Los padres y madres comprometidos con su familia, están llamados a darse enteramente, a donar su persona en favor del bien del otro, en concreto, primero el esposo a la esposa y la esposa al esposo; después ambos de modo individual y en conjunto buscar con todo el amor el bienestar y el bienser de sus hijos, de cada uno de ellos, los primogénitos, los niños “sándwich” o los de en medio, y los benjamines o pilones, los más pequeños de casa.

Hoy más que nunca se tienen una cantidad de recursos, casi infinitos sobre cada tema y cuando hablamos de educación, no es la excepción, al contrario, es de lo que más hay en el mercado, en las librerías, páginas en internet de cómo ser padres, artículos hay millones de la educación a los hijos; pero mucho ojo ¡Eh! Porque ni todos los libros, ni todas las páginas, ni artículos, son los mejores consejeros… Hay mucha basura y es preciso tener cuidado, recordemos que se trata de la educación de tus hijos, tus tesoros, tus herederos, las luces de tus ojos y querrás por supuesto lo mejor para ellos, para que sean felices siempre.

Así es, queremos todos los padres y madres, que nuestros hijos crezcan sanos y salvos, sean felices y exitosos, y para ello la mejor educación que podemos darles es educarles en todo, y particularmente enseñarles a ser buenos, a través de la educación de las virtudes.

Esta palabra “virtud”, como que no nos suena mucho, o si creemos que la hemos escuchado, tal vez fue al sacerdote, a la religiosa, en algún retiro, en la Santa Misa; pero a ciencia cierta no sabemos ni qué es una virtud.

Una virtud, es un hábito operativo bueno, que al repetirlo va configurando al ser de la persona de modo que empieza siendo una persona que ejerce la virtud, a una persona virtuosa. Por ejemplo, una persona que hace orden en su escritorio, y lo hace cada día implicando un esfuerzo intencionado, aunque le cueste trabajo, aunque le dé flojera, aunque sea tarde… es una persona que se está ejercitando en la virtud del orden y con el paso del tiempo, se configura  como una persona ordenada al adquirir el hábito del orden y lo aplica no sólo en su escritorio, sino en todas las áreas de su vida; claro, que se dice rápido y se lee fácil, pero ganarse el título de persona virtuosa es tarea de toda la vida.

Por eso a los padres nos toca como tarea importantísima y urgente, enseñar y enamorar a los hijos de lo que son las virtudes, pero no solo eso, sino mostrarles lo que es vivir una vida virtuosa. A través de su ejemplo primero y también en coherencia con sus palabras; para que sepan y vivan los hijos, el qué y el cómo de cada virtud.

La mejor educación es la educación en virtudes, porque de esa manera educamos para madurar, para la felicidad que no se acaba, para ser personas de bien, siendo personas de bien y esforzándonos por transmitir eso de generación en generación.

MTF Rosario Prieto
Psicología Clínica
Persona y Familia


Marzo 17 2020

[email protected]


Maestra en Terapia Familiar María del Rosario G.Prieto Eibl

Estudió la Licenciatura en Psicología y la Maestría en Psicología Clínica con Orientación en Terapia Familiar en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, cuenta con estudios sobre el Matrimonio y la Familia realizados en el Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Navarra, España; su formación incluye Diplomados en Psicodiagnóstico, Balance de Vida y Hogar, Inteligencia Emocional aplicada a la Educación de los Hijos y Resiliencia Familiar; cuenta también con diversos cursos en temas como Psicología de Pareja, Orientación Familiar, Reconocimiento de la Fertilidad, Autoestima, Coaching, Educación Emocional, Amor Conyugal entre otros realizados en la Universidad Panamericana, Universidad Anáhuac, Instituto Valenciano de la Fertilidad, Centro de Ciencias para la Familia- LOMA, Centro de Estudios de la Familia y Sociedad- UPAEP.

Ha sido Catedrática de Licenciatura y Maestría en diversas universidades e institutos como la UPAEP y el Instituto de Estudios Superiores para la Familia de la Universidad Anáhuac, así mismo ha trabajado en el área de Investigación Educativa y como Psicoterapeuta, Conferencista y Consultora en diversos espacios entre los cuales se encuentran Reingeniería Humana, Familia Unida, VIFAC, diversos colegios y universidades.

Ha colaborado como articulista en diversos medios como el periódico “El Ángel de Puebla”, en la Revista y Semanario Koinonía de la Arquidiócesis de Puebla, ahora Ángelus; participó como escritora en el libro “Glosas a la Carta a las Familias de Juan Pablo II”, sus artículos son publicados en diversos medios electrónicos mexicanos, argentinos, chilenos y, españoles; como el Portal Encuentra.com, Catholic.net, Yo influyo.com, etc. Participa también con sus escritos en la Aplicación Papás 360.

Cuenta con más de 10 años de experiencia en el campo Psicoterapéutico de orden individual, de pareja y familiar; además de haber sido Consultora Externa y Creadora y Coordinadora del Programa de Consejería Familiar en el DIF de San Pedro Cholula, Puebla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *