El aire que respiramos nunca es el mismo, está en constante movimiento, y su composición química, su densidad, su temperatura, su presión cambia en cada respiración, creemos que el aire es el mismo, y no es así. Lo mismo pasa con el agua en un torrente, cada vez que la tocamos, la bebemos o la sentimos, es diferente, nunca la misma.

Así sucede con la vida, nunca es la misma, a pesar de los ingentes esfuerzos que realizamos en ocasiones por vivir rutinas, por asegurarnos que hacemos lo mismo, por ser aburridos. Y esa incertidumbre que llamamos futuro se nos presenta siempre con múltiples opciones y encrucijadas; por cierto, es más fácil optar por seguir avanzando sobre los rieles que imaginamos.

Nosotros “mismos”, nunca somos los “mismos”, cada día millones de células son creadas y otras tantas mueren en nuestro organismo, nuestro cerebro va creciendo y modificando sus procesos, que a su vez modifican nuestra apariencia física y nuestra manera de razonar y decidir; el tamaño y la luminosidad de nuestra alma tampoco es la misma, a pesar de estos cambios constantes, nunca dejamos de ser la misma persona.

Ciertamente nada será igual después de la pandemia, y podríamos especular que esta época de constantes y acelerados cambios podría convertirse en una nueva época, con características diferentes a las que recién nos estábamos acostumbrando.

Hay cosas que, aunque también cambian, lo hacen a velocidades mucho más lentas, los seres inanimados casi por definición pertenecen a esta categoría, como las piedras, o algunas creaciones materiales como las construcciones, las esculturas, o los muebles.

En el ámbito de lo intangible también existen creaciones que diseñamos para que duren, como las instituciones, las leyes, los sistemas de gobierno, y algunas convenciones o normas derivadas del conocimiento filosófico, artístico, empírico o científico. Su carácter de creaciones convencionales las hace sujetas de modificaciones, cambios o descartes, en función de las nuevas necesidades, entornos y herramientas de las sociedades o de sus líderes.

Existen diferentes teorías para describir o intentar explicar los cambios en las instituciones, por ejemplo, se habla de “ventanas de oportunidad” que se abren y se cierran con la posibilidad de cambios cuando factores inesperados como una epidemia se presentan, pero esas coyunturas pasan y si hubo cambios o no, las inercias institucionales buscarán que los regímenes se mantengan más o menos similares a como existían antes de la contingencia.

Otra teoría conocida como “equilibrio puntuado” plantea que cuando hay factores disruptivos como el que estamos viviendo, se crean reglas distintas, surgen ideas y actores dominantes diferentes para dar lugar a nuevas instituciones y procesos que, una vez creados, tienden a estabilizarse y a seguir su lenta evolución.

El futuro es incierto como siempre, no perdamos la paz y aprovechemos para construir un nuevo modelo económico, social y político, con propuestas y acciones que permitan que las familias puedan mantener su integridad con mejores empleos, horarios y formatos de trabajo; que la protección de la vida y la salud realmente se conviertan en los nuevos ejes de las políticas públicas; que a partir de la solidaridad, la participación y la alianza e interacción permanente de la sociedad con actores políticos, se eviten decisiones unilaterales, centralistas, populistas y autoritarias de los gobiernos. Los rieles sobre los que avanzábamos han desaparecido, nada será igual, solo falta saber si tomaremos la oportunidad de corregir lo que no funciona en nosotros y en nuestra sociedad.

13 de Mayo de 2020


DrOscarFidencioFACE2

Oscar Fidencio Ibáñez Hernández
@OFIbanez

Casado, padre de 3 hijos, profesor e investigador universitario, y bloguero. Ingeniero Civil, Maestro en Ingeniería Ambiental y Doctor en política y políticas ambientales.

Mexicano, católico, autor entre otros textos de “El Espíritu Santo en tiempos de Twitter: Documentos del Concilio Vaticano II para tuiteros. Celebrando el #AñoDeLaFe”

Admirador de la Creación en todas sus dimensiones. Nací en La Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Mansos del Paso del Norte (Hoy, Ciudad Juárez, Chihuahua).

>> ver más artículos de Oscar Ibáñez

1 pensamiento sobre “Nada será igual

  1. Dentro de lo trágico estamos frente a un reto que va a transformar a la sociedad. Aquellas comunidades que se adapten verán un re florecimiento y un incremento en su bienestar. Para ello los liderazgos son fundamentales. Vivimos tiempos de definición política. Gracias Oscar por la reflexion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *