S. CEFERINO (199-217) Romano. Uno de los primeros actos de su pontificado fue nombrar a Calixto su secretario y responsable de la administración de los bienes ofrecidos a la comunidad. Le encargó en particular la reorganización del cementerio que a él debe su nombre.

 

Es de ese período la constante aparición de la aureola alrededor de la cabeza de ángeles, santos y de la Virgen María en las representaciones. Este signo ya había sido adoptado en la antigüedad como señal honorífica.

 

Ceferino se pronunció en favor de la indisolubilidad del matrimonio y defendió el rito del bautismo de algunos intentos de desnaturalización.

 

Ceferino fue hombre de grandes virtudes, pero no descolló en doctrina y cultura, tanto de ser atildado por Hipólito, sutil teólogo cristiano, de ignorante y de tener poca determinación con la herejía monarquiana. El tema era la fórmula trinitaria, es decir si el Padre y el Hijo eran la misma Persona y quién por lo tanto se había reincarnado.

 

Ceferino fue sometido a martirio bajo Septimio Severo. Su cuerpo descansa hoy en la iglesia romana de S. Silvestre in capite. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *