Cuando una espada atraviesa tu corazón

Cada mañana al escuchar el silencio de la mañana, cada segundo en que vuelves a escuchar el palpitar de tu corazón, cada  momento de de rodillas  es un regalo del amor que Dios te tiene.  No siempre lo comprendemos así. Las Sagradas Escrituras nos dicen que “en Dios vivimos, nos movemos y existimos”. (Hechos 17, 28) Dios sustenta nuestras vidas. Es un tesoro que se nos da. Nuestra vida humana es un regalo.

En los últimos días he visto mucha gente llorar. Pero viene a mi memoria especialmente una mujer que sufre mucho desde que es niña. Es una mujer que ha amado profundamente a Nuestro Señor Jesucristo y que también en algunos momentos de su vida se ha extraviado. Como muchos de nosotros,  se ha perdido y vuelve a Dios, como el hijo pródigo. Esta es un parábola en la que todos deberíamos meditar con frecuencia…..

Alguien podría pensar que es la voluntad propia, esto de volver al Señor. Pero en realidad, es el puro regalo de su Gracia, Amor y Misericordia para esa alma; y es que  Dios desde la Eternidad ha tenido un propósito para cada uno, una gran deseo de amor.

Esta mujer que está de vuelta, más comprometida que nunca dentro del Corazón Dulcísimo y  Amantísimo de Jesús está teniendo simultáneamente  la más profunda experiencia de sufrimiento y dolor.

Dolor del corazón … lo más íntimo de la persona, el corazón que está hecho para amar, en primer lugar para amar a Dios…. pero que muchas veces debido a las diferentes experiencias de la vida puede llegar a quedarse profundamente dormido, o puede cerrarse sobre sí mismo y seguir palpitando simplemente para sobrevivir… pues no sabe ciertamente el alma como actuar ni que esperar cuando  ha dejado de orar o simplemente cuando no ora, cuando no conoce en verdad que su corazón está hecho para ello: hablar con Dios.

Le pregunte a esta hermosa mujer:  ¿Tienes bastante fe en la eficacia de la oración? Sólo la oración puede arrojar luces que expliquen de alguna manera que es lo que Dios podrá estar haciendo o pidiendo a una  persona en particular. Por eso, en las pruebas, especialmente aquellas que no pueden comprenderse con la razón hay que vivirlas a la luz de la fe y  llenarse de amor, aceptación y paciencia para  rendirse. Sufrirlo todo, y buscar con más intensidad al Salvador.

Estas pruebas permiten, si el alma es humilde acercarse al corazón del Señor; conocer la pasión verdadera que siente por ti, por mí. Conocer Su Amor de forma más sobrenatural y confiada  y así  ir desatando nudos interiores, desprendiéndose de todo y de todos para poder verdaderamente pertenecerle sólo a Él y acompañarle, servirle y amarlo como Él desea ser amado.

En momentos de agonía del corazón, en los que se siente por primera vez que una espada lo atraviesa,  es sólo Dios en la persona de Jesucristo quien puede levantar al alma y consolarla, quien puede purificarla de todo aquello que no la acerca a Él.

Por eso, el sufrimiento, la llegada de una cruz inesperada, no buscada representa una ocasión para la purificación del propio corazón; para conocerse y conocerle; para dejar de ser egoísta. En momentos así se puede volver la mirada  a contemplar el rezo del Vía crucis para poder meterse también en el dolor de Jesús, en los momentos de su pasión, cuando su corazón estaba asustado, con miedo y agonizante. Entonces es oportunidad, nuestro dolor para comprender todo lo que El sufrió por ti y por mí, por su gran amor hacia cada uno.

Dios, aunque el alma en ese momento no comprenda nada, quiere llevarla más alto en la escalera espiritual; quiere ir hacia uno unión más íntima con ella. Quiere amarla de una forma más exclusiva, más dulce y más intensa.

La verdad es que Él quiere  hacer esto con todas aquellas almas que se dejan, que están dispuestas, que quieren conocer Su Amor, pues  cuando llega la cruz hay momentos en que ese sufrimiento es casi insoportable y es sólo la fe absoluta en este Dios y la perseverancia en la oración lo que la hará no claudicar a la experiencia.  ¿Y a dónde se ora a Dios? Ya lo hemos dicho, ahí en el corazón, centro de tu ser, donde la voluntad elige y ama lo que quiere de una manera absoluta y por encima de todo… por eso sufrir es volver la mirada al corazón de Jesús y en medio de tu propio e intenso dolor repetir: “corazón en la cruz, corazón en la cruz, corazón en la cruz”(Escriva de Balaguer)  y ese Corazón se alegrará tanto que te acuerdes de El  y quieras sufrir con El, entonces te regalará la paz y la alegría.

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
www.sheilamorataya.com
Ordena mi nuevo libro YO SOY ÚNICO E IRREPETIBLE aquí


Sheila Morataya es la Editora de la sesión de la mujer desde la creación de encuentra.com Es psicoterapeuta, coach de vida y talento para la radio y la televisión en los Estados Unidos. Actualmente es Productora Ejecutiva para Relevant Radio en español en los Estados Unidos. Autora de 6 libros entre ellos «El espejo: ámate tal como eres».

Cuando no está trabajando puedes encontrarla sembrando flores, dando clases de desarrollo personal a jovencitas o cocinando para su familia. Puedes escribirle a  [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *