Soltería: ¿Cómo vivir el presente y proyectar el futuro?

No te confundas y vive con las ideas claras sobre lo que quieres en esta vida, también en lo que respecta al amor aunque todavía no haya llegado.

Entre el ahora y lo que vendrá, la soltería puede convertirse en una especie de zona gris que puede afectarnos mucho generando confusión, desesperación o frustración si no se tiene el corazón abierto para amar y la mente despejada.

Pasar de la soltería a una relación estable puede parecernos algo lejano, pero no debería ser un cambio tan radical en nuestra vida, sino más bien un paso que afirme el modo en que hemos decidido vivir antes de poder compartir esa vida con otro.

La relación no es una autovalidación

Cuando uno está soltero es importante recordar que el estado civil no define quién eres. Nuestro deseo de estar en una relación o casarnos no debe ser impulsado por la sensación de que vamos a ser validados por ello.

Nuestro mundo no cobra sentido gracias a un/a novio/a, un cónyuge o cualquier otra persona. Tu vida tiene valor en sí misma.

A veces hay tanta presión externa que parece que la vida tiene más sentido cuando tienes un compañero con quien compartirla.

Las relaciones son una parte muy importante de la vida, pero tener un novio o un esposo no es lo que aporta el valor.

Saber que puedes ser feliz sin ese tipo de relación es el primer paso para descubrir todas las cosas que dan sentido a tu vida.

Cuando estamos solteros a veces solemos ponernos a nosotros mismos en el centro de atención esperando que llegue alguien para hacernos felices. Esa visión de estar siempre “esperando” puede paralizarnos en el hacer algo por los demás primero.

El matrimonio se trata precisamente de entregarse a otro. Del mismo modo, la soltería puede ser un momento vital muy bueno para servir a los demás y usar la vida de soltero para cultivar relaciones altruistas y solidarias y grandes amistades.

La belleza de la amistad es la que te permite formar vínculos para la vida. Nunca tener amigos será demasiado.

El objetivo de la vida es el amor. Todos podemos formar parte de la cultura de encuentro. Con nuestras acciones podemos impactar de forma muy positiva en la sociedad.

por Cecilia Zinicola
es.aleteia.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *