El Papa ante el coronavirus

El Papa ante el coronavirus

Rezar todos el Padre Nuestro

Hoy nos hemos dado cita, todos los cristianos del mundo, para rezar el Padrenuestro, la oración que Jesús nos enseñó.

Como hijos confiados nos dirigimos al Padre. Hacemos esto todos los días, varias veces al día; pero en este momento queremos implorar misericordia para la humanidad duramente golpeada por la pandemia del coronavirus. Y lo hacemos juntos, cristianos de todas las Iglesias y Comunidades, de cada tradición, de todas las edades, lenguas y naciones.

Rezamos por los enfermos y sus familias; por los trabajadores de la salud y los que los ayudan; por las autoridades, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los voluntarios; por los ministros de nuestras comunidades.

25/03/2020


En estos días de prueba, mientras la humanidad tiembla ante la amenaza de la pandemia, querría proponer a todos los cristianos que unan sus voces hacia el Cielo. Invito a todos los Jefes de las Iglesias y a los líderes de todas las comunidades cristianas, junto con todos los cristianos de las diferentes confesiones, a invocar al Altísimo, Dios omnipotente, rezando al mismo tiempo la oración que Jesús Nuestro Señor nos enseñó. Invito, por tanto, a todos a hacerlo varias veces al día, pero, todos juntos, a rezar el Padre Nuestro el próximo miércoles 25 de marzo a mediodía, todos juntos. Que, en el día en el que muchos cristianos recuerdan el anuncio a la Virgen María de la Encarnación del Verbo, el Señor escuche la oración unánime de todos sus discípulos que se preparan para celebrar la victoria de Cristo Resucitado.

Con la misma intención, el próximo viernes 27 de marzo, a las 18 horas, presidiré un acto de oración en el atrio de la basílica de San Pedro, con la plaza vacía. Desde ahora invito a todos a participar espiritualmente mediante los medios de comunicación. Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos al Santísimo Sacramento, con el que, al final daré la bendición Urbi et Orbi, a la que se unirá la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria.

A la pandemia del virus queremos responder con la universalidad de la oración, de la compasión, de la ternura. Permanezcamos unidos. Hagamos sentir nuestra cercanía a las personas más solas y más probadas. Nuestra cercanía a los médicos, a los profesionales de la salud, enfermeros y enfermeras, voluntarios… Nuestra cercanía a las autoridades que deben tomar medidas duras, pero para nuestro bien. Nuestra cercanía a los policías, a los soldados que buscan mantener el orden en las calles, para que se cumpla lo que el gobierno nos pide que hagamos por el bien de todos nosotros. Cercanía a todos.

22/03/2020


Sacerdotes con celo apostólico

En este momento está finalizando en Milán la misa que el Señor Arzobispo está celebrando para los enfermos, médicos, enfermeros y voluntarios. El Señor Arzobispo está cerca de su pueblo y también cerca de Dios en la oración. Me viene a la mente la fotografía de la semana pasada: él solo sobre el tejado del Duomo rezando a Nuestra Señora. Querría dar las gracias a todos los sacerdotes, la creatividad de los sacerdotes. Me llegan muchas noticias desde Lombardía sobre su creatividad… Es cierto, Lombardía está muy afectada. Hay sacerdotes que piensan en mil maneras de estar cerca del pueblo, para que el pueblo no se sienta abandonado; sacerdotes con el celo apostólico que han entendido bien que en este tiempo de pandemia no se puede ser como el don Abundio (el sacerdote miedoso y pusilánime de Los Novios de Alejandro Manzoni, n.de la r). Muchas gracias a vosotros, sacerdotes.

15/03/2020


El valor de la Comunión

En esta situación de pandemia, en la que nos toca vivir más o menos aislados, estamos invitados a redescubrir y profundizar el valor de la comunión que une a todos los miembros de la Iglesia. Unidos a Cristo nunca estamos solos, sino que formamos un solo Cuerpo, del cual Él es la Cabeza. Es una unión que se alimenta de la oración, y también de la comunión espiritual en la Eucaristía, una práctica muy recomendada cuando no es posible recibir el Sacramento. Digo esto para todos, especialmente para las personas que viven solas.

15/03/2020


A los que sufren

Estoy cerca con la oración de las personas que sufren la actual epidemia de coronavirus y a todos los que los atienden. Me uno a mis hermanos obispos para animar a los fieles a vivir este difícil momento con la fuerza de la fe, la certeza de la esperanza y el fervor de la caridad. Que el tiempo de Cuaresma nos ayude a todos a dar sentido al Evangelio en este momento de prueba y dolor.

8/03/2020


Los que están en la cárcel

«Recemos hoy por los hermanos y hermanas que están en la cárcel: ellos sufren mucho por la incertidumbre de lo que pasará dentro de la cárcel, y también pensando en sus familias, cómo están, si alguno está enfermo, si falta algo. Estemos cerca de los encarcelados, hoy, que sufren tanto en este momento de incertidumbre y de dolor.

19/03/2020


Médicos, personal sanitario y autoridades

Ayer recibí un mensaje de un sacerdote del bergamasco que pide que rece por los médicos de Bérgamo, Treviglio, Brescia y Cremona, que están al límite de trabajo; están dando su propia vida para ayudar a los enfermos, para salvar la vida de los demás. Y también rezamos por las autoridades; para ellos no es fácil gestionar este momento y muchas veces sufren incomprensiones. Los médicos, el personal sanitario, los voluntarios de la salud o las autoridades, en este momento son columnas que nos ayudan a salir adelante y nos defienden en esta crisis. Recemos por ellos.

20/03/2020


Renuevo mi cercanía a todos los enfermos y a los que los curan. Así como los numerosos trabajadores y voluntarios que ayudan a las personas que no pueden salir de su casa, y a los que van al encuentro de las necesidades de los más pobres y los sin techo. Muchas gracias por todo el esfuerzo que cada uno de vosotros está haciendo para ayudar en este momento tan difícil. Que el Señor os bendiga, que Nuestra Señora os guarde; y por favor no os olvidéis de rezar por mí.

15/03/2020


Familias que no pueden salir de casa

Hoy quisiera recordar a las familias que no pueden salir de casa. Quizá el único horizonte que tienen es el balcón. Y allí dentro, la familia, con los niños, los jóvenes, los padres…  Que sepan hallar el modo de comunicarse bien entre ellos, de construir relaciones de amor en la familia, y sepan vencer las angustias de este tiempo juntos, en familia. Recemos por la paz de las familias hoy, en esta crisis, y por la creatividad.

21/03/2020


Los que mueren solos

En estos días, escuchamos las noticias de tantos difuntos: hombres y mujeres que mueren solos, sin poder despedirse de sus seres queridos. Pensemos en ellos y recemos por ellos. Y también por las familias, que no pueden acompañar a sus seres queridos cuando mueren. Nuestra oración especial es por los difuntos y sus familiares.

22/03/2020


Con problemas económicos

Recemos hoy por las personas que por la pandemia están comenzando a sentir problemas económicos, porque no pueden trabajar y todo eso repercute en la familia. Recemos por la gente que tiene este problema.

23/03/2020


Personas heróicas

He tenido noticia de que en estos días han fallecido algunos médicos, sacerdotes, y no sé si alguna enfermera, porque se han contagiado, han pillado el virus porque estaban al servicio de los pacientes. Recemos por ellos, por sus familias, y doy gracias a Dios por el ejemplo de heroicidad que nos dan al cuidar a los enfermos.

24/03/2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *