De la vida monástica

1 pensamiento sobre “De la vida monástica

  1. Tratemos, en la medida de lo posible, llevar el recogimiento del monasterio en nuestro hogar, trabajo y actividades mundanas, teniendo siempre a Dios como muestra luz y guía, recordando siempre las palabras de Jesús que nos dice: » Mi paz os dejo, Mi paz os doy; no teman…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *