¿A dónde nos lleva el arrepentimiento?