No escuchar

Dinámica para entender problemas que hay en la falta de comunicación.

NO ESCUCHAR

 

OBJETIVOS:

 

– Observar las dificultades en la comunicación.

– Observar actitudes que echamos en falta cuando queremos sentirnos escuchados y no sucede.

– Reflexionar sobre la actitud que tenemos cuando hablamos y sobre las actitudes que necesitamos para sentirnos escuchados.

 

PARTICIPANTES:

 

El número de participantes es indeterminado. Esta actividad se puede realizar en todo tipo de grupos, adaptándose a las necesidades del mismo (niños, adolescentes y adultos).

 

TIEMPO:

 

Aproximadamente 10 minutos.

 

MATERIAL:

 

No se necesita ningún tipo de material.

 

LUGAR:

 

Para ambientar la técnica, podemos realizarla en espacios abiertos.

 

PROCEDIMIENTO:

 

Se divide al grupo en dos subgrupos, a los cuales el animador dará una serie de indicaciones para que cada uno de los grupos desempeñe. Uno de los subgrupos va a desempeñar el papel de no escuchar. Intentarán cambiar de tema, sin escuchar al compañero e incluso sin acompañar la conversación. El otro subgrupo intentará contar su problema “muy personal”, sin saber la reacción de sus propios compañeros.

 

Una vez entendido todos su roles a desempeñar, se formarán parejas de distintos grupos. Los dos integrantes intentarán actuar según el papel que les ha sido asignado (“el que cuenta el problema” o “de no ser escuchado”).

 

OBSERVACIONES:

 

Estableceremos un tiempo para reflexionar sobre los sentimientos de los dos subgrupos: tanto de los que contaban el problema, como de los integrantes del grupo que no escuchaban.

No escuchar 

 

NO ESCUCHAR

 

OBJETIVOS:

 

– Observar las dificultades en la comunicación.

– Observar actitudes que echamos en falta cuando queremos sentirnos escuchados y no sucede.

– Reflexionar sobre la actitud que tenemos cuando hablamos y sobre las actitudes que necesitamos para sentirnos escuchados.

 

PARTICIPANTES:

 

El número de participantes es indeterminado. Esta actividad se puede realizar en todo tipo de grupos, adaptándose a las necesidades del mismo (niños, adolescentes y adultos).

 

TIEMPO:

 

Aproximadamente 10 minutos.

 

MATERIAL:

 

No se necesita ningún tipo de material.

 

LUGAR:

 

Para ambientar la técnica, podemos realizarla en espacios abiertos.

 

PROCEDIMIENTO:

 

Se divide al grupo en dos subgrupos, a los cuales el animador dará una serie de indicaciones para que cada uno de los grupos desempeñe. Uno de los subgrupos va a desempeñar el papel de no escuchar. Intentarán cambiar de tema, sin escuchar al compañero e incluso sin acompañar la conversación. El otro subgrupo intentará contar su problema “muy personal”, sin saber la reacción de sus propios compañeros.

 

Una vez entendido todos su roles a desempeñar, se formarán parejas de distintos grupos. Los dos integrantes intentarán actuar según el papel que les ha sido asignado (“el que cuenta el problema” o “de no ser escuchado”).

 

OBSERVACIONES:

 

Estableceremos un tiempo para reflexionar sobre los sentimientos de los dos subgrupos: tanto de los que contaban el problema, como de los integrantes del grupo que no escuchaban.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *