Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


Capítulo 8: El Bautismo, compromisos y exigencias


17 julio 2008
Sección: Bautismo

“Ayúdense entre sí a soportar las cargas y de esa manera cumplir la ley de Cristo" (Gál 6, 2).

OBJETIVO

 

Concientizar a los papás, padrinos y comunidad en general de los compromisos y exigencias que con el Bautismo adquieren para responder cristianamente a ellos.

 

“Ayúdense entre sí a soportar las cargas y de esa manera cumplir la ley de Cristo" (Gál 6, 2).

 

NOTAS PEDAGOGICAS

 

En nuestro ambiente hay una costumbre muy arraigada de ´hacer compadres", de que a través del "compadrazgo" se crean lazos muy fuertes de solidaridad y de relaciones humanas. Lamentablemente hemos ido perdiendo el sentido de relación entre el padrino y el ahijado.

 

Podemos aprovechar esta manera de vivir de nuestro pueblo para que los papás y los padrinos del niño que se va a bautizar tomen conciencia de su compromiso con el hijo y ahijado y que el compadrazgo no se convierta en mera conveniencia social y económica, sino en una relación de compromiso cristiano.

 

Tener también muy en cuenta de que las catequesis sobre el Bautismo se desarrollan al mismo tiempo para papás y padrinos. ¿Cómo hablar claramente de las cualidades que deben de tener los padrinos si ya están escogidos? Será necesario un lenguaje claro, pero al mismo tiempo respetuoso.

 

Para la dinámica del "veamos", previamente se pueden hacer letreros en tiras de papel, en el pizarrón o en otro medio, con los siguientes nombres: COMUNIDAD, PAPAS, PADRINOS. BAUTIZADO. Para la dinámica del "actuemos" necesitaremos un Cristo (de buen tamaño respecto a los letreros ya mencionados).

 

VEAMOS

 

Se muestran los letreros y se pueden hacer las siguientes preguntas u otras parecidas:

 

¿Cuándo se puede decir que un papá es responsable de la fe que el niño recibe en el Bautismo?

¿Qué diferencias hay del trato entre padrinos y ahijados de antes y de ahora? ¿Qué compromisos contrae el padrino con el ahijado y con el compadre?

¿Qué le corresponde a la demás gente de la comunidad?

 

Se apuntan las respuestas en pliegos de papel o en el pizarrón.

 

PENSEMOS

 

Ser bautizado es injertamos en el espíritu de creaturas nuevas en Cristo y dentro de un mundo y comunidad concretos. No nacemos del agua y del Espíritu para nosotros mismos nada más sino que tenemos una dimensión y trascendencia comunitaria.

 

"El Bautismo es el sacramento de la fe. Pero la fe tiene necesidad de una comunidad de creyentes. Sólo en la fe de la Iglesia puede creer cada uno de los fieles. La fe que se requiere para el Bautismo no es una fe perfecta y madura sino un comienzo que está llamado a desarrollarse" (CIC 1 253). "En todos los bautizados la fe debe crecer después del Bautismo" (CIC 1254).

 

"Para que la gracia bautismal pueda desarrollarse es importante la ayuda de los padres" (CIC 1255). Ellos son los primeros y principales responsables de "formar a sus hijos en la fe y en la práctica de la vida cristiana  mediante la palabra y el ejemplo" (CDC 774.2), y es tarea de ambos "alimentar la vida que Dios les ha confiado" (dc 1 25 1), en este sentido se podría decir que la celebración del Bautismo tiene una dimensión marcadamente familiar y es que la familia es la comunidad privilegiada para la transmisión y la educación de la fe (ver CT 62).

 

Los papás deben facilitar el "despertar religioso" de sus hijos, iniciarlos en la oración personal y comunitaria, educarlos en la conciencia moral, acompañarlos en el desarrollo del sentido del amor humano, del trabajo, de la convivencia y del compromiso en el mundo, dentro de una perspectiva cristiana. Los papás más que transmitir contenidos, introducen a sus hijos, y en especial a los más pequeños, en un ambiente de vida propio de una familia cristiana.

 

Lamentablemente, en nuestro ambiente, muchos padres de familia piden el Bautismo para sus hijos sólo por tradición, porque se acostumbra, pero no por una decisión de seguir a Jesucristo en sus vidas.

 

"En la medida de lo posible. a quien va a recibir el Bautismo se le ha de dar un padrino, cuya función es juntamente con los padres, presentar al niño que va a recibir el bautismo y procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al mismo" (CDC 872).

 

El padrino o madrina comparten responsablemente con los papás todos los compromisos y exigencias que del Bautismo surgen (ver CDC 774.2). especialmente son invitados a preocuparse, junto con los papás. por la educación cristiana de su ahijado. Pueden verse obligados, cii ciertos casos, a reemplazar a los papás en esta tarea. Ocupan un lugar importante en el espíritu y ambiente familiar. Su presencia testimonia el lugar que ha de ocupar en la celebración del sacramento del Bautismo. por encima de los papás. la comunidad cristiana de la que el nuevo bautizado entra oficialmente a formar parte y que va más allá de la propia familia. "Deben ser creyentes sólidos, capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado en su camino de la vida cristiana. Su tarea es una verdadera función eclesial." (CIC 1255).

 

Tristemente los padrinos o madrinas han perdido mucho del sentido de ser representantes de la comunidad cristiana que garantizan, junto con los papás, la educación e iniciación progresiva del nuevo bautizado en la vivencia de la fe dentro de la comunidad eclesial. Con frecuencia notamos que se da más importancia al "compadre" o la "comadre" por las relaciones, apoyo económico o influencia que al mismo ahijado en la tarea de educarlo cristianamente.

 

De ahí que la Iglesia pide ciertas cualidades o características para que alguien pueda ser invitado de padrino o madrina. Cualidades que se pueden sintetizar así:

 

Ser elegido por los papás del niño o quienes faltando éstos ocupan su lugar (ver CDC 874.1).

 

Debe tener la suficiente madurez para cumplir esta responsabilidad (ver CDC 874.2).

 

Ser católico y haber recibido los tres sacramentos de iniciación cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía (ver CDC 874.3).

 

No estar impedido por el derecho canónico para cumplir con esta obligación

(ver CDC 874.4).

 

No ser el papá o la mamá de quien se bautizara (ver CDC 874.5).

 

Es probable que entre algunas personas se tenga la duda siguiente: Alguien que pertenece a una iglesia separada, ¿puede ser padrino? Aunque seguramente en nuestro ambiente no se presente esta situación con regularidad. conviene al catequista tener a la mano la respuesta. La Iglesia dice que: "El bautizado que pertenece a una comunidad eclesial no católica sólo puede ser admitido junto con un padrino católico, y exclusivamente en calidad de testigo del bautismo" (CDC 874.5,2).

 

La comunidad tiene mucha importancia en la celebración del Bautismo y en los compromisos que de él se derivan. La fe que recibimos en el Bautismo "tiene necesidad de la comunidad de creyentes. Sólo en la fe de la Iglesia puede creer cada uno de los fieles" (CIC 1253). Esto nos está diciendo que la fe no es algo individual, sino que se bautiza en la fe de la comunidad. Asimismo, "toda la comunidad eclesial participa de la responsabilidad de desarrollar y guardar la gracia recibida en el Bautismo" (CIC 1255).

 

Los sacramentos de iniciación cristiana, entre ellos el Bautismo, "normalmente se celebrarán en la propia parroquia y con la participación de la propia comunidad" (IT SDG disposición sinodal n. 14).

 

Los que han recibido el Bautismo se sienten unidos por la nueva fe y buscan primeramente la vida de comunidad. Los primeros cristianos realizaban el designio de Dios sobre la manera de vivir la fe dentro de la experiencia de vida en comunidad de la siguiente manera:

 

"Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles" (He 2, 42).

 

"Acudían asiduamente… a la convivencia" (He 2, 42), por la que los creyentes como hermanos viven cercanos y se ayudan mutuamente en sus necesidades (ver He 2, 44-45), con atención especial a los pobres (ver He 4, 34-35).

 

"Acudían asiduamente… a la fracción del pan" (He 2, 42) con alegría, sencillez y mucho entusiasmo (ver He 2, 46).

 

"Acudían asiduamente… a las oraciones" (He 2, 42) dando gracias a Dios que los ha salvado, prolongando así la Eucaristía, gozando la simpatía de un pueblo que los tomaba en serio (ver He 2, 47).

 

A muchas de nuestras comunidades cristianas les falta vida por haber olvidado estos puntos que son la base de todo nuestro ser cristiano.

 

La vivencia fiel de nuestro Bautismo nos exige vivir la fe en una comunidad concreta, nuestra parroquia, y es tarea de todos renovarla para que llegue a ser realmente el lugar donde se vive y se ve la comunión entre los creyentes: en la escucha y conocimiento del mensaje cristiano, en la oración, en la celebración de la Eucaristía, en la convivencia y apoyo mutuo.

 

CELEBREMOS

El grupo forma un círculo, en el centro se pone un Cristo, a sus pies el letrero que dice: BAUTIZADO y a su alrededor los otros letreros que utilizamos en la dinámica del inicio.

 

El catequista explica el sentido del compromiso que vamos a realizar con las siguientes palabras u otras semejantes:

 

A lo largo de estas catequesis sobre el sacramento del Bautismo nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene para nuestra vida cristiana y la de nuestro hijo o ahijado. Hoy hemos reflexionado sobre el compromiso y exigencias que trae para los papás, padrinos y toda la comunidad. Así pues, si están dispuestos a tomar esta responsabilidad, hagan un compromiso ante Dios y ante la comunidad representada en los que nos rodean.

 

Creyendo que el Espíritu Santo nos dará la fortaleza, respondan de pie y en voz alta a cada pregunta: NOS COMPROMETEMOS.

 

¿Se comprometen a crear un ambiente en la familia que pueda ayudar a que su hijo o ahijado se eduque en la fe, iniciándolo en la oración y en la celebración de la Eucaristía y los sacramentos, acompañándolo a la catequesis y dándole ejemplo de convivencia cristiana? ¿Se comprometen a dar testimonio de la fe en Jesucristo con valentía, ante la Iglesia y el mundo? ¿Se comprometen a celebrar el sacramento del Bautismo con dignidad, evitando lo que pueda ser obstáculo a la fe que su hijo o ahijado recibe, o que desvirtúe la celebración del mismo? ¿Se comprometen a respetarse entre ustedes, papás y padrinos, como es nuestra tradición y como nos dice Jesucristo "ámense como Yo los he amado"?

 

Y para todos los aquí presentes, en nombre de nuestra comunidad parroquial: ¿Nos comprometemos a crear un ambiente cristiano en nuestros barrios o colonias que favorezca el crecimiento en la fe de estos próximos bautizados?

 

Dense ahora un abrazo entre papás y padrinos como signo del compromiso que hemos realizado en Cristo Nuestro Señor.

 

Ahora todos juntos escuchemos la Palabra de Dios. Se hace la lectura del segundo capítulo del Libro de los Hechos de los Apóstoles versículos del 41 al 47.

 

Dejamos un momento de silencio para reflexionar en lo personal.

 

Terminamos cantando juntos:

 

IGLESIA PEREGRINA

 

Todos unidos formando un solo cuerpo

un pueblo que en la Pascua nació,

miembros de Cristo en sangre redimidos,

Iglesia peregrina de Dios.

Vive en nosotros la fuerza del Espíritu,

que el Hijo desde el Padre envió.

El nos empuja, nos guía y alimenta,

Iglesia peregrina de Dios.

 

Somos en la tierra semilla de otro reino,

somos testimonio de amor

paz para las guerras y luz entre las sombras,

Iglesia peregrina de Dios,

paz para las guerras y luz entre las sombras,

Iglesia peregrino de Dios.

 

Rugen tormentas y, a veces, nuestra barca

parece que ha perdido el timón.

Miras con miedo no tienes confianza,

Iglesia peregrina de Dios.

Una esperanza nos llena de alegría,

presencia que el Señor prometió.

Vamos cantando, él viene con nosotros,

Iglesia peregrina de Dios.

 

Somos en la tierra semilla

 

Todos nacidos en un solo Bautismo,

unidos en la misma Comunión.

Todos viviendo en una misma casa,

Iglesia peregrina de Dios.

Todos prendidos en una misma suerte,

ligados a la misma salvación.

Somos un cuerpo y Cristo es la Cabeza,

Iglesia peregrina de Dios.

 

 

Somos en la tierra semilla
Comentarios
3 Comentarios en “Capítulo 8: El Bautismo, compromisos y exigencias”
  1. marcela salazar Dijo:

    Muchas gracias queridos amigos de Encuentra, acabamos de terminar el último encuentro para 2 bautismos y sin su ayuda no seriamos nada.Excelente Señor!….muy agradecidos todos!!!

  2. alejandra Dijo:

    HOLA, TENGO 2 HIJOS LOS QUE HAN SIDO BAUTIZADOS Y SUS PADRINOS SON UN MATRIMONIO QUE SE HA SEPARADO HACE UN TIEMPO Y QUE HA OLVIDADO SUS LAZOS CON ELLOS.
    LAS PREGUNTA ES : SI AL VER QUE SE HAN DESENTENDIDO TOTALMENTE DE MI FAMILIA Y HAN TOMADO RUMBOS MUY DISTINTOS A LOS QUE EDUCAMOS A NUESTROS HIJOS SE PUEDE REEMPLAZAR A LOS PADRINOS ?
    AGRADEZCO LA INFORMACION .
    SALUDOS.ALE

  3. SEBASTIAN Dijo:

    QUISIERA SABER SI PUEDO CASARME POR LA IGLESIA CON MI COMADRE, ELLA ESTA SEPARADA AÑOS DE SU PAREJA (NUNCA SE CASARON POR LO CIVIL NI POR LA IGLESIA)
    GRACIAS ANTICIPADAMENTE POR SU RESPUESTA