Fratelli tutti (VIII) | ¿Obro con benevolencia?

Pbro. José Martínez Colín

  • Para saber

En una ocasión, estando Abraham Lincoln reunido con su equipo de colaboradores y, aunque estaban en plena Guerra Civil, habló con amabilidad y comprensión de sus enemigos los confederados. Una mujer que estaba presente se escandalizó y le preguntó exaltada con franqueza: “¿Cómo puede usted expresarse tan bien de aquellos que con gusto le quitarían la vida? ¿No debería usted, en cambio, de tratar de destruir a su enemigo?” Lincoln le respondió con calma: “Mi estimada señora, ¿acaso no los destruyo si usando la bondad los convierto en mis amigos?”

En su intención de gestar un mundo abierto para todos, en el capítulo tres de su Encíclica “Fratelli tutti”, el Papa Francisco invita promover el bien común, buscando siempre el bien para los demás. Recuerda que en el Nuevo Testamento se expresa con la palabra griega “agazosúne” la cual significa querer lo mejor para los demás, procurar lo excelente. Es un fruto del Espíritu Santo (cf. Ga 5,22) y se tradujo al latín “como bene-volentia (benevolencia), que significa la actitud de querer el bien del otro. Es un fuerte deseo del bien, una inclinación hacia todo lo que sea bueno y excelente, que nos mueve a llenar la vida de los demás de cosas bellas, sublimes, edificantes (Cf. n. 112).

  • Para pensar

En la conocida obra «Los Miserables», Víctor Hugo relata al inicio cómo el personaje principal, Jean Valjean, acaba de cumplir una condena injusta de muchos años. Siendo ex prisionero nadie lo acepta. Sólo el obispo lo hospeda en su casa y le da comida. No obstante, al tener el corazón endurecido después de tanto sufrimiento en la cárcel, decide robarle a su anfitrión y huye con una cubertería de plata. La policía no tarda en prenderlo y lo lleva al obispo para confirmar su delito, lo cual lo llevaría a sufrir una dura condena. Pero entonces el obispo de Digne, en lugar de ratificar las sospechas de la policía, les asegura que esos cubiertos se los regaló, e incluso lo reprende por no llevarse también unos candelabros, que de inmediato se los entrega. Ese acto de clemencia y perdón del obispo, logrará que el corazón de Valjean se convierta y decida dejar el mal para siempre, luchando toda su vida por ser un hombre de bien. El bien triunfó sobre el mal.

Pensemos si frente a los acontecimientos nuestras respuestas van acompañadas de benevolencia, de querer siempre el bien de los demás.

  • Para vivir

En ocasiones el afán de justicia puede llevar a olvidar la caridad. En el pasaje de “Los Miserables”, pareciera justo que pagara por el robo. Pero no sería del todo justo porque no se estaría teniendo en cuenta la condición miserable del ex presidiario y que lo llevaba a robar. Y que un castigo más lo hundiría para siempre.

Para emitir un juicio justo se deben conocer todas las causas que llevan a actuar de tal manera. Por ello, no podemos juzgar o criticar a los demás, porque además de que muchas veces no nos corresponde juzgar, tampoco conocemos ni las circunstancias que influyen a obrar así, ni las intenciones de su obrar. El Papa Francisco nos invita a volver a promover el bien, para nosotros mismos y para toda la humanidad, y así caminaremos juntos hacia un crecimiento genuino e integral. ([email protected])

18 de Diciembre de 2020


Padre José Martínez Colín: Ingeniero en Sistemas por la UNAM, Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana y Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra.

Capellán del Colegio Chapultepec en Culiacán.

Lleva más de 20 años dando clases sobre todo de Lógica y Gnoseología en el Seminario de Culiacán.

Por 20 años a publicando artículos en varios periódicos del país, sobre todo comentando lo dicho por el Papa.

>> ver más artículos del P. José Martínez Colín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *