Hermosa oración de Andrea Tessa:

Tu gracia recibí, dulzura y luz,
yo nunca merecí, tanto amor.
Mi vida renació, se iluminó,
de la sombra pasé a la luz.

Me abriste el corazón con tu perdón,
mi pecho se inflamó en el ardor,
con que tu gracia Señor, mi dolor curó,
ya nunca tuve más temor.

Tardamos en captar el mensaje de amor,
que Tú me enseñaste en la cruz,
dos mil años de error, veinte siglos de horror,
y la verdad triunfó

Por fin la humanidad, recapacitó,
y un canto de hermandad entonó,
el sol nos guió de la tierra brotó,
la oración de unidad.

Tu gracia recibí, dulzura y luz,
yo nunca merecí, tanto amor.
Mi vida renació, se iluminó,
de la sombra pasé a la luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *