Cursos

El notable ascenso de la teoría de la identidad de género a la prominencia -e incluso a la popularidad- en todo Occidente durante la última década ha provocado un cambio radical en la forma en que los jóvenes conceptualizan y articulan su autocomprensión del género.

Históricamente, la gran mayoría de las personas que buscaban la reasignación de género eran hombres adultos; ahora son mujeres jóvenes.

Anteriormente, el escaso número de niños que declaraban experimentar disforia de género no eran etiquetados como transgénero ni recibían tratamiento médico. De hecho, las investigaciones muestran que en el 80-85% de los casos, la angustia relacionada con el género se resuelve al final de la adolescencia sin intervención médica.

Pero desde 2010 este panorama ha cambiado drásticamente. Se ha producido una repentina escalada de disforia de género y de identificación trans entre los jóvenes, en particular las mujeres natales.

Según datos del Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género del Reino Unido, la escalada comenzó gradualmente en 2011 antes de un aumento precipitado en 2014. Las cifras más recientes, publicadas en septiembre de 2022, revelan un ligero descenso en las derivaciones durante el COVID, seguido del mayor aumento hasta ahora en 2021.

En poco más de una década, el número de jóvenes que solicitan intervenciones en las clínicas de género ha aumentado en más de un 3.600%.

Este aumento es más pronunciado en los pacientes de entre 12 y 18 años, lo que revela otro aspecto novedoso de este fenómeno: la aparición de la disforia de género de inicio tardío que surge por primera vez en la adolescencia, en lugar de manifestarse en la primera infancia.

Es más difícil identificar cifras claras en los Estados Unidos, debido a nuestro sistema sanitario descentralizado. Pero un estudio del Instituto Williams de 2022 encontró que la identificación trans en jóvenes menores de 25 años se ha duplicado desde 2017, y casi la mitad de las personas trans en los Estados Unidos son menores de 25 años. Un estudio de 2021 publicado en Pediatrics encontró que el 9,2% de los estudiantes de secundaria se identifican como un género incongruente con su sexo.

Esta ruptura con el pasado en la identificación de género se ha desarrollado en paralelo con un nuevo modelo de medicalización para tratar la disforia de género entre los jóvenes: la atención de afirmación de género (GAC).

Antes de 2007, no había clínicas pediátricas de género en Estados Unidos. Hoy en día, hay más de 60 clínicas especializadas en la atención de niños para la afirmación del género, y casi 300 clínicas que proporcionan intervenciones médicas relacionadas con el género a los menores, muchas de ellas con consentimiento informado, sin la supervisión de un médico o una evaluación psicológica exhaustiva.

Según un memorándum de 2022 del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE.UU., la CAG para los menores implica un proceso de cuatro etapas: transición social; bloqueo de la pubertad; terapia hormonal entre sexos; y cirugías que alteran los genitales, extirpan los órganos sexuales y/o realizan otros cambios cosméticos. Aunque no todos los niños con disforia de género pasarán por todos estos procedimientos, el memorándum respalda claramente el modelo en su conjunto, al afirmar que «la atención temprana para la afirmación del género es crucial para la salud y el bienestar general».

Esta afirmación, sin embargo, no está bien respaldada por la investigación existente. La base de pruebas de la atención para la afirmación del género es de baja calidad y está plagada de

numerosas limitaciones metodológicas, como la falta de herramientas de evaluación estandarizadas, el pequeño tamaño de las muestras, las elevadas pérdidas de seguimiento y la escasa investigación sobre los resultados a largo plazo. La gran mayoría de los estudios carecen de controles y no están diseñados para determinar una relación causal entre la intervención y el resultado.

Estos problemas metodológicos son aún más pronunciados en la base de pruebas, mucho más reducida, para el tratamiento específico de los jóvenes. Lo más importante es que actualmente no hay estudios que hagan un seguimiento de los resultados a largo plazo de la transición médica pediátrica.

Además, la transición médica plantea riesgos pronunciados para la salud física. Se ha demostrado que la supresión de la pubertad, a menudo promocionada como inofensiva y totalmente reversible, compromete la densidad ósea y reduce las puntuaciones del coeficiente intelectual. En 2022, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) modificó el etiquetado de los bloqueadores de la pubertad en los niños tras descubrir que estos fármacos pueden causar inflamación cerebral y pérdida de visión.

También existen riesgos establecidos en el uso de hormonas entre sexos a largo plazo, como la atrofia de órganos; la alteración metabólica; la baja densidad ósea y las mayores tasas de ictus, cáncer e infarto de miocardio. Las intervenciones quirúrgicas pueden provocar esterilidad permanente, pérdida de la función sexual, incontinencia, complicaciones postoperatorias, nuevas cirugías correctivas e incluso la muerte.

A pesar de los riesgos de la transición médica y de la falta de pruebas sólidas sobre su eficacia, estas intervenciones invasivas, de por vida y a menudo irreversibles, son pregonadas por los defensores del CAG como salvíficas, reduciendo el riesgo de suicidio. Sin embargo, esta afirmación no está bien fundamentada. Varios estudios demuestran que la tasa de suicidio en la población transexual sigue siendo alta incluso después de la transición médica.

Por ejemplo, dos estudios a largo plazo basados en la población de los países progresistas de Suecia y los Países Bajos descubrieron que las tasas de suicidio y de mortalidad por todas las causas eran sistemáticamente más altas en la población transgénero. Estos estudios, entre otros, demuestran que la transición médica no salva la vida como se anuncia.

Recientemente, varios países europeos han examinado las pruebas y han llegado a la conclusión de que los supuestos beneficios de la atención de afirmación del género para los menores no compensan los riesgos establecidos. Suecia, que ha sido durante mucho tiempo pionera en medicina transgénero, está dando prioridad a las intervenciones psicoterapéuticas para los jóvenes. Finlandia, Francia y el Reino Unido también están cambiando el protocolo.

Y el 28 de julio de 2022, el Servicio Nacional de Salud británico anunció que cerraría su clínica nacional de género después de que una revisión independiente concluyera que su modelo de género afirmativo dejaba a los jóvenes en un riesgo considerable de mala salud mental y angustia.

Sin embargo, en Norteamérica aún no se ha producido este cambio de rumbo. En cambio, el HHS ha enmarcado el acceso de los jóvenes a la CAG como una cuestión de derechos civiles y está proponiendo una revisión de la Sección 1557 de la Ley de Asistencia Asequible que obligaría a los trabajadores de la salud a realizar procedimientos de transición médica.

En respuesta a estas presiones legales, las instituciones católicas necesitan una misión e identidad claramente articuladas que se basen en la antropología católica. Al mismo tiempo, sin embargo, las instituciones católicas no pueden perder de vista la dignidad y el sufrimiento de quienes se identifican como transgénero.

Incluso en un tema tan controvertido, hay un punto de acuerdo generalizado: los transexuales constituyen una población vulnerable. Quienes experimentan disforia de género, especialmente los jóvenes, necesitan un fuerte apoyo social, familiar y comunitario. Este apoyo, sin embargo, no tiene por qué implicar la aprobación de la teoría de la identidad de género o del modelo de medicalización.

La Iglesia -en sus familias, escuelas, hospitales y parroquias- tiene una llamada sagrada a responder con compasión y sabiduría, a crear estrategias pastorales que se resistan a la falsa dicotomía de la afirmación acrítica o el rechazo rotundo, recorriendo en su lugar el suave camino del acompañamiento.

Por Abigail Favale
angelusenespanol.com

Comentar

Copyright © 2023 Encuentra by Juan Diego Network. Todos los derechos reservados. | AVISO DE PRIVACIDAD