Un retiro para adolescentes muy especial

Unretiroparadolescentesmuyespecial.encuentra.com.intNo creas que cuando no hay un artículo mío colgado en la semana voy a dejar de escribir otra vez. Eso no va a pasar. Es que a veces Dios nos lleva muy rápido porque los tiempos que vivimos no son fáciles y hay que evangelizar sin descanso. El fin de semana pasado estuve impartiendo un retiro para jóvenes entre 13 y 19 años de edad. Esta es una localidad muy remota al norte de Austin por lo que las Iglesias por esa área no reciben la atención que merecen . Si no es por el compromiso de mujeres como María Luisa Carrizales, una mujer de extraordinaria fe y determinación inquebrantable para las cosas de Dios, estas niñas no estarían teniendo formación. Por lo que cuando me llamo a colaborarle para su retiro no dude en decir que sí.

Ese día me concentré en hablar a las jóvenes sobre la importancia de reconocerse única e irrepetible, título de mi nuevo libro «Yo soy único e irrepetible» en el que hago una invitación a parar y reconocer que en verdad cada uno lo es, y que es urgente que nos aceptemos y amemos tal como somos para que la Gracia de Dios tenga mayor impacto en nuestra vida. Le pedí a María Luisa que tuviera listos unos espejos para que las jóvenes contemplaran su belleza en él y aprendieran a verse de forma diferente a la que muchas están acostumbradas.

Una a una fue diciendo frente al espejo lo que le gustaba de sí misma con inseguridad y risas . Luego les pedí que respondieran que no les gustaba, cada una respondía con mucha rapidez a esto. Les explique que en realidad ninguna tenía que haber dicho lo que no le gustaba de sí misma y que lo ideal es gustarse todo lo que uno ve de sí mismo en el espejo. Todo este ejercicio impacto a las niñas y a mí misma pues se estaban mirando con consciencia y con cuidado. Cada una pudo comprobar que es una imagen de Dios en el espejo.

Luego hicimos un ejercicio donde yo pedía que cada una fuera rezando un Ave María, había una niña que no se sabía la oración. Con todo el cariño la animé a aprender la oración. Le pregunté si quería ser Católica. La niña con mucha pena respondía que sí. Finalmente María Luisa la llevo con ella a una área privada para enseñarle la oración. Las adolescentes son muy conscientes de ellas mismas y de lo que van a pensar los demás.

Si en casa no se les ha dado una sólida formación católica y no nos hemos asegurado de que se saben sus oraciones, lo que digan los demás tendrá más peso y se sentirán abochornados y avergonzados. Si las madres no tienen un celo por la Iglesia que es profundo y consciente, van a tomar las exigencias de una catequista como algo demasiado exagerado. No. No fue exagerada Santa Catalina de Siena cuando luchaba por traer al Papa de vuelta a Roma, no fue exagerada Juana de Arco cuando defendió a su pueblo y no fue exagerada la Santa Teresa de Calcuta al no aceptar que se hiciera una cena en su honor al recibir el Premio Nobel. Ella pidió con toda firmeza que ese dinero se donara a los pobres.

Se necesitan en la Iglesia mujeres como estas. Mujeres que lleguen a evangelizar a los lugares a las Iglesias que están abandonadas por falta de catequistas comprometidos. Probablemente estás niñas nunca tendrán la oportunidad de que alguien les hable tan claramente y exhorte sin miramientos a conocer su fe y saber con agilidad las oraciones de la Santa Iglesia.

Yo por mi parte aplaudo a María Luisa por llevarme a su Iglesia y pido a la Madre Desata Nudos que la cubra con su Manto siempre.

Jesús venti!

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
www.sheilamorataya.com
Ordena mi nuevo libro YO SOY UNICO E IRREPETIBLE aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *