Santoral 14 de septiembre | Exaltación de la Santa Cruz, San Materno, Santa Notburga y Beato Gabriel Taurino Dufresse

Exaltación de la Santa Cruz

La pública veneración de la Santa Cruz se remonta al siglo IV. Hoy la Iglesia conmemora el rescate de la verdadera Cruz de Cristo por el emperador Heraclio en su victoria sobre los persas que se la habían robado de Jerusalén. Heraclio intentó cargarla pero no pudo avanzar hasta que el obispo le dijo que se despojara del lujo de sus vestidos. La Santa Cruz (para evitar nuevos robos) fue partida. Una parte se llevó a Roma, otra a Constantinopla, una se dejó en Jerusalén y una más se partió en pequeñas astillas para repartirlas en diversas iglesias del mundo entero, que se llamaron “Veracruz” (verdadera cruz). Los cristianos nos identificamos con la señal de la cruz, bien hecha, despacio. Nos bendicen con la cruz. Y sabemos que para seguir a Cristo hay que cargarla, con gusto, cada día.

San Materno (siglo IV)

Existen muchas leyendas acerca de este santo alemán, y se cuentan infinidad de prodigios que se dice realizó, pero los documentos históricos sobre él son más lacónicos y dicen simplemente que “Materno, el sabio obispo de Colonia, tomó parte activa en el Concilio de Roma en el 313 y en el de Arles al año siguiente”, y que “gozaba de la confianza del emperador Constantino”.

Santa Notburga (1265-1313)

Era tirolesa, de Rattenberg, hija de labriegos sin fortuna, y se la contrató como cocinera en el castillo de un gran señor local, el conde Enrique de Rothenburg, y más tarde sirvió en una casa de labranza.

Era muy generosa con los pobres por lo que a veces se metía en problemas con sus amos pues les daba a aquellos la comida destinada a los animales.  Sus restos, muy venerados en la región, descansan en una capilla de Eben.  Es la patrona del servicio doméstico en el Tirol y la Baviera y se suele representar vestida de campesina tirolesa, y sus atributos son la gavilla, la hoz y un cántaro de leche.

Beato Gabriel Taurino Dufresse (+1815)

Obispo misionero y mártir en Cheng-Tou, China; incrementó el numero de fieles y catecúmenos y fomentó el clero indígena.  Coronó su trabajo misionero, ejercido por espacio de cuarenta años, con el martirio por medio de la decapitación.  Fue beatificado por León XIII el 27 de mayo de 1900.

*  Al persignarte el día de hoy, mírate en un espejo para ver como lo haces, si es con la corrección y con la devoción que dan gloria a Dios o como un  raro garabato que hasta podría ofenderlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *