Santoral 5 de julio | San Antonio María, San Miguel de los Santos,Santas Teresa Jinjie y Rosa Chen Anjie, Beato Elías

San Antonio María Zacaría, presbítero (1502-1539)

Nació en Cremona, al Norte de Italia en 1502.  Quedó muy pronto huérfano de padre. Tuvo una madre muy piadosa, que incluso rehusó un nuevo matrimonio para dedicarse más a la educación de su hijo.  De ella aprendió una sólida piedad, austeridad y caridad.

Se distinguió desde muy joven por su compasión hacia los menesterosos y desvalidos.  Fue esto lo que le movió a estudiar medicina en Padua.  Así curaría a los enfermos, sobre todo a los más pobres, y aprovecharía para instruirles en la religión y atender a la salvación de las almas.  Su piedad y su generosidad fueron despertando en él la vocación sacerdotal.  Así, su entrega sería más completa.  Mucho influyó también en esta decisión su amor a la Virgen, a quien había consagrado su virginidad.  El futuro apóstol y reformador aspiraba sobre todo a reproducir la imagen del apóstol Pablo, gran enamorado de Cristo.  A los 26 años era ordenado sacerdote, con el alma llena de planes para gloria de Dios.  El año de 1533 fundó en Milán, con otros dos sacerdotes, una congregación llamada de «Clérigos de San Pablo», para socorrer a los necesitados.  Su apostolado, más que por la elocuencia, se distinguía por la austeridad y mortificación de su vida.  También fundó una congregación femenina, para que se dedicaran a la protección y socorro de las jóvenes en peligro.  San Carlos Borromeo se sirvió de ella para la reforma de los monasterios, elogiándole tanto que la llamó «La joya más preciosa de su mitra».  Apenas once años pudo ejercer su sacerdocio, pero con tal intensidad, con tanta caridad y celo, que mereció ser llamado «el Angel de Cremona y el Padre de la Patria».

La Eucaristía y la Pasión del Señor fueron las devociones que con mayor ardor trató de inculcar en el pueblo cristiano, y aún perduran todavía ciertas prácticas que él introdujo, como son el recuerdo piadoso de la Pasión y Muerte del Señor, al toque de las tres de la tarde de todos los viernes, y la práctica  de las cuarenta horas de adoración al Santísimo Sacramento.  San Antonio María entregó su alma a Dios el año 1539, a los 37 años de edad.  Fue canonizado por León XIII el año 1890.

San Miguel de los Santos (1591-1625)

Nació en  Vic, Cataluña, España, hijo de un notario.  Su primera vocación fue la de eremita solitario en el Montseny , pero por su corta edad, se lo prohibieron.  Tampoco los monasterios lo aceptaron, pero él no quiso esperar, y a los doce años consiguió que le admitieran en los trinitarios calzados de Barcelona. Luego cambia a una orden más estricta, los trinitarios descalzos. Se le nombró superior del convento de Valladolid y allí murió en olor de santidad  a los treinta y tres años de edad:  hombre de gobierno, escritor, místico y predicador. Es patrono de su ciudad natal.

Santas Teresa Jinjie y Rosa Chen Anjie (+1900)

Hermanas, vírgenes y mártires, atravesadas con lanzas, durante la persecución de los bóxers, por defender su virginidad y la fe cristiana.  Fueron canonizadas por Juan Pablo II el 1 de octubre del año 2000.

Beato Elías de Bourdeille (1415-1484)

Nació en Agonac, Francia, y desde muy joven sintió vocación al sacerdocio. 

Resultó ser un magnifico e incansable predicador, y a los 21 años lo eligieron obispo. Treinta años después el rey Luis XI pidió que ocupara la sede arzobispal de Tours, donde el rey residía habitualmente, y le pidió a Elías que fuera su confesor. Fue famoso por su celo apostólico, su austeridad y su bondad para con todos. 

* Propónte el día de hoy contestar con cortesía y amabilidad a cualquier pregunta que te hagan, por necia que te parezca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.