Construir puentes sólidos | Relación ente suegra y nuera

Pbro. José Martínez Colín

1) Para saber

Dentro de la Biblia hay historias muy hermosas. Una de ellas es la de Rut, a la que se refirió el Papa Francisco para hablar de la belleza de los vínculos de amor entre familiares. El matrimonio crea nuevos vínculos de parentela. Este es el caso de Rut y su suegra Noemí. Este libro nos enseña que la juventud es capaz de dar de nuevo entusiasmo a la edad madura y, a su vez, la vejez es capaz de reabrir el futuro para la juventud herida.

La historia nos cuenta que Noemí tenía dos hijos casados que mueren, por lo que anima a sus nueras viudas a regresar con sus familias. Pero Rut, que no era judía, decide acompañarla a Israel. Gracias a su suegra, Rut rehacerá su vida, se casará y llegará a ser bisabuela del rey David.

2) Para pensar

Una leyenda china nos enseña una profunda lección.

Había un matrimonio joven: la esposa Lin y su marido Yan. La suegra de Lin era viuda y vivía con ellos, pero había dificultades entre ellas. Eran muy diferentes: Lin era muy activa y le molestaba que su suegra fuera lenta. A la suegra le molestaba que Lin no tuviera calma. La convivencia se hacía muy difícil.

Un día Lin ya no soportó más la idea de vivir con su suegra, y tomó una decisión muy mala: fue con el hierbero y sabio Huang, para deshacerse de ella. Huang, después de escucharla, le dio un ramillete: “Son hierbas muy venenosas. Pero para que te liberes de tu suegra, no las uses de una sola vez, pues levantarías sospechas. Mezclalas con la comida, poco a poco, y así irá muriendo lentamente. En pocos meses el veneno actuará, y morirá. Para evitar sospechas, trátala con mucho cariño. No discutas y ayúdala”. Lin volvió entusiasmada con el plan de asesinar a su suegra.

Durante muchas semanas Lin le sirvió a diario sus alimentos a su suegra, controlaba su temperamento, obedecía a su suegra y la trataba como si fuera su propia madre. La suegra, al sentirse querida, empezó a ser muy amable con ella. En pocos meses, la familia estaba cambiada. Al ser amable la suegra, Lin le tomó afecto. Entonces Lin regresó con el sabio Huang: “Por favor, evita que el veneno mate a mi suegra. Ya es una mujer agradable y la quiero como a mi madre”. El Maestro Huang sonrió: “Lin, no te preocupes. Tu suegra no cambió. Quien cambió fuiste tú. Las hierbas son vitaminas. El veneno estaba en tus actitudes, pero fue sustituido por el amor. Cada vez que le servías, el veneno iba saliendo de ti, hasta que se acabó. Eres libre del veneno del odio y ahora puedes amar a los demás”.

Se cumplió lo que proclama el amor cristiano en boca de San Juan de la Cruz: “Donde no hay amor, pon amor y sacarás amor”.

3) Para vivir

El Papa Francisco señala que está desprestigiada la figura de la suegra, e invita a proponerse hacerlas felices. Y a las suegras les previno cuidar la lengua, pues suele ser uno de los pecados más malos de las suegras. Rut enseña a querer a su suegra, haciéndola revivir; Noemí, a su vez, ayuda a Rut a recomenzar con esperanza su futuro. Los jóvenes han de agradecer lo recibido y los ancianos han de dar esperanza. El Papa pide que los jóvenes hablen con los ancianos, y los ancianos hablen con los jóvenes, para que se restablezca un puente fuerte, que sea medio de salvación, de felicidad.

([email protected])

29 de abril de 2022

 


Padre José Martínez Colín: Ingeniero en Sistemas por la UNAM, Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana y Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra.

Capellán del Colegio Chapultepec en Culiacán.

Lleva más de 20 años dando clases sobre todo de Lógica y Gnoseología en el Seminario de Culiacán.

Por 20 años a publicando artículos en varios periódicos del país, sobre todo comentando lo dicho por el Papa.

>> ver más artículos del P. José Martínez Colín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.