Especial: San Pedro y San Pablo Apóstoles – Junio 29

Festividad: Junio 29


San Pedro y San Pablo se llaman Príncipes de los Apóstoles porque San Pedro fue especialmente escogido por Jesucristo por cabeza de los Apóstoles y de toda la Iglesia, y San Pablo fue el qué más trabajó en la predicación del Evangelio y en la conversión de los gentiles en la vida cotidiana.


Textos Relacionados

Solemnidad de San Pedro y San Pablo
San Pedro y San Pablo, Solemnidad
Fiesta de San Pablo y San Pedro
Comunión con Pedro y Pablo en la misa
San Pedro y San Pablo
Pedro y Pablo
En el corazón de la fe
San Pedro
El Primado de Pedro
San Pablo
Vida de San Pablo
San Pablo de Tarso: Vida, obras y descripción de su persona
La conversión de San Pablo
La Vocación de San Pablo
San Pablo: Misión y Obra
La memoria de Pablo en Roma
Teología de San Pablo
San Pablo y los Tesalonicenses


VIDEOS

San Pedro y San Pablo

Solemnidad de San Pedro y San Pablo

 


San Pedro y San Pablo se llaman Príncipes de los Apóstoles porque San Pedro fue especialmente escogido por Jesucristo por cabeza de los Apóstoles y de toda la Iglesia, y San Pablo fue el qué más trabajó en la predicación del Evangelio y en la conversión de los gentiles.
en la vida cotidiana

TEXTOS RELACIONADOS
linea
 
 
 –
VIDEOS
linea

San Pedro y San Pablo | ver |

Solemnidad de San Pedro y San Pablo | ver |
 linea

14 pensamientos sobre “Especial: San Pedro y San Pablo Apóstoles – Junio 29

  1. no hay naa mas k saber de nuestros patrones san pedro y san pablo aquellos defensores de todas las personas que trabajan , ellos saben que tienen alguien que los defiende y les cuiden.

  2. excelente, q hemosa descripcon de muestros pilars de la iglesia,,,soy orgullosamente catolica

  3. «Simón Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna.»
    San Juan 6, 68

    «Por eso doblo mis rodillas delante del Padre, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra. Que él se digne fortificarlos por medio de su Espíritu, con forme a la riqueza de su gloria, para que crezca en ustedes el hombre interior. Que Cristo habite en sus corazones por la fe, y sean arraigados y edificados en el amor. Así podrán comprender, con todos los santos, cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad, en una palabra, ustedes podrán conocer el amor de Cristo, que supera todo conocimiento, para ser colmados por la plenitud de Dios. ¡A aquel que es capaz de hacer infinitamente más de lo que podemos pedir o pensar, por el poder que obra en nosotros,
    a él sea la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús, por todas las generaciones y para siempre! Amén. » San Pablo a los Efesios 3, 14-21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *