De la elevación del espíritu libre

1 pensamiento sobre “De la elevación del espíritu libre

  1. Qué fácil es caer en las tentaciones del mundo y de la carne… Qué difícil evitarlas y más erradicarlas.
    Cuando eso sucede y logramos darnos cuenta que estamos inmersos enlabtentación sino es que en el pecado mismo, hagamos un esfuerzo por abrir nuestra alma al Espíritu y repetir incesantemente «Aléjate enemigo, que Jesús está conmigo…»
    Hay que estar muy atentos a las tentaciones de este mundo para evitarlas y hagamos caso a las palabras de Pablo: «Velad y orad» al recordar que Jesus se retiraba en la noche o de madrugada a hacer oración, lejos del mundanal ruido; hagamos lo mismo diariamente para fortalecer nuestro espíritu y distanciarnos de las tentaciones y del pecado… Gloria a Dios hoy y siempre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *