Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La tentación y el mal

Francisco Fernández Carvajal
21 julio 2008
Sección: Textos para la oración

La tentación es todo aquello -bueno o malo en sí mismo- que en un momento dado tiende a separarnos del cumplimiento amoroso de la voluntad de Dios

I. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, rogamos al Señor en la última petición del Padrenuestro.

Después de haber pedido a Dios que nos perdone los pecados, le suplicamos enseguida que nos dé las gracias necesarias para no volver a ofenderle y que no permita que seamos vencidos en las pruebas que vamos a padecer, pues «en el mundo la vida misma es una prueba ( … ). Pidamos, pues, que no nos abandone a nuestro arbitrio, sino que en todo momento nos guíe con piedad paterna y nos confirme en el sendero de la vida con moderación celestial. Y líbranos del mal. ¿De qué mal? Del diablo, de quien procede todo mal» (1).

El diablo, que existe, que no deja de rondar alrededor de cada criatura para sembrar la inquietud, la ineficacia, la separación de Dios. «Hay épocas -hacía notar el Papa Juan Pablo II- en las que la existencia del mal entre los hombres se hace singularmente evidente en el mundo. Aparece entonces con más claridad cómo los poderes de las tinieblas, que actúan en el hombre y a través de él, son mayores que el mismo hombre. Lo cercan, lo asaltan desde fuera.

»Se tiene la impresión de que el hombre actual no quiere ver ese problema. Hace todo lo posible por eliminar de la conciencia general la existencia de esos "dominadores de este mundo tenebroso", esos "astutos ataques del diablo" de los que habla la Carta a los Efesios. Con todo, hay épocas históricas en las que esa verdad de la Revelación y de la fe cristiana, que tanto cuesta aceptar, se expresa con gran fuerza y se percibe de forma casi palpable» (2).

Jesús, nuestro Modelo, quiso ser tentado para enseñarnos a vencer y para que nos llenemos de ánimo y de confianza en todas las pruebas. No es nuestro Pontífice tal que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas; antes, fue tentado en todo a semejanza de nosotros, fuera del pecado (3). Seremos tentados de una forma u otra a lo largo de la vida. Quizá más cuanto mayor sea nuestro deseo de seguir a Cristo de cerca. La gracia que hemos recibido en el Bautismo y ha aumentado por nuestra correspondencia se verá amenazada hasta el último momento en que dejemos este mundo. Hemos de estar alerta, con la vigilia del soldado en el campamento. Y hemos de tener siempre presente que nunca seremos tentados más allá de nuestras fuerzas (4).

Podemos vencer en toda circunstancia si huimos de las ocasiones y pedimos los auxilios oportunos. Y «si alguno aduce la excusa de que la debilidad de la naturaleza le impide amar a Dios, se le debe enseñar que El, que requiere nuestro amor, ha derramado en nuestros corazones la virtud de la caridad por medio del Espíritu Santo (Rom 5, 5); y nuestro Padre celestial da este buen espíritu a quienes se lo piden (cfr. Le 9, 13); y así, con razón le suplicaba San Agustín: Da lo que mandas, y manda lo que quieras. Y ya que está a nuestra disposición el auxilio divino ( … ), no hay por qué asustarse por la dificultad de la obra; porque nada es difícil para el que ama» (5).

La tentación en sí misma no es mala; es más, es una ocasión de mostrar al Señor que le amamos, que le preferimos a cualquier otra cosa, y medio para crecer en las virtudes y en la gracia santificante. Bienaventurado el varón -enseña la Escritura- que soporta la tentación, porque, probado, recibirá la corona de la vida, que Dios prometió a los que le aman (6).

Pero, aunque la prueba en sí misma no es un mal, sería una presunción desearla o provocarla de alguna manera. Y en sentido contrario, sería un gran error temerla excesivamente, como si no confiáramos en las gracias que el Señor nos tiene preparadas para vencer, si acudimos a Él en nuestra debilidad. «No te turbes si al considerar las maravillas del mundo sobrenatural sientes la otra voz -íntima, insinuante- del hombre viejo.

»Es "el cuerpo de muerte" que clama por sus fueros perdidos… Te basta la gracia: sé fiel y vencerás» (7).

II. Tentar -enseña Santo Tomás- no es otra cosa que tantear, poner a prueba. Tentar al hombre es poner a prueba su virtud (8). La tentación es todo aquello -bueno o malo en sí mismo- que en un momento dado tiende a separarnos del cumplimiento amoroso de la voluntad de Dios. Podemos padecer tentaciones que vienen de la propia naturaleza, herida por el pecado original e inclinada al pecado: nacemos con el desorden de la concupiscencia y de los sentidos. El demonio incita al mal, aprovechando esa debilidad y prometiendo una felicidad que él no tiene ni puede dar. Estad alerta y velad, advierte San Pedro, que vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda rondando y buscando a quien devorar 89). Sólo «quien confía en Dios no teme al demonio» (10).

Junto al diablo están aliados el mundo y nuestras propias pasiones, que nos acompañarán siempre. El mundo, en este sentido, está constituido por todo aquello que aleja de Dios: las criaturas que parecen vivir exclusivamente para su amor propio, su vanidad y su sensualidad; los que tienen los ojos puestos sólo en las cosas de la tierra: el dinero y un desordenado deseo de bienestar material, que se considera en la práctica como lo único que realmente vale la pena.

Para ellos, son locura y algo propio de siglos atrás el necesario desprendimiento de las cosas de la tierra, la amable austeridad cristiana, la castidad… La mortificaci6n voluntaria, sin la cual no se puede ir adelante en el seguimiento de Cristo, es mirada como necedad. Están incapacitados para entender las cosas de Dios, y querrían inculcar a los demás sus principios, un sentido de la vida en el que Dios no tiene lugar o bien ocupa un puesto muy alejado y secundario. Con palabras, y sobre todo con su ejemplo, se empeñan en llevar a otros por el camino ancho por el que ellos corren. A veces intentan desalentar al que quiere ser consecuente con los principios cristianos, y se burlan de su vida y de sus ideas.

Dios permite que seamos tentados porque persigue un bien superior. En su Providencia ha dispuesto que también de las pruebas saquemos provecho. A veces son un medio insustituible para acercarnos filialmente a Él.

La tentación es, frecuentemente, como una bengala que ilumina las profundidades del alma. En la tentación y en la dificultad podemos ver nuestra capacidad real de generosidad, de espíritu de sacrificio, de rectitud de intención…, y también la envidia oculta, la avaricia enmascarada bajo la fachada de falsas necesidades, la sensualidad, la soberbia…, la capacidad de mal que hay en cada uno. En esos momentos podemos crecer en el propio conocimiento y, como consecuencia, en la humildad. Nos hace ver lo débiles que somos y lo cerca que estaríamos del pecado -si el Señor no nos ayudara. Es más fácil entonces pedir auxilio y amparo. ¡Cuántas veces hemos de rezar, conscientes de lo que decimos, a nuestro Padre Dios: no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal!

Las pruebas nos enseñan a disculpar con más facilidad los defectos de los demás y a darnos cuenta de que, al fin y al cabo, es una mota de polvo lo que llevan en el ojo, en comparación con la viga que hemos visto en el nuestro. Por eso, nos ayudan a vivir mejor la caridad, a comprender más y a estar dispuestos a rezar y a prestar la cooperación y el socorro que están a nuestro alcance.

La tentación impulsa a crecer en las virtudes. Rechazar una duda contra la fe despierta un acto de fe; cortar una incipiente murmuración es crecer en el respeto a los demás; apartar con prontitud un mal pensamiento contra la castidad es ganar en finura en el trato con el Señor. Una época especialmente difícil en tentaciones, que se puede presentar en cualquier edad y momento de la vida interior, será una ocasión excelente para aumentar la devoción a la Virgen, para crecer en humildad, para ser más dóciles y sinceros en la dirección espiritual…

No debemos asustarnos ni desanimarnos. Nada nos separa de Dios si la voluntad no lo permite. Nadie peca si no quiere. Ese tiempo difícil, si el Señor lo permitiera, es época de adelantar mucho en la vida interior y de purificar el corazón.

La tentación puede ser una fuente inagotable de gracias y de méritos para la vida eterna. Porque eras acepto a Dios, fue necesario que la tentación te probara (11). Con estas palabras consoló el Ángel a Tobías en medio de su prueba. También han servido a muchos cristianos a la hora de sus tribulaciones.

III. Para vencer, hemos de pedir ayuda a Nuestro Señor, que está siempre de nuestra parte en la pelea. É1 lo puede todo: Confiad, Yo he vencido al mundo (12). Y, junto a Cristo, nosotros Podemos decir: Omnia possum in eo qui me confortat. Todo lo puedo en Aquel que me confortará 813). Dominus illuminatio mea et salus mea, ¿quem timebo? El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? (14).

Contamos en las tentaciones con el auxilio poderoso de los Ángeles Custodios, puestos por nuestro Padre Dios para que nos protejan siempre que lo necesitemos: Te enviará a sus ángeles para que no tropieces en piedra alguna (15). A ellos acudiremos con mucha frecuencia pidiéndoles ayuda, pero de modo especial en las tentaciones. El Ángel Custodio es un formidable amigo, presto a ayudarnos en los momentos de mayor peligro y necesidad.

Estamos alerta contra las tentaciones cuando cuidamos la oración personal, que evita la tibieza, y no dejamos la mortificación, que nos mantiene despiertos en las cosas de Dios. Somos fuertes cuando huimos de las ocasiones de pecar, por pequeñas que parezcan, pues sabemos que quien ama el peligro perecerá en él (16); cuando tenemos el día lleno de trabajo intenso, evitando la ociosidad y la pereza. Además, debemos tener en cuenta que es más fácil resistir al principio, cuando la tentación se insinúa, que si permitimos que vaya tomando cuerpo, «pues entonces no dejamos pasar al enemigo de la puerta del alma. Por esto se suele decir: "resiste a los principios; tarde viene el remedio cuando la llaga es vieja"» (17). Aunque, incluso cuando ida llaga es vieja», se puede, con humildad, encontrar el remedio oportuno.

Combatimos eficazmente las tentaciones manifestándolas con toda sinceridad en la dirección espiritual, pues mostrarlas es ya casi vencerlas. Y si acudimos a la Virgen, Nuestra Señora, siempre saldremos vencedores, aun de las pruebas en que nos sentíamos más perdidos.


1 SAN PEDRO CRISÓLOGO, Sermón 67.

2 JUAN PABLO II, Homilía 3-V-1987.

3 Heb 4, 15.

4 Cfr. 1 Cor 10, 13.

5 CATECISMO ROMANO III, 1, n, 7.

6 Sant 1, 12.

7 J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino, n. 707.

8 Cfr, SANTO TOMÁS, Sobre el Padrenuestro, en Escritos de catequesis, p. 160.

9 1 Pdr 5, S.

10 TERIULIANO, Tratado sobre la oración, 8.

11 Tob, 12, 13.

12 Jn 16, 23.

13 Flp 4, 13.

14 Sal 26, 1.

15 Sal 90, 11.

16 Eclo 3, 27.

11 T. KEMPIS, Imitación de Cristo, 1, 13. 5.

Comentarios
6 Comentarios en “La tentación y el mal”
  1. ROSA Dijo:

    Este comentario como la penultima palabra del padre nuestro me ayudara mucho a mi catequesis sobre lo que este se refiere a libranos del mal o del malo esta muy comple gracias que el Senor les bendiga.

  2. Angelina Dijo:

    Gracias, por compartir, por instruir, todo lo que está escrito es cierto, Dios nos da las armas para alejarnos del mal, somos nosotros, los que quebrantamos lo que Dios quiere para nosotros, he allí porque tanto vacío, depresión, etc.. porque llenamos nuestra alma con el mal, que Dios Padre, Hijo y espiritu Santo, los siga bendiciendo, por su gran labor.. a beneficio de todos los que somos católicos en la Fe de Cristo.

  3. Luz Dijo:

    Que DiosPadre los Bendiga por tan hermosa labor que Uds. Hacen a través de estos
    Escritos, dan mucho conocimiento y crecimiento espiritual.

  4. albaluz a Dijo:

    Solo quiero dar las gracias a Dios publicamente y en especial a las personas que nos dan inspiracion en la fe y sobrellevar la tentacion. He tenido muchas semanas de pruebas en todos los aspectos, pero gracias a Dios y su divina misericordia todavia sigo venciendo muchas tentaciones.Necesito seguir atada a sus pies y no dejarme arrancar de el, por nada del mundo, Infinito sea su nombre. Amen

  5. Paquita Muñoz-Cobo Dijo:

    Le pido al Señor que no me quite la fe, la esperanza y la caridad, pues sin ellas caería en tentación. Cada día también le pido a la Santísima Virgen María, nuestra Madre que no me deje caer en pecado mortal y que sea mi Maestra en el seguimiento a Cristo y que me aumente el amor a Dios. AMÉN

  6. JUAN MARIO Dijo:

    Que variedad de herramientas nos ofrece el Señor, para hacer frente y vencer la tentaciòn, esta solamente en nosotros valernos de ellas para poder derrotar al siligiloso enemigo que nos atosiga dìa y noche, por eso quiere agradecer a quienes han elaborado este valioso documento que nos da las pautas pera estar atentos y poder enfrentar a diario al maligno y sus tentaciones.

    Dios los colme de Bendiciones por esta obra que llevan adelante.




css.php