Las palabras de Dios

3 pensamientos sobre “Las palabras de Dios

  1. Señor mío y Dios mío, no pongas mis oídos sordos a tu voz; háblame como a Samuel y purifica mi alma para poder escucharte y decirte cómo él: «Habla Señor, que tu siervo escucha»…

    Haz que tus palabras guíen mis pasos y sean la luz en mi camino…Amén

  2. Señor… por la mañana hazme escuchar tu voz… no permitas que el ruido del mundo me impida escucharte… pon mis oídos atentos a tu voz… dame La Paz necesaria para compenetrarme de Tí y escucharte…

    Señor, enséñame a hacer tu voluntad; enséñame a conversar delante de Ti digna y humildemente, pues Tú eres mi sabiduría, que en verdad me conoces, y conociste antes que el mundo se hiciese, y yo naciese en el mundo….

    Amén…

  3. Señor… por la mañana hazme escuchar tu voz… no permitas que el ruido del mundo me impida escucharte… pon mis oídos atentos a tu voz… dame La Paz necesaria para compenetrarme de Tí y escucharte…

    Señor, enséñame a hacer tu voluntad; enséñame a conversar delante de Ti digna y humildemente, pues Tú eres mi sabiduría, que en verdad me conoces, y conociste antes que el mundo se hiciese, y yo naciese en el mundo….

    Amén…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *