La misión de la Navidad

La alegría y calidez que sentimos en Navidad proviene de saber que somos amados por Jesús y que Équiere compartir su vida con nosotros.

En esta hermosa fiesta, el Dios vivo entra en las tinieblas de su creación caída, en un mundo que, tristemente, parece estar olvidándose de Él. Él viene para hacer brillar una nueva luz, viene como un bebé recién nacido para nacer de nuevo en cada corazón humano.

Se dice que San Francisco de Asís, quien nos regaló la hermosa tradición del nacimiento navideño, se inspiró para ello en la visión mística de un hombre pobre de Greccio, Italia, que vio despertar al Santo Niño en el pesebre cuando San Francisco se acercó a Él.

Para Francisco, esto fue un signo: “El Niño ciertamente dormía en medio del olvido de los corazones”, escribió su primer biógrafo. San Francisco asumió como propia la misión de despertar la memoria de Jesús en estos corazones olvidadizos. Y ésa sigue siendo la misión de la Navidad.

Cuando conocemos a Jesús, todo lo demás pasa a ocupar su lugar: conocemos el significado de nuestras vidas, entendemos nuestras responsabilidades y los propósitos de Dios para el mundo.

Cada día estoy más convencido de que el futuro de la Iglesianuestros programas y ministerios, nuestra catequesis y evangelización, nuestra oración, adoración y serviciotodo debe empezar a partir de un nuevo encuentro con Jesús.

Esta Navidad quisiera hacerles un llamado a ustedes y a todos: Permitan que Jesús despierte en su corazón, para que lleguen a hacerse más conscientes de su presencia en la vida de ustedes.

Jesús es real. No es un dios legendario ni un héroe de la historia antigua. Él es verdadero Dios y verdadero hombre y Él es tan real en la vida de ustedes como lo fue en la vida de la Virgen María, de San José y de los apóstoles.

El amor de Él por ustedes es real. En el Credo, decimos que Él vino al mundo por nosotros y por nuestra salvaciónDecimos que padeció y fue crucificado por nosotros.

Ser cristiano es ser un alma maravillada. ¿Se preguntan por qué nosotros somos tan valiosos para Dios¿Por qué Énos ama tanto?

Lo que sucede en la historia de Navidad sucede por ustedes y por mí.

En Navidad, la imagen del Dios invisible, deCreador del universo, se vacía y Édesciende del cielo a la tierra, para convertirse en uno de nosotros, para compartir nuestra humanidad.

Él hace eso por ustedes y por mí. Se vuelve vulnerable, dependiente, toma la forma de un Niño en el seno maternode un Niño que necesita que San José lo cargue entre sus brazos y que Nuestra Señora lo cuide y lo consuele cuando llora.

Jesús conoce nuestra realidad humana, Éconoce todos los dolores y alegrías, todas las dificultades y bendiciones que experimentamos en nuestra vida diaria. Él tuvo una familia y trabajó para ganarse lvida. Se tomó en serio su fe, oró, asistió a los servicios religiosos y leyó la Biblia. Conoc el hambre y la sed y lo que se sentía estar cansado y ser feliz; sentirse frustrado e incomprendido. Él enfrentó el sufrimiento y la perspectiva de morir como todos lo experimentan: “Mi alma está triste hasta la muerte”, dijo.

Su humanidad está escrita en cada página de los evangelios. Y a través de ella, Él nos muestra su divinidad: “Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre”.

Jesús bajó del cielo por cada uno de ustedes, personalmente. Él los ama tanto a cada uno, que vivió por ustedes, sufrió por ustedes y murió por ustedes.

Él es la palabra de Dios que se hizo carne para habitar entre nosotros. Y como palabra que es, nos está hablando, llamándonos, invitándonos a tener una relación con Él.

Vengan a mí… aprendan de mí… y encontrarán descansoLas palabras de nuestro Señor son hermosas, reconfortantes. Pero son más que eso. Son el punto de partida de una nueva manera de vivir.

Jesús no nos ha dejado. Él es el Emanuel, nuestro Dios que viene para estar con nosotros siempre, hasta el fin de los tiempos. Incluso ahora, podemos acudir a Él, podemos apoyarnos en Él y aprender de Él, podemos seguir sus palabras y su ejemplo y que Él sea el camino de nuestra vida.

Aunque estamos angustiados y preocupados por muchas cosas, Jesús nos dijo que Él es lo único importante, lo único necesario para nuestra vida. Podemos confiar y edificar nuestra vida sobre su promesa.

Jesús es real. Su amor por ustedes es real. sus promesas son verdaderas.

Oren por mí esta Navidad y yo oraré por ustedesLes deseo a sus familias toda la alegría y el sentido del asombro propios de esta temporada santa.

le pido a nuestra Santísima Madre María que ella despierte en todos nosotros una nueva conciencia del tierno amor de Dios, para que Jesús nazca nuevamente en nuestros corazones, tal y como nació de ella en Navidad.

23 de diciembre de 2021

Los escritos, homilías y discursos del arzobispo se pueden encontrar en ArchbishopGomez.com


Archbishop José H. Gomez

El obispo José H. Gomez es actualmente Arzobispo de Los Ángeles, California, la comunidad católica más grande en USA. Es también Vicepresidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos y forma parte de la Comisión Pontificia para América Latina.

En su ministerio, el Arzobispo José Gómez anima a la gente a seguir a Jesucristo con alegría y sencillez de vida, buscando servir a Dios y a sus vecinos en sus actividades diarias ordinarias.

Ha desempeñado un papel decisivo en la promoción del liderazgo de los hispanos y las mujeres en la Iglesia y en la sociedad estadounidense. Es miembro fundador de la Asociación Católica de Líderes Latinos y de ENDOW (Educación sobre la Naturaleza y la Dignidad de las Mujeres).

Durante más de una década, el Arzobispo Gómez ha sido una voz clara sobre cuestiones morales y espirituales en la vida pública y la cultura estadounidense. Ha desempeñado un papel principal en los esfuerzos de la Iglesia Católica para promover la reforma migratoria y es autor, entre otros libros, del titulado: Inmigración y la próxima América: renovando el alma de nuestra nación.

>> ver más artículos de Monseñor José H. Gomez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.