Cursos

La Inmaculada Concepción De La Virgen María

Hoy es el día grande para el Cielo y para la Tierra.  A la Virgen María, que ya había sido proclamada como Madre de Dios y como Virgen antes del parto, en el parto y después del parto, le faltaba todavía que le fuera engarzada en su corona refulgente, esta perla preciosísima de su CONCEPCIÓN INMACULADA.  

Así lo defendían durante siglos tantos y tantos fervorosos santos y profundos teólogos.  Pero la cosa no estaba clara del todo, ya que había que salvar los dogmas de la universalidad del pecado como hijos de Adán, y, sobre todo, la universalidad de la salvación realizada por Jesucristo.  

Santos tan enamorados de María como San Alberto Magno, San Bernardo, Sto. Tomás de Aquino recurrían a argumentos teológicos que defendían que, aunque hubiera sido unos instantes, o de forma ininteligible para la mente humana, era necesario que la Virgen hubiera estado algún tiempo bajo el dominio de la serpiente infernal.  No lo vió así Duns Scoto, Juan Bacon y otros autores también famosos, ya que defendían que había dos clases de redención: la que redime de algo caido y la que preserva para impedir que se caiga.  De esta segunda forma había sido redimida, es decir, de modo mucho más sublime, la Virgen María porque estaba designada para ser la Madre del Redentor.  En vistas a ello fue «preservada de toda mancha de pecado antes de ser concebida en el seno de su madre».

Esta verdad llegará a ser dogma definido, aunque ya hacía siglos que era verdad profesada por la mayor parte de la Cristiandad, el día 8 de diciembre de 1854, por la bula «INEFFABILIS DEUS» del Papa Pío IX.  Este mismo Papa dijo en aquella ocasión:  «la Virgen fue toda pura, toda sin mancha y como el ideal de toda pureza y hermosura; más hermosa que la hermosura, más bella que la belleza, más santa que la santidad y sola santa, y purísima en cuerpo y alma, la cual superó toda integridad y virginidad».  

En la BULA definió: «la doctrina que afirma que la Virgen, en el primer instante de su concepción, fue preservada inmune de toda mancha de pecado de origen por una singularísima gracia y privilegio de la Omnipotencia Divina y en atención a los méritos del Redentor del género humano, es doctrina revelada y ha de ser así creída por los cristianos».

Cantaban nuestros clásicos: «pudo, quiso, luego lo hizo».  Que el «Ave María Purísima» sea el grito que brote desde lo más profundo de nuestros corazones hacia  nuestra Madre Santísima, en esta fiesta tan especial de nuestra Iglesia.

Santas Frida, Edith y Sabina 

Vivieron en tiempos de la Heptarquía anglosajona, cuando había siete reyes en Inglaterra.  Las tres eran hijas de reyes y las tres, decididas a abrazar el estado religioso, se habían negado a casarse con sus prometidos.  Las tres se dirigieron a Roma donde contaban con poder entrar en un convento.  No lejos de la costa francesa, entre Saint-Omer y Cassel, en un bosque donde se habían detenido para rezar, fueron halladas por los tres príncipes rechazados que las asesinaron.

*  A todas las madres les gusta que sus hijos tengan detalles de cariño con ellas.  Piensa hoy cuales detalles tienes tú con tu Madre la Virgen María.

Comentar

Copyright © 2023 Encuentra by Juan Diego Network. Todos los derechos reservados. | AVISO DE PRIVACIDAD