para mi lo poco que conosco de este santo limeño, es el ejemplo de vida que nos deja con su humildad y su gran corazon para alvergar tanto amor para los mas nesecitados, en tal sentido su imagen la instalare en un lugar donde se nesecita paz comprension y estoy segura quepor la intersecsion de el este se logrará, porfa a quien pueda enviarme mas informacion hacerlo al correo [email protected]

  5. Para mi lo poco que conosco del santo limeño, es un ejemplo de vida que nos deja con su humildad y su gran corazón para albergar tanto amor para los mas necesitados, en tal sentido su imagen la instalaré en un lugar donde se necesita paz y comprension, estoy segura que por la interseccion de él, esto se logrará, por favor a quien pueda enviarme más información hacerlo al correo [email protected]

  6. Me encanta la ternura y la grandeza en la simplicidad. Desde hace muchísimos años ha sido un santo que me ha transmitido mucho amor y me ha cuestionado en mis momentos de orgullo.
    Si no conceis la película de Fray Escoba, os la recomiendo. cómo nos dirigen hacia la humildad.

  7. por favor .. necesito que si alguien tiene algo referido a san martin de porrees , me lo pasen .. lo estoy investigando , por favor … si tienen algo este es mi correo :
    [email protected] xfas espero q me puedan ayudar lo mas pronto posible … u.u…..

  8. Vivo en una residencia de la tercera edad, 2 hermana que estaban conmigo han muerto. Pido oraciones por ellas.
    Pido la Intercesión de San Martin de Porres, para que me toque algún premio, y, pueda salir del bache económico. Que vuelva a oir y ver bien.Que me desaparezc la distensiń de abdomen, y, volver a andar con seguridad.
    Me gustaría recibir estampas de los santos canonizados por Benedicto XVI este mes

  9. Estoy muy preocupada por mi hijo que esta confinado en estos momentos, estaba yo durmiendo cuando de momento me encuentro en un lugar donde alguien me da una
    estampa, cuando la volteo es de San Martin de Porres, cuando me despierto voy rapido a la computadora y busco y encuentro su oracion asi como a quienes proteje, mi hijo es barbero, inmediatamente comenze a hacer sus oraciones, Realmente esto es un mensaje de Nuestro Señor. Gracias solo queria que ustedes supieran sobre este suceso.

  10. es el mejor sitio que he visto en mi vida

    espero que sigan asi como estan

    y saben porque lo digo

    pues porque nunca en le mundo ha havido algo asi

    felicitaciones

    ¡ ustedees pueden !

    espero que les guste

    mi comentario

  11. Que lleguen las bendiciones de San Martín de Porres a todos, a todos.
    Sobresalía por su la humildad. Ejerció constantemente su vocación pastoral y misionera. La situación de pobreza y abandono moral que padecían muchos fue su constante preocupación. Fundó el Asilo y Escuela de Santa Cruz para reunir a todos huérfanos y limosneros y ayudarles a salir de su penosa situación. Fue abstinente y vegetariano. Dormía sólo dos o tres horas, mayormente por las tardes. Usó siempre un simple hábito de cordellate blanco con una capa larga de color negro. La personalidad carismática de Martín hizo que fuera buscado por personas de todos los estratos sociales. Uno de los episodios más conocidos de su vida es que hacía comer del mismo plato a un perro, un ratón y un gato en completa armonía. Se le atribuyó también el don de la sanación, de los cuales quedan muchos testimonios, siendo los más extraordinarios la curación de enfermos desahuciados. «Yo te curo, Dios te sana» .El Papa Juan XXIII que sentía una verdadera devoción por Martín de Porres, lo canoniza en la Ciudad del Vaticano el 6 de mayo de 1962 ante una multitud de cuarenta mil personas procedentes de varias partes del mundo nombrándolo «Santo Patrono de la Justicia Social», La gente le llama ‘Martín, el bueno’.»
    Patrono de la paz universal,de los enfermos,de la protección a los animales

  12. Tras una vida de honda respuesta a la gracia de Dios, de intensa y perseverante entrega vividas al calor de la caridad y el sacrificio, ya a los sesenta años de edad, Fray Martín cayó enfermo y supo de inmediato que había llegado la hora de encontrarse con el Señor. El pueblo se conmovió, y mientras en la calle toda Lima lloraba, el mismo virrey fue a verlo a su lecho de muerte para besar la mano de quien decía de sí mismo ser un perro mulato, tal era la veneración que todos le tenían. Poco después, mientras se le rezaba el credo, besando el crucifijo con profunda alegría, el santo partió. Pero esta partida no lo alejó de su pueblo quien esperanzado le reza a diario aguardando su tierna intercesión y agradeciendo sus milagros. Fray Martín de Porres, el mulato “santo de la escoba” fue canonizado el 6 de mayo de 1962 por el Papa Juan XXIII.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *