Santoral 3 de septiembre | San Gregorio Magno, Beatos Juan Pak, María Pak, Bárbara Kouen, Bárbara Ni, María Ni e Inés Kim

San Gregorio Magno, Papa y doctor de la Iglesia (540-604)

Nació en Roma el año 540, de noble familia.  En el monte Celio estaba el palacio familiar.  Allí recibió Gregorio la primera educación, hondamente cristiana, de parte de sus padres, Gordiano y Silvia, quienes junto con sus tías Társila y Emiliana se encuentran también en el catálogo de los santos.  Nació en un momento límite, cuando la caída de Roma se acentuaba y empezaba una nueva época.  Es el último de los grandes Padres de Occidente y el primer hombre medieval.  Sus obras serían el primer alimento espiritual de la Edad Media, hasta San Bernardo, Sto. Tomás y Sta. Teresa de Jesús.

Estudió derecho y más tarde fue nombrado prefecto de la ciudad.  Italia había sido arrasada por las invasiones de los lombardos.  Roma estaba en ruinas.  En su tiempo desaparecen los cónsules, cuando Gregorio será llamado Cónsul de Dios.

Nutría su inteligencia con los escritos de los grandes doctores de la Iglesia occidental: San Agustín, San Ambrosio y San Jerónimo.  El mismo llegaría a ser el cuarto representante mas notable de la teología de aquella época. En su propia casa del monte Celio, fundó un convento en honor de San Andrés, al estilo de la vida de San Benito y se sometió a la comunidad como sencillo fraile. Estudió intensamente la Sagrada Escritura y la vida de los monjes de Occidente. Se distinguió por su austeridad de vida y por la intensidad de su oración. Por eso es llamado doctor de la compunción y de la contemplación, pues fue modelo acabado tanto en ascética como en mística.

A la muerte del Papa, el clero y el pueblo lo eligieron sumo Pontífice, siendo el primer Papa monje, estilo que introdujo en la espiritualidad y liturgia de su Pontificado.  Publicó la «REGLA PASTORAL», que fue el código de los obispos durante la Edad Media.  Renovó el culto y la Liturgia con el famoso «SACRAMENTARIO».  La Santa Misa se enriqueció con cantos, himnos y antífonas, siendo la reforma más famosa la del canto, llamado por ello gregoriano. Publicó el «ANTIFONARIO» y formó una gran Schola Cantorum.  Le dio mucha importancia a la homilía diaria sobre el evangelio.    

Brilló como un gran Papa misionero, pues logró llevar la fe a Inglaterra, al enviar al abad Agustín de Canterbury con 40 frailes benedictinos, a la isla, todavía pagana y quienes posteriormente convirtieron a Holanda y a Alemania y formaron la esencia de la cultura cristiana europea.

Se conservan más de 800 cartas y varios importantes libros pastorales de San Gregorio, quien se manifestó grande, no sólo en sus actividades, sino también en el sufrimiento continúo de una artritis, que sobrellevó durante largos años con suma paciencia.  Junto con San Ambrosio, San Agustín y San Jerónimo, es uno de los cuatro padres de occidente.  Murió el 12 de marzo del año 604.

Beatos Juan Pak, María Pak, Bárbara Kouen, Bárbara Ni, María Ni e Inés Kim.

Mártires de Seúl, que al arreciar la persecución, fueron llevados al tribunal de crímenes por ser cristianos y tras crueles suplicios fueron condenados a muerte y degollados. Fueron canonizados el 6 de mayo de 1984.

* Hoy y todos los días- pide por la persona y las intenciones del Santo Padre. Él lleva una carga muy pesada, y cuenta con nuestra ayuda para que se aligere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *